Impresionante espectáculo de fuegos artificiales festejará 500 años de La Habana

Un espectáculo de más de 16 mil fuegos artificiales, a cargo de una compañía canadiense, cerrará el 16 de noviembre la gala por el aniversario 500 de la fundación de La Habana, confirmó el compositor cubano Frank Fernández.

El relevante pianista forma parte de esta iniciativa, preparada de conjunto con el diseñador Georges Wade y otros expertos de la compañía Fireworks FX para agasajar a una de las ciudades más antiguas del continente americano.

La complejidad de la propuesta estriba en la pretensión de integrar la pirotecnia a la música, como un instrumento más, y en que Fernández evitó crear una pieza primitiva, o sea, fácil; para él era más importante transmitir elementos de la identidad cultural de su país.

Aunque no nació en La Habana, la capital fue un sueño a conquistar y una vez en ella, con apenas 15 años, le abrió un horizonte casi infinito de posibilidades y se convirtió en toda una escuela para el músico que luego ganaría una beca de estudio en el Conservatorio Chaikovski, de Moscú, en Rusia.

Pero enmarcarlo en un solo estilo musical sería obviar una gran parte de su carrera y contribución al desarrollo de diversos géneros y artistas, Fernández ha sido arreglista, co-arreglista, asesor artístico, productor y compositor de obras para cine, novelas, noticieros, spot, seriales, piezas de teatro y danza.

"Yo creo que la música tiene que comunicar emociones intensas y que lo más importante es que sea buena música", sentenció en su estudio, delante de su piano Steinway & Sons, cómplice de numerosas grabaciones.

"Nunca pensé que me fuera a sentir tan contento de ponerle música a fuegos artificiales y la verdad que no fue un propósito, ni moda, ha sido una causalidad, porque en mis sueños no estaba eso. Todo lo ha propiciado La Habana", consideró el padre de la escuela pianística cubana contemporánea.

"La luz de La Habana para mí es muy especial, el milagro de Eusebio Leal con su labor restauradora del centro histórico de la Habana Vieja, me llena de placer, así como la diversidad cultural de esta ciudad, algo que pocas capitales tienen, no solo de Latinoamérica, en el mundo", apuntó.

En La Habana, Frank Fernández se casó hace más de cuatro décadas con la chelista Alina Neyra y construyó una familia, ha compuesto más de 600 obras musicales, produjo discos icónicos para la cultura musical de su país como Días y flores y Rabo de nube, de Silvio Rodríguez; A Bayamo en coche, de Adalberto Álvarez, y mucho más.

"Yo siempre que vengo de mi casa en Playa y cruzo el túnel de la Quinta Avenida veo el mar y más allá el Morro (antigua fortaleza), el cerebro se me oxigena y creo que desde ya y para siempre La Habana se ha convertido para mí en una novia inseparable. No la única pero sí de las principales. Después de Alina, La Habana", afirmó.

Un espectáculo de fuegos artificiales al ritmo de una música resulta inédito en Cuba y algo poco común en el mundo por su grado de complejidad. Además, por mucho que se explique con palabras, el proyecto depara sorpresas hasta el momento de realización y al compositor de 75 años de edad el misterio le entusiasma.

Fuentes: Radio Habana Cuba, PL / Editor: Conrado Vives Anias

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar