Cuba: Adoptan medidas adicionales en La Habana para combatir la COVID-19

El comportamiento epidemiológico en La Habana, con una visible tendencia al aumento de casos de COVID-19, hace necesaria la aplicación de un grupo de medidas adicionales al plan de incremento diseñado para el territorio.

Algunas de ellas serán de inmediata aplicación y las relacionadas al sector de Transporte entrarán en vigor a partir del próximo lunes.

Así se dio a conocer en la reunión correspondiente a este jueves del Consejo de Defensa Provincial, en la cual su presidente, Luis Antonio Torres Iríbar, destacó el carácter intensivo y riguroso de estas nuevas dispocisiones.

También recordó la importancia de arreciar todos los mecanismos de control e inspección, sobre todo sanitaria, teniendo en cuenta la necesidad imperiosa de que la capital sostenga su economía y garantizar el inicio del curso escolar en el mes de septiembre.

Antes de anunciar las medidas, José Conesa González, al frente del subgrupo de Transporte, informó que se mantiene el monitoreo a la afluencia de personas a las playas del este con buenos resultados, existe buena cobertura para el transporte urbano, con carros de respaldo y buen abasto de cloro.

En cuanto a la distribución de alimentos, Julio A. Martínez, al frente del subgrupo de Alimentación del CDP, dijo que existen igualmente buenos niveles para garantizar el acceso de la población a los productos básicos, en tanto los representantes de Cimex y TRD aseguraron favorables estados de abastecimiento en sus unidades comerciales.

En cuanto al combate a las ilegalidades trascendió que en la jornada de ayer se aplicaron 18 acciones de control sobre actividades económicas ilícitas y acaparamiento, y se ejecutaron cuatro registros en domicilios.

Además se supo que en la Tienda Colorama, perteneciente a la cadena Cimex, se identificaron un grupo de irregularidades que fueron resueltas a partir de la sanción a siete trabajadores, dos de ellos con separación definitiva de su puesto de trabajo, un ejemplo del rápido ejecutar de quienes combaten las ilegalidades en el sistema de comercio interior en la ciudad.

Y en cuanto a la situación de las sucursales bancarias se informó que ya funcionan 23 locales anexos para agilizar los trámites y descongestionar las colas en las afueras de estos centros.

Todo ello, sin detener el trabajo de la Dirección Provincial de Inspección, Supervisión y Control (DISC) y de la Inspección Sanitaria Estatal que continúan detectando violaciones e imponiendo sanciones, sobre todo ante mal uso o no uso de nasobucos en la vía pública, actitud que resalta como una de las más reiterativas en el contexto epidemiológico que vive la urbe habanera con respecto al nuevo coronavirus.

El sistema portero se aplica hoy en 116 centros comerciales y ya ha ofrecido buenos resultados en el combate a coleros, revendedores y acaparadores, informó Frank Gimen Jiménez, jefe de la Policía Nacional Revolucionaria en la capital, quien además aseguró que se trabaja en el refuerzo, de conjunto a las autoridades de Transporte, de los puntos de control.

En tanto al comportamiento de la COVID-19, el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco, director provincial de Salud,  dio a conocer que se confirmaron 24 nuevos casos de la enfermedad tras realizarse 2 466 PCR para un acumulado total de la provincia de 1 536 positivos.

De estos 24, cuatro corresponden al control de foco de Santa Felicia, en el municipio de Marianao; uno pertenece a la 7ma. Unidad de La Lisa; cinco del control de foco de Guanabo y dos de la constructora militar de 1ra. y 70.

De los confirmados, uno es un viajero que arribó al país el pasado día 1ro. de agosto procedente de México. Del resto 21 eran contactos de positivos y nueve eran asintomáticos.

De esta manera La Habana presenta una tasa de incidencia de 71,9 por 100 000 habitantes y seis municipios están por encima de la media provincial: Cotorro, Centro Habana, Cerro, Regla, La Habana del Este y La Lisa. Dos de los casos son trabajadores de la Salud, enfermera del Hospital Clínico Quirúrgico "Diez de Octubre", con fuente de infección institucional, y una auxiliar de esterilización del Hospital Materno del propio territorio, con fuente de infección desconocida.

En cuanto a los indicadores, solo se cumplen los de casos positivos con fuente de infección demostrada y el de eventos de transmisión local, en tanto se incumplen la tasa de incidencia, el índice reproductivo básico (1,75) y la cantidad de casos activos (125). Entretanto, 195 profesionales de la Salud están afectados con el nuevo coronavirus. Permanecen ingresados 428 pacientes, de ellos 128 confirmados, agregó Martínez Blanco.

Agregó que continúa reportada de grave una paciente cubana de 97 años de edad, procedente del municipio de Cerro, contacto de un caso confirmado, su hijo.

Torres Iríbar explicó ante el CDP que a pesar del esfuerzo realizado por este órgano y las estructuras municipales, la disciplina de la inmensa mayoría de la población y de haber estado durante varias jornadas en cero casos, hoy se comprueba un franco retroceso de la situación epidemiológica en La Habana.

Esto además de las condiciones de Bauta, Playa Baracoa y Mariel obligan a tomar la decisión de adicionar medidas al plan de incremento para el territorio habanero, en la cual hoy existen siete eventos de transmisión local, cinco comunitarios y dos institucionales, 26 controles de focos abiertos, en La Habana del Este, Centro Habana, Marianao y La Lisa.

El también Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba en la capital, aseveró que esta situación tiene que ver con una deficiente actividad de la pesquisa por parte de los equipos de Salud, relajamiento de las medidas de protección higiénico-sanitarias, abandono del uso del nasobuco, falta de productos desinfectantes en centros laborales, violación sistemática de indicaciones en bares, cafeterías, piscinas y otros centros, fundamentalmente los nocturnos.

Al respecto, se orientó que no podía haber música estridente ni fiestas, lo cual se detectó en más de ocho bares ya cerrados gracias a la acción de las inspecciones nocturnas, aunque aún sobresale una débil gestión del cuerpo de inspectores.

Ha influido también el incremento de la movilidad urbana con muchísimos casos de violaciones de las medidas establecidas y de los protocolos de seguridad en centros asistenciales los cuales han redundado en la infección de trabajadores de Salud.

Es notable la pérdida de percepción de riesgo en una parte de la población, señaló Torres Iríbar, pero peor aún ha sido el relajamiento en muchos de los dirigentes al frente de procesos medulares en el enfrentamiento a la COVID-19.

Ante esta situación se ha propuesto a la dirección del país aumentar las medidas de incremento, algunas de ellas son de la fase epidémica bajo el único objetivo de cortar la transmisión y volver al ritmo que La Habana había logrado alcanzar.

Estas nuevas acciones se concibieron a partir de las medidas vigentes, el plan elaborado el 29 de julio y una revisión en los primeros días de agosto.

Estas incluyen: a) restringir el acceso a la provincia desde las provincias cercanas según las disposiciones de Transporte. Restringir el horario de funcionamiento de bares restaurantes y centros nocturnos hasta las 9:00 pm; b) En los bares solo se ofertaran bebidas y no habrán actividades bailables; c) La música será de ambientación a un volumen moderado. Con un metro y medio entre mesas y banquetas en las barras; d) Se establece la reservación para el acceso a centros recreativos y círculos sociales; e) Serán considerados como vulnerables y de alto riesgo los profesionales que por su trato con personas requieren mayor atención por el sistema de Salud: barberos, peluqueros, manicures y costureras; e) Limitar hasta las 11:00 p.m., la transportación urbana y la movilidad ciudadana; f) Se ratifica la prohibición de realizar conciertos, eventos multitudinarios, espectáculos, actividades públicas, recreativas, deportivas y religiosas; g) Disminuir la movilidad entre La Habana y Matanzas, Artemisa y Mayabeque. Entre estas provincias se establecerán puntos de control combinados entre representantes de Salud, Transporte y la PNR; h) La movilidad interprovincial de medios estatales queda también limitada al mínimo y para ella se necesitará la aprobación de los Consejos de Defensa Provinciales; i) Se orienta reforzar el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias, la restricción de las capacidades y el uso obligatorio del nasobuco en los medios de transporte.

Fuentes: Cubadebate, Tribuna de La Habana /Editor: Conrado Vives Anias

Comparte este contenido en tus redes sociales

You have no rights to post comments