Critica Evo Morales expulsión de diplomáticos cubanos acreditados en EE.UU.

Usa SolievoEl presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó su solidaridad con Cuba a través de la red social Twitter, por la expulsión de diplomáticos caribeños del territorio estadounidense.

Morales expresó que es contradictorio que EE.UU hable de espionaje y ataques cuando son ellos los que tienen un amplio historial injerencista en todo el mundo, informa la emisora Radio Habana Cuba.

Como referencia a los casos de espionaje del gobierno estadounidense, el mandatario boliviano recordó el escándalo Watergate y la confirmación que hace WikiLeaks de que aún continúan esas prácticas.

Asimismo, se solidarizó con su homólogo caribeño Raúl Castro a la vez que aseguró que muros y expulsiones unen a los pueblos y fortalecen su espíritu antiimperialista.

Mientras, el congresista Eliot L. Engel, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, aseguró que la decisión del gobierno estadounidense de expulsar a 15 diplomáticos cubanos en Washington es, desafortunadamente, la respuesta de un miope.

Según la ACN, el representante demócrata por Nueva York dijo en un comunicado de prensa que aunque a lo largo de su carrera ha sido duro con el Gobierno cubano, no está de acuerdo con la decisión del ejecutivo de Donald Trump de expulsar a los funcionarios de la legación antillana en la capital norteamericana, en represalia a los supuestos ataques a diplomáticos de Washington en La Habana.

El canciller Bruno Rodríguez reiteró este martes el compromiso de su país de continuar la investigación para encontrar evidencias sustentables en el caso de los supuestos incidentes en que están implicados representantes estadounidenses en la isla y que abrían sufrido afectaciones en su salud.

"Tenemos que ser inteligentes y reflexivos en la respuesta a los ataques", aseguró el congresista L. Engel, quien consideró hay fuerzas oscuras tratando de alejar las posiciones entre ambos países.

En tanto, la representante demócrata por Florida, Kathy Castor, quien ha visitado Cuba en varias ocasiones, señaló en su cuenta en la red social Twitter que la suspensión del procesamiento de todos los visados en La Habana ha creado incertidumbre entre las familias cubanas a ambos lados del Estrecho de la Florida.

Calificó de irresponsable al gobierno de Donald Trump por no haber presentado un plan alternativo para que las personas puedan ser visadas y visitar a sus familiares.

Cuestionamiento que realizó igualmente el Ministro de Asuntos Exteriores de Cuba en conferencia de prensa este martes, al señalar que un funcionario del gobierno estadounidense dijo que están valorando el impacto de la suspensión de los trámites consulares.

Rodríguez Parrilla ironizó sobre el tema que "están valorando el impacto" después que tomaron la medida y no antes, para buscar alternativas.

Calificó de infundada e inaceptable la decisión de la Casa Blanca que dijo es una represalia política que utiliza como pretexto que la mayor de las Antillas no adoptó todas las medidas adecuadas para prevenir los supuestos incidentes que desde noviembre de 2016 vienen sufriendo funcionarios norteamericanos en el archipiélago caribeño.

"Necesitamos diplomacia y compromiso con Cuba, no aislacionismo", pidió la representante demócrata por California, Barbara Lee, para quien la expulsión del personal de la embajada cubana es la dirección equivocada para la política exterior estadounidense.

Fuera del Capitolio también se hicieron sentir voces de rechazo como la de Emily Mendrala, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas, quien lamentó que la expulsión se anuncie en medio de una investigación en curso.

Estimó, al igual que el representante Eliot L. Engel, que la medida del Gobierno es miope y perjudicará a los intereses estadounidenses.

"Las embajadas con poca cuantía en Washington y La Habana debilitará el compromiso en asuntos de interés mutuo y complicarán el procesamiento de visas, sirviendo únicamente para dividir a las familias cubanas", subrayó.

La medida anunciada por el Gobierno de Estados Unidos, sin que haya resultados investigativos concluyentes, ni pruebas de los incidentes que estarían afectando a sus funcionarios en Cuba, trascendió que tiene un carácter arbitrario y con objetivos eminentemente políticos.

El Ministro de Relaciones Exteriores instó a las autoridades estadounidenses a no continuar politizando este asunto, lo cual, advirtió, puede provocar una escalada indeseada, y retroceder más las relaciones bilaterales, ya afectadas por el anuncio de una nueva política realizado en junio pasado por el presidente Donald Trump.

 

 

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/52859
Refescar