Denuncian en Bolivia recrudecimiento del bloqueo de EE.UU. contra el pueblo cubano

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba hace más de medio siglo y la Ley Helms-Burton son medidas que intentan castigar al Gobierno y pueblo de la nación caribeña, denuncian en Bolivia.

“Lo más grave es que busca el dolor de un pueblo (...) va a afectar a enfermos, niños, a los sectores más vulnerables, pero eso no le importa al imperialismo norteamericano”, declaró a Prensa Latina el teólogo argentino-boliviano, Alejandro Daussá.

El también filósofo señaló que esas medidas, endurecidas en las diferentes administraciones estadounidenses, afectan todos los sectores en la Mayor de las Antillas y por ende la vida cotidiana del pueblo.

Daussá vivió en Cuba entre los años 1991 y 2008, donde conoció de cerca la realidad del país y las necesidades que vivió el pueblo durante el llamado Período Especial, etapa de dura sobrevivencia y resistencia, luego de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Sin embargo, el pueblo fue capaz de resistir junto a los líderes históricos de la Revolución cubana y vencer los intentos de desestabilización del país norteño, agregó.

El intelectual argentino-boliviano también criticó el daño que ocasiona la ley Helms-Burton a empresas y países interesados en negociar con Cuba.

Desde su entrada en vigor hace 23 años con sus cuatro Títulos, la Helms-Burton codifica el bloqueo impuesto por Washington a la Isla hace casi seis décadas, aunque durante ese periodo los presidentes estadounidenses habían suspendido la aplicación efectiva del Título III cada seis meses.

A partir del 2 de mayo pasado, el Gobierno del presidente Donald Trump habilitó la aplicación completa del Título III, en lo que el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó de ataque al Derecho Internacional y la soberanía.

Ese acápite otorga a los ciudadanos estadounidenses la posibilidad de presentar en cortes federales demandas contra quienes según Washington trafiquen con las propiedades nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución, en 1959, lo cual busca evitar la llegada a Cuba de inversiones extranjeras.

En el mes de abril, el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, afirmó que la isla es fiel a su vocación de paz, pero no teme a amenazas como las derivadas de la agresividad del gobierno de Estados Unidos.

Nuestra vocación es de paz y entendimiento, acompañada por la inconmovible determinación de defender el derecho soberano de los cubanos a decidir el futuro de la nación sin injerencia extranjera, subrayó.

Fuente. Prensa Latina / Editora Carmen Torres Laffita

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar