Doris Era: Medio siglo de Radio

Doris Amelia Era González o, mejor, Doris Era, es una de las actuales personalidades de la cultura en Cienfuegos. El primero de octubre de 2018, algo que nadie supo hasta este momento, celebró cincuenta años de su quehacer radiofónico, que todavía continúa.

Ella recuerda con cariño – sin nostalgias, pero emocionada – aquel día lejano de 1968 cuando por primera vez proyectó su voz ante un micrófono en el antiguo local de Radio Ciudad del Mar en Prado y San Carlos. Desde entonces inició un quehacer sin pausas en la profesión que abrazó después del magisterio; quedaban atrás los tiempos igualmente hermosos para ella como profesora de historia en la Secundaria Básica “Alfredo M. Aguayo”, hoy “Cinco de Septiembre”.

Este 5 de enero Doris celebró su cumpleaños, y cuando la llamé para felicitarla concertamos un encuentro en su hogar. La Premio Nacional de la Radio Cubana 2006 siempre acepta con su particular sentido de amistad y el carácter humilde propio de ella. Por mi parte – y sin atiborrarla de preguntas – decidí platicarle sobre aspectos que satisfarían mi interés y serían útiles para hoy y para mañana.

En el año 2012 se jubiló como locutora – es además escritora y directora de programas -, por eso permanece escribiendo el programa de contenido histórico “De mi ciudad te cuento”, graba en su voz la sección sobre el idioma “Cómo hablar mejor”, escrita por ella misma para el programa “Cita con la Juventud”; los miércoles, dentro de la revista cultural “Entre un hola y un adiós”, hace un comentario literario para la promoción de la lectura.

La vida radiofónica de Doris es amplia, ya que es fundadora y actualmente continúa como Presidenta de la Cátedra de Locución en Cienfuegos, aunque mucho antes de constituirse dicha cátedra impartía cursos auspiciados por el Departamento de Capacitación del ICRT para la formación de locutores.

En los últimos tiempos trabajó como profesora de Lingüística Aplicada en dos módulos para nuevos locutores de Radio y Televisión en un Diplomado impartido el año pasado. Al respecto expresó que ella cree “que es muy importante la labor docente que se hace con los nuevos talentos que comienzan, que es un deber de quienes tienen experiencia trasmitir sus conocimientos, y ellos deben ser receptivos a ellos. Los jóvenes tienen el ímpetu de hacer cosas nuevas; sin embargo hay que contar con ciertos elementos técnicos que son importantes para acometer la labor”. En cuanto a los locutores, asevera que “su formación debe ser íntegra, no solamente tener las características esenciales que requiere la profesión sino el bagaje cultural que debe tener la persona. Un locutor debe ser una persona culta, no un lector de papelitos que cuando una palabra viene equivocada la dice mal porque no conoce lo que es o le cambia el acento”.

Una peculiaridad de esta talentosa mujer, miembro de la UNEAC, lo es la intensa actividad que desde hace muchos años desarrolla como investigadora histórica y escritora con ocho libros publicados en Cuba y otro de reciente publicación en Francia como parte de un colectivo de autores sobre la huella francesa en Cienfuegos.

Doris ha escrito dos libros sobre la historia de la Radio, el primero de ellos “Crónica de una Emisora”: Radio Ciudad del Mar, publicado por la Editora Política en 1986; luego, en el 2005 el libro “La Radio en Cienfuegos”, que abarca a todas las radioemisoras que ha tenido y tiene Cienfuegos, del cual se espera una reimpresión con motivo del bicentenario de la fundación de la ciudad. A la lista de sus libros se suman otros aún no publicados sobre historia y ensayos literarios, casi todos premiados en concursos, el más reciente de ellos titulado “La Catedral de Cienfuegos en el devenir histórico de la ciudad”. Lo más interesante de todo es que su vida literaria está signada por su vida en la Radio, la cual a lo largo de años le ha motivado a la investigación histórica. En fin, una investigadora, historiadora y escritora desde, y a partir de la Radio.

Doris conduce una Peña titulada “De mi ciudad te cuento”, como el programa que ella escribe, la que se realice de manera itinerante en escuelas, casas de abuelos y hogares de ancianos, mayormente a personas de la tercera edad para rememorar sucesos trascendentales de la historia de Cienfuegos.

Se impuso una pregunta y es su parecer en cuanto a lo que nuestra Radio debe y puede superar actualmente. Al respecto me respondió claramente:

Creo que la Radio tiene que ponerse más acorde a los tiempos que estamos viviendo porque es un medio que ha permanecido y va a permanecer, pero tenemos que ser un poco más innovadores y no mantenernos con los mismos esquemas a la hora de hacer un programa. Hay que tener en cuenta a las nuevas generaciones y su acceso a las nuevas tecnologías. No son los tiempos aquellos cuando todas las personas tenían que oír radio para enterarse, pues había muchos que no tenían ni televisor siquiera. La radio no puede ser solamente un entretenimiento, tiene que haber un mensaje, que las noticias tengan mayor inmediatez y tratar los temas que a la gente le interesa. Si hay un tema candente en la población, que es lo que le interesa al pueblo, debe ser abordado por los periodistas de una manera crítica; entonces la radio llega más a la gente, pues vas a encontrar en ella la información que ellos necesitan, la información del dirigente o la persona que tenga que ver con determinado problema de la sociedad. Algo que quizá no lo encuentren en el móvil o en Internet, pero lo van a encontrar en la emisora de radio que aborde el tema con audacia y se sepa dar la respuesta adecuada a cada problema planteado. La radio tiene que ser más rápida, más inmediata, no repetir lo que aparece en la prensa plana. Que lo que suceda no tenga que enterarse la gente por Facebook, porque alguien lo ponga con su móvil sino a través de la radio”.

Antes de terminar le pregunté cómo se ve ella misma a la vuelta de haber celebrado medio siglo como radialista. Su respuesta fue “creo que he aprendido un poco, no todo lo que debe saber un radialista, porque yo creo que siempre estamos aprendiendo. La persona que se piense que se lo sabe todo, está prácticamente equivocada. En mi caso siempre tomé la experiencia de los que estaban antes que yo, y siempre les agradeceré mucho a todas aquellas generaciones que un día me ayudaron, como Humberto Albanés, Felipe Lanier, Jorge Fernández, Enrique Sardá Esquerra, Franklin Reynoso de la CMHW, quien fue quien primero me enseñó a hacer un programa de radio, y esas personas no se me olvidan. Así paso a paso he ido conociendo una serie de cosas que he tratado de trasmitir a quienes han llegado después, que he sacado provecho de todo este tiempo, y la radio me ha permitido desarrollarme como persona que busca, investiga y no se queda con lo que aparece en un papel”.

Doris es una radialista que se respeta sobremanera, no acepta los “copia y pega”, anhela investigar el significado de cada mensaje, de cada palabra que escribe y dice al público. No se conforma con los textos de Internet, no todos confiables. Está convencida de la importancia de ir a buscar en otras fuentes, como revistas, periódicos antiguos, libros impresos que algunos desdeñan, testimonios de personas, registrar, indagar mucho para poder llevar algo nuevo y veraz.

Ese estilo de conducirse hace de Doris Amelia Era González, nuestra Doris Era, una personalidad imprescindible de la radio en Cienfuegos y en Cuba. La dicha de seguir contando con su talento a doce años de jubilada significa reconocer la calidadartística y humana de esta mujer que desarrolla conplena capacidad una nueva y brillante etapa de su profesión.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar