Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

Gilberto Oviedo La Portilla (Papi Oviedo) falleció la víspera a consecuencia de una bronconeumonía. Su cadáver está expuesto en la funeraria de Calzada y K, en La Habana, [ ... ]

Leer más...

María Josefa Cernuda Pedreira: “En la radio me siento más cómoda”

“Quien aspire a ser locutor debe estudiar. Y debe saber leer bien y tener, en el caso de la radio, una voz radiofónica. Estas son bases fundamentales que deben cultivarse mediante el estudio. El locutor debe, además, estar muy actualizado, saber qué sucede en el mundo. Leer la prensa, ver los noticieros. Debe nutrirse de todas estas cosas”, dice la locutora más longeva de la emisora matancera de Cárdenas, Radio Ciudad Bandera.

En esta emisora María Josefa Cernuda Pedreira comenzó, en el año 1968, una carrera que ya sobrepasa las cuatro décadas. Su labor profesional en la radio ha cubierto la locución en espacios tan variados como las discotecas, los noticieros, los programas históricos, de poesía, y los que ella prefiere: los espacios dramatizados.

¿Qué programa radial ha sido más importante en su carrera?

Uno infantil con el que llegué a ganar varios premios. Ahí representaba el personaje de la Mariposita Rosa, y hacía monólogos, e interactuaba con ella, además de ponerles voces a otros personajes. Aquí vale resaltar que fue Radio Ciudad Bandera la primera emisora en la Provincia de Matanzas en sacar al aire programas infantiles sin niños.

¿Cómo se formó usted en este oficio?

A mí siempre me gustó leer. Cuando comencé en Radio Ciudad Bandera, me impartió locución Roberto Bueno Castán, un locutor ya fallecido, y ganador del premio Micrófono de Cristal y muchos otros. Este hombre, además de ser locutor de primer nivel, era el único locutor colegiado aquí en Cárdenas, pues antiguamente había que pasar un examen para ser parte del colegio de locutores.

La razón por la que yo entré a la radio fue porque, en aquellos años, buscaban personas  en Radio 26 (la emisora de la capital matancera) para el grupo dramático. Fui y me captaron. En ese entonces no había aún ninguna voz femenina allí.

En Radio 26 compartí mucho tiempo con personalidades como Marta Jiménez Oropesa y Armando Soler. Pero viajar desde Matanzas hasta Cárdenas, donde vivo, no era fácil para mí. Por eso no pude continuar. Entonces comencé como locutora en Radio Ciudad Bandera, donde aún no existía un grupo dramático.

¿Qué preparación debe tener quien aspira a ser locutor de radio?

Debe siempre tener al inicio una persona de más experiencias que lo ayude a entrenar las habilidades que te permitan leer correctamente los distintos géneros. Una noticia, un comentario y una crónica no se pueden leer de la misma manera.

¿Qué le atrae más, los espacios dramatizados o los informativos?

Los dramatizados, puesto que me permiten desdoblarme más, hacer voces.

¿Dentro de los dramatizados, qué tipo de dramatizados prefiere?

Los infantiles. Ahora estoy haciendo uno con Radio Varadero.

¿Cuáles le gusta menos hacer?

Los musicales no me gustan mucho. Aunque los hago cuando tengo que hacerlos…

¿Ha hecho locución para espacios televisivos?

Sí. Trabajé un año en TeleBandera, en una revista. Allí hice tanto locución en cámara como voz en off.

¿Le atrae más la radio o la televisión?

La radio me gusta más. Una se siente más cómoda. En la televisión hay que mirar de una manera específica a las cámaras, estar pendiente de otras cosas. Luego también llega el tiempo en que una no tiene imagen para la televisión. Creo que este medio es más para personas jóvenes.

¿Piensa que un locutor se puede formar completamente mediante la experiencia empírica o es necesario que estudie para llegar a serlo?

Debe estudiar. Y leer bien y tener, en el caso de la radio, una voz radiofónica. Estas son bases fundamentales que deben cultivarse mediante el estudio. El locutor debe, además, estar muy actualizado, saber qué sucede en el mundo.

¿Le gusta leer? ¿Qué lee usted?

Me gustan las biografías. Y uno de mis autores preferidos es Emile Zolá. He leído muchos textos suyos. Leo todo lo que me cae en las manos. No puedo irme a la cama sin leer al menos los titulares de prensa. Yo estoy suscrita a toda la prensa impresa.

¿Se podría decir que un locutor es, en alguna medida, un actor?

Yo diría que sí, pero más que un actor es un maestro. El locutor tiene que educar con la palabra. Cuando una se sienta delante de un micrófono debe estar consciente de que muchas personas están escuchando, y es necesario que los mensajes lleguen al público lo mejor posible.

¿Usted suele escuchar la radio?

Sobre todo Radio Reloj, que es mi emisora preferida. Desde que me levanto la escucho, y ya salgo a la calle actualizada.

¿Cuál de las seis emisoras matanceras cree que guste más a los radioyentes?

Radio 26 es realmente buena. Esa gusta. Aunque la de Cárdenas, al ser más comunitaria, tiene la característica de tener un contacto más estrecho con el radioyente. Las personas se sienten más partícipes de la radio, la sienten como algo más familiar.

¿Cuántos locutores posee la emisora más antigua de Cuba, Radio Ciudad Bandera?

Siete u Ocho. Algunos están habilitados y otros no.

Usted es la locutora de más edad en la emisora, ¿cómo es su relación con los que comienzan?

Se acercan a mí, me piden consejos, y yo los ayudo en lo que puedo. Suelo ser crítica con su trabajo.

¿Se considera una persona desenvuelta?

No (risas). Soy una locutora tímida. Introvertida. De hecho, no me gusta demasiado trabajar en actos públicos, aunque también los hago si es necesario.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar