Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

Gilberto Oviedo La Portilla (Papi Oviedo) falleció la víspera a consecuencia de una bronconeumonía. Su cadáver está expuesto en la funeraria de Calzada y K, en La Habana, [ ... ]

Leer más...

Salvador Wood: palabras para elogiarlo

Casi siempre critiqué todos aquellos artículos, conversaciones o discursos donde el interlocutor emplea la tan manida frase: "no tengo palabras para expresar...", porque no cabe en mi mente la idea de quedarme algún día "sin palabras" para expresar algo, siendo tan rica en variedad la lengua española.

El fenómeno en mi caso radica en el hecho de no encontrar las palabras exactas para describir lo que quiero contar. Y aquí me encuentro, frente al monitor, con la imagen blanca de un documento Word, y en la mente ideas que fluctúan sobre la figura de quien considero uno de los excelentísimos actores cubanos del teatro, el cine, la radio y la televisión: Salvador Wood.

Un glosario de trabajos avala su obra, "Las doce sillas", "La muerte de un burócrata" "Rancheador", "El Brigadista", "Caravana", entre otros tantos que pudiera mencionar y mi página se llenaría, pero no es esa la intención, porque como dije sobran las palabras para describir su devenir con más de 50 años en los medios cubanos de comunicación.

También guarda con agrado los honores de saberse Héroe Nacional del Trabajo, Premio Nacional de Radio por la obra de la vida, la Distinción por la Cultura Nacional, Medalla Alejo Carpentier, la Réplica del machete del Generalísimo Máximo Gómez, la Medalla Frank País como luchador clandestino, el sello 85 aniversario de la radio, pero sin lugar a dudas el premio que más agradece es el cariño y la admiración de todo un pueblo que se place de contarlo como un ejemplo en el gremio actoral.

Comenzó en la Radio, fue el medio que lo vio crecer y desarrollarse como actor y locutor en su natal Santiago de Cuba. La Habana le abrió sus puertas para verlo convertirse, años más tarde, en una joya de la cultura cubana.

Su formación empírica, hizo que el joven actor se enfrentara a retos de directores que exigían de él mayor y mejor preparación personal, para lo que Salvador siempre empleó su sapiencia, y la lectura y los libros se convirtieron en sus verdaderos aliados para llevar a cabo su vocación actoral.

Aunque no pertenezco a la generación que lo pudo disfrutar a plenitud en sus años mozo, hoy, gracias a que la obra de los grandes siempre queda grabada, me enorgullezco de haber presenciado muchas de sus actuaciones para constatar con mis propios ojos todo el sentido que guardan las palabras de muchos cubanos cuándo se les pregunta ¿conoce usted a Salvador Wood?- "Pues claro, es uno de los mejores actores de Cuba".

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar