Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

Gilberto Oviedo La Portilla (Papi Oviedo) falleció la víspera a consecuencia de una bronconeumonía. Su cadáver está expuesto en la funeraria de Calzada y K, en La Habana, [ ... ]

Leer más...

Saber usar la voz de la naturaleza

Este actor, nacido en Guanabacoa y multipremiado por su trabajo profesional a lo largo de muchos años, me resulta un hombre serio para la entrevista. A veces en su mirada hay algo de dureza, de misterio, ¡ pero cuidado¡ pueden tratarse de vientos plataneros que cruzan por el cerebro de cualquier amigo y confundan.

Julio Alberto Casanova es persona jovial, inteligente, rápida y profunda en los criterios, un personaje el mismo dispuesto a contar su propia historia donde resaltan importantes medallas, distinciones y premios por su entrega a la cultura cubana. Uno piensa (así lo creo yo) que no escribo un panegírico (¡Dios me libre con Dios me ampare¡) sino (y sea mejor) un acercamiento a uno de los actores cuya voz (guste o no guste) es la de su propia naturaleza, la propuesta profesional de un actor parecido a él mismo, un hombre de su tiempo y entregado a él. Un profesional que, espada en mano, se bate y desafía el futuro tiempo que se quedará entre nosotros. Esto que sigue es el alma y el corazón de un hombre noble.

En la vida - me dijo- sólo me faltaría escribir un libro y va y me decido. Yo lo leería con agrado.

¿Cómo y cuándo corporiza sus inclinaciones por la actuación?

Siendo un niño, en las Escuelas Pias, de Guanabacoa, donde hice mis estudios de Primaria y Comercio. En los actos cívicos, en las actividades de fin de curso. Ahí comenzó todo.

Sus inicios como actor: hábleme de esa época.

En 1960 se abre en el anfiteatro de Guanabacoa una escuela de actuación. Allí comienzo a estudiar y hago mis primeras obras bajo la dirección de Jesús, Chucho, Hernández. Fui el marqués de Mascarilla en la obra Las preciosas ridículas, de Moliere. Hago el secretario en “Farsa y Justicia del Sr. corregidor,” de Casona, y otros papeles en varias obras hasta que en diciembre de 1962 me incorporo a las Brigadas de Teatro Francisco Covarrubias, como actor eventual. Por entonces, trabajo en dos puestas en escena y en 1965 integro el elenco del grupo Teatro juvenil de La Habana. Me desarrollo en algunas obras y luego, en 1968, llegó a la Radio, medio que desde niño me apasionaba y en ella me desarrollé intensamente y a pesar de haber hecho mucha televisión y algo de cine, puedo decir que soy un hombre de la Radio.

Para usted ¿qué es un actor?

Es un ser humano que nunca deja de ser niño y juega a ser alguien diferente. Le encanta asumir otras personalidades y recrearlas para el disfrute de los que lo vean o lo escuchen, según el medio en el que se produzca la magia de la actuación.

¿Se nace actor?

Pienso que si. Se nace con el talento para la actuación pero es necesario.

 

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar