Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

Gilberto Oviedo La Portilla (Papi Oviedo) falleció la víspera a consecuencia de una bronconeumonía. Su cadáver está expuesto en la funeraria de Calzada y K, en La Habana, [ ... ]

Leer más...

Prefiero mirar el mundo a través de la radio

Creo que nunca me sentí rodeada de tantos libros e historias como aquella tarde cuando visité su casa. Un olor a biblioteca como hace años no respiraba. Títulos que serían inútiles mencionar pues mi vista solo alcanzó a registrar en el cerebro algunos ejemplares que me dejaron levitando. Indescriptible el escenario. Cuánta riqueza acumulada en un rincón de la geografía habanera.

Oírle narrar sobre su vida, tiene la dramaturgia de una novela radial y despierta la expectativa de un policiaco "en el aire". Con más de 60 años de vida y pasados los 40 dedicados a la radiodifusión, Enrique Domínguez Sosa recuerda sus inicios en la radio y su trayectoria por el medio como si fuera siempre el primer día.

"Tal vez por azar, pero también con mucho esfuerzo. La radio llegó a mí como algo inesperado. La admiré muchísimo como medio de comunicación y quizás por eso me inserté en ella cuando, gracias a una tarea investigativa, la elegí y terminó atrapándome hasta hoy", comenzó contando Enrique siempre que el teléfono se lo permitía, pues el aparato no dejó de sonar durante las dos horas de intercambio, porque nadie quería dejar de felicitarlo por ser Premio Nacional de Radio 2014.

Una gran pasión por la literatura y el teatro acompañan también a este radialista. "Semanalmente puedo leerme tres libros por placer o por trabajo, sin importar su grosor, no confundo los personajes y puedo, al unísono, escuchar la radio", afirmaba al tiempo que yo deducía el por qué de los más de mil ejemplares bajo su poder.

Gracias a una invitación de la excelentísima actriz radial Marta Jiménez Oropesa, Enrique Domínguez aceptó quedarse en la Radio concluido su período de práctica profesional como Contador Público. En ese entonces, decidió girar su camino en torno al arte y reorientarse profesionalmente para fungir como productor de programas, lo que le antecedió a su labor como asesor, en la que actualmente se desempeña.

"Luego de muchos años en la profesión reconozco que son muchos los requisitos y valores que deben tener los asesores de espacios radiales si quieren que los productos comunicativos lleguen al público con una calidad probada. El asesor tiene que buscar las obras para planificarlas, revisar los libretos, debe ser experto en dramaturgia, y saber buscar toda la información referente al tema o la novela que se esté analizando para llevársela al escritor con la mayor cantidad de datos posible", aseguraba.

"En mis comienzos como asesor recuerdo que empecé a trabajar en la versión radial de "17 instantes de una primavera" y para ello consulté 28 libros, lo cual me permitió ser también director y guionista de la obra", recordaba.

Siempre le apasionaron los policiacos, de ahí que Clave Ocho Treinta sea uno de los espacios dramatizados a los que Enrique más agradece su participación. "Para el año próximo el programa cumplirá 40 años de salida al aire y con ello recordaremos aquellos inicios donde los temas de espionajes y policiacos unieron a un colectivo de realizadores que se dieron a la tarea de llevarlo hasta el día de hoy, en un espacio que no dejo de escuchar y el cual, en cada jornada, me reporta muchísimas satisfacciones como profesional".

Enrique Domínguez Sosa atesora muchos reconocimientos por su trayectoria radial, esperaba con ansias ser Premio Nacional y finalmente lo logró. Pero por sobre todas las cosas, valora su relación y responsabilidad con el público como una de las principales tareas que le ha dado la vida, "porque con el paso de los años he comprendido que las personas siguen una trama, un personaje, una historia... y que, en muchos casos como yo, prefieren mirar el mundo a través de la Radio", concluyó.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar