Osvaldo Vega, la radio es su vida

OSVALDO VEGA 1Me consta que mis colegas radialistas, igual que yo, amamos este medio y lo hacemos de forma tan vehemente, que se me hace difícil describirlo con palabras. Coincidimos en que cuanto experimentamos y vivimos en cada segundo de nuestra existencia. Lo asumimos con el afán de compartirlo, imbuidos de nuestro compromiso social.

Si alguien me pidiese de buenas a primera mencionar uno solo de esos colegas, no vacilaría en mencionar a Osvaldo Vega Llorens. Era un joven de apenas treinta años de edad cuando en 1984 llegó colmado de sueños a Radio Ciudad del Mar – el próximo 12 de marzo celebra su cumpleaños – como operador de la sala de control de la calidad.  

Me dijo que la Radio siempre lo atrajo y, consecuente con esa vocación pronto comenzó a interesarse por muchos quehaceres de nuestro medio. Así fue como Osvaldito aprendió la complicada tarea de operar el control maestro, y desde un principio supo hacerlo con destreza, labor que alternaba por puro amor, con su puesto en la sala de la calidad. Poco después se hizo realizador de sonidos en la grabación y edición de programas.

Por si les parece poco, y gracias a su excelente timbre de voz y dicción, se incorporó a un curso para adiestrarse como locutor, aproximadamente en 1992. Se evaluó y obtuvo una categoría satisfactoria que – a su vez – le permitió realizarse posteriormente como narrador y comentarista deportivo, labor que desempeña desde 1995.

Su debut ante los micrófonos tuvo lugar en el programa “Gente de Hoy”. Desde entonces y hasta la fecha es un radiofonista incansable, que se consagra a dar lo mejor de sí en cada espacio en el que participa.

Son muchos los programas en que Osvaldo labora como locutor o director, pero desde hace 28 años hay uno que lo identifica plenamente, al extremo de que para mí es como si fuera un sinónimo de su nombre. Me refiero a “La Revista Dominical.Rcm 1

Tengo un recuerdo personal de aquel programa cuando en 1990 me tocó dirigirlo y él era su locutor. Trabajar juntos fue sumamente enriquecedor para mí, pues sabemos que cuando existe un colectivo unido, entusiasta y con deseos de hacer todo de la mejor manera, cuando se puede decir en buen cubano que se “jala parejo”, las cosas salen a pedir de boca y los resultados son óptimos.

Trabajamos aproximadamente año y medio hasta que un día me acerqué a la Subdirección de Programación de Radio Ciudad del Mar y sugerí que el propio Osvaldo se encargara también de dirigir el programa. A tal punto había llegado aquella identificación suya como locutor y portador de novedosas iniciativas que hasta este momento no sabría decir dónde termina la Revista Dominical y comienza Osvaldo o viceversa. Así de profunda es la identificación de este hombre de nuestra radio que – incluso cuando ha estado enfermo – jamás ha dejado de conducir su programa.

Recientemente conversábamos y le pregunté qué representa para él la Radio, a lo que respondió:

La Radio representa para mí la vida misma, he dedicado mi vida a la Radio y a mi familia, pero te puedes imaginar, treinta y cinco años en Radio Ciudad del Mar, es una vida y yo, realmente sin la Radio no sé vivir, es la vida misma”.  

Su voz está presente en espacios como los deportivos “Suratlético”, “Atardecer Deportivo”, “La Revista Strike” y “La Peña”, algunos de los cuales también dirigidos por él, y se suman otros de corte variado como, “La Revista Dominical” y “El Sietemil Musical”. Combina su labor de locutor y guionista con otros programas, entre ellos “Gente de Hoy”, su programa debut en el que continúa laborando.  

Tantos años en la Radio y con una vida intensa propician que nuestro colega y amigo tenga muchas anécdotas que contar. Le llenan de alegría sus contactos con el pueblo en controles remotos, marchas del Primero de Mayo, visitas de Jefes de Estado a Cienfuegos y transmisiones internacionales originadas en la Perla del Sur, hechos que además de constituir experiencias vividas son acontecimientos inolvidables para él.

Las actividades por el 200 Aniversario de la fundación de Cienfuegos, constituyeron una experiencia y un honor, por lo que ha sentido satisfacción y es motivo de gratitud.

Entre los recuerdos tristes, rememora cuando le correspondió anunciar por Radio Ciudad del Mar el deceso del inolvidable compañero Hugo Rafael Chávez Frías, líder de la Revolución Bolivariana en la hermana Venezuela. Fue Osvaldo quien dio la noticia al pueblo de Cienfuegos y constituyó para él algo muy doloroso que jamás ha olvidado.  

Como si pareciese “llover sobre mojado”, le hice una pregunta parecida a la anterior: qué representa para él “La Revista Dominical”, y no tuve que esperar su respuesta cuando aseveró:

Para mí representa lo más importante de la Radio dentro de todas mis actividades. A mí me gusta mucho la narración deportiva, pero “La Revista Dominical” es un programa que hago desde 1992 con tanto respeto para los oyentes, con tanto amor y tanta dedicación. El programa se transmite los domingos de ocho a 11 de la mañana, y ya terminando el programa estoy trabajando para el de la próxima semana, es todo ese tiempo buscando para que cuando llegue cada nueva emisión darles algo fresco a los oyentes. En todo el tiempo que lleva en el aire, cada semana presenta cuatro o cinco musicales de estreno, nacionales e internacionales”.

“La Revista Dominical” sale al aire en tiempo real por Internet en la página de Radio Ciudad del Mar www.rcm.cu , y la sección del “Mano a Mano” se anuncia por Facebook con 72 horas de antelación para que los oyentes, en cualquier parte del mundo lo conozcan y desde ese momento procedan a votar por su intérprete o agrupación favorita.  

Es uno de nuestros más destacados radiofonistas, todo un hombre-radio, con un conocimiento pleno de su quehacer. Algo que se propuso y ha logrado con creces porque para Osvaldo Vega Llorens, la Radio es su vida.

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/25453
Refescar