Sobre perfiles y programación en la radio de Cuba (I)

Un aspecto poco revisitado en nuestra radio nacional es el relacionado con la definición de perfil en cada emisora. Me permito citar al especialista de la Radio Cubana, Demetrio Elizalde Sotomayor, cuando, por el año 2000, reflexionaba sobre este concepto:

(…) está integrado por aquellos elementos de carácter formal y de contenido que caracterizan o tipifican la programación de una emisora, otorgándole el sello y personalidad, determinado por intencionalidad de destinatario, contenidos específicos, forma o estilo, estructura de programación, etc. (…)*

El perfil distingue a una emisora de otra, la define y para lograr ese estado de representatividad, debe hurgar en las peculiaridades de cada entorno donde la entidad se halla enclavada. Su programación debe parecerse a quienes allí habitan, debe reflejar la dinámica de la localidad y sus relaciones internas; necesita reinventarse, constantemente, para no alejarse de la realidad dialécticamente cambiante.

El análisis es claro y evidente cuando pensamos en las emisoras provinciales y municipales, fundamentalmente. Sin embargo, la aplicación se hace mucho más compleja en las plantas nacionales cuya misión, necesariamente, trasciende el marco donde están emplazadas.

Las emisoras nacionales marcan la pauta en materia de perfil. El resto de las entidades del país deben tener en cuenta estos diseños porque, inevitablemente, inciden en sus espectros radiofónicos, sus perfiles apuntan a especializaciones desde los contenidos y sus abordajes, así como la responsabilidad de reflejar, de acercarse a la manera de mostrar el país con sus particularidades. 

Un documento que seguramente pocos recuerdan, el Proyecto de Ajuste de la Programación de la Radio Cubana, del año 2007, definía el perfil que cada emisora radial tendría en lo adelante. Observemos entonces lo referido al tema para el caso de las nacionales:


Radio Habana Cuba: Alternativa informativa para las Américas y otras partes del mundo que difunde los puntos de vista de la Revolución sobre temas diversos, por la Onda Corta e Internet.

Radio Reloj: Informativa especializada, que da la hora al minuto. 

Radio Rebelde: Eminentemente Informativa en el orden de la propaganda, el deporte y la música. Representará los grandes acontecimientos de la vida política y social del país, además de los eventos deportivos.

Radio Progreso: Variado, con énfasis en lo cultural, una presencia destacada de la programación musical, en particular cubana, y de todos los géneros; una amplia gama de programas dramatizados y un adecuado balance de espacios informativos. Representa todo el acontecer cultural del país. Tiempos de Información entre el 15 al 25%.       

Radio Taíno: Recreativo Cultural. Amplía su diseño. Se presenta, además de su público tradicional, a las áreas de los servicios y la recreación. A pesar de no continuar un estilo promocional comercial, conserva su dinámica de expresión y corte divulgativo recreativo cultural. Tiempos de Información entre el 15 al 25%.       

Radio CMBF: Especializada en Música Clásica, excepto la música instrumental popular ligera. Tiempos de Información entre el 5 al 10 %

Radio Enciclopedia Especializada en Música Instrumental Popular Ligera, abordando en sus contenidos temas universales y nacionales relativos a todas las esferas del saber humano. Tiempos de Información entre el 5 al 10 %


Note que en casi todos los perfiles queda precisado el porciento de información que debía cubrirse en el diseño de su programación, válido para todas y ajustado a sus características y especializaciones. No obstante, el comportamiento numérico actual habla de otra realidad que debe ser analizada casuísticamente.

Hoy la mayoría no alcanza las cifras definidas. Pululan los espacios musicales, seguido por los variados, en detrimento de programas en los que debe primar el análisis y la evaluación del contexto, desde la investigación, el estudio y proyección de la presente sociedad. No incentivamos a la suplantación de lo existente por concepciones poco interesantes, desmotivadoras, carentes de sonoridades con las que no se identifique un cubano de hoy.

Proponemos que cada emisora nacional, sin obviar sus características, reflexione sobre todo aquello que pueda enriquecerse, perfeccionarse, incorporarse en aras de contribuir a la mayor y mejor información de nuestros oyentes; atendiendo a sus estratos, grupos etarios, escolaridad, sexo y cuanto elemento nos dibuje un destinatario con rostro, oído y sentido, más allá del pernicioso “público general”.   

Los perfiles deben ser asimilados como la brújula que permite una proyección más eficaz de los mensajes que se pretenden transmitir. Para ello resulta indispensable el estudio acucioso de la realidad y su interpretación en función de la misión que posee la entidad. Así pues, es ineludible contar con el estudio o caracterización de entorno, una herramienta que hoy no poseen las emisoras nacionales a falta de exigencia y previsión desde la Dirección Nacional de la Radio.

Conocer y asumir nuestros perfiles contribuye al cumplimiento de la misión de cada entidad y tributa a la general que nos define como institución.

En esa definición radica lo que nos tipifica, pero también contiene el aporte que, como sistema, nos articula y fortalece. os de Referencia

(*) Tomado de la ponencia sobre programación de la radio. Superobjetivo y Perfil. Ponente Demetrio Elizalde Sotomayor / 31 de Marzo de 2000.