Alex Pausides en RHC: La labor de los intelectuales participando es en la vida (+Audio)

Las verdades del archipiélago cubano se escucharon desde las ondas internacionales de Radio Habana Cuba, en el programa Desde Cuba, donde Alex Pausides, poeta, editor, combatiente de primera fila de  la Unión de Intelectuales y Artistas de Cuba, UNEAC, se refirió a la guerra cultural que Estados Unidos le hace a Cuba.

El periodista y entrevistador Roberto Bastidas, y el General ® de los Servicios de Inteligencia de Cuba, Fabián Escalante, indagaron con el poeta ¿Por qué es la cultura la que está siendo atacada por la propaganda y guerra subversiva?

Pausides explicó que el imperio norteamericano ha pasado décadas enteras afinando su instrumental de dominación para abolir esa palabra tan importante. El ámbito de la cultura es un campo más donde ellos en el último siglo han intentado ejercer su dominio. Ya no son las armas, yo no es el chantaje, ya no es la humillación, ya no es la diplomacia de guerra; la cultura es tal vez el escenario contemporáneo más importante  para esa batalla que el capital está dando para no perder la hegemonía.

Enfatizó que es en la cultura donde está el pensamiento, las alternativas posibles a ese mundo unidimensional que nos proponen y, por consiguiente, es explicable que sea en la cultura donde ellos se empleen más fondo. Si pensamos que la cultura es identidad, historia, resistencia, participación de la gente en la formación de una cosmovisión, en la formación de una posición, entonces es explicable el valor que ellos le den a la batalla en este mundo y a la cultura.

Asimismo es sabido – explicó el intelectual- que se han ido apropiando de las palabras, de los sistemas y han utilizado la industria de la cultura para ejercer esa dominación. Han tratado de reducir la cultura al entretenimiento; vaciar la cultura de todo el capital de contenido que se le pueda exprimir y se han quedado con una visión de la cultura como entretenimiento, frivolidad, banalidad. En esa cruzada de ellos por desideologizar la cultura, por someterla a un modelo único durante muchos años, sus pensadores e intelectuales han estado en función de imponer un modelo, su modelo de democracia, moda, música, cine, modo de actuar, celebrar, cantar y hasta su modo de celebrar la muerte.

Ellos han intentado imponer un modelo en todos los ámbitos de la vida humana y, de algún modo, han tenido mucho éxito porque, si tomamos en  cuenta los errores y la batalla contra el comunismo, eso ha sido precisamente los instrumentos, las armas que le propiciaron crear una nostalgia del consumo, del modo de vida.  Y en esa apropiación, incluso de la palabra democracia, como si ellos la hubiesen inventado, se apoderaron de los derechos humanos, de Estado, de amor.

  • La batalla cultural en medio de un dominio planetario

En el campo de la cultura se trata de una batalla realmente enorme, pues ese dominio ya se ha convertido en planetario. Nosotros tenemos que ser contestatarios a ese designio de poder único, y hay que enfrentarlo con medios alternativos, con medios no convencionales, no proporcionales y tanto la cultura en cualquier pueblo tiene componente para entender esa apuesta capital, advirtió el poeta y ensayista Alex Pausides ante los micrófonos de Radio Habana Cuba. Y ¿Por qué esa puesta por el capital? Porque es el capital quien manda los sistemas políticos podridos de Occidente, es el capital quien impone la guerra a los otros, quien orienta el saqueo de los recursos naturales, de la naturaleza, del agua, del control de sus sociedades; es el capital quien manda. Por consiguiente, como decía el gran sabio colombiano Jorge Zalamea, ´´en poesía no hay pueblo subdesarrollado´´, en la cultura no hay pueblo subdesarrollado. Esa desventaja, de algún modo evidente, nos da también el posicionamiento de no  desmayar frente a esa avalancha de la derecha, por así decirlo, que señorea por todos los ámbitos de la vida del hombre contemporáneo.

El periodista Roberto Bastidas significa que al escuchar a Pausides recuerda una frase del Libertador Simón Bolívar que afirma: “Los Estados Unidos parecen predeterminados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad”

Mientras, el General recordó otra frase….  “Para salvar la revolución, hay que salvar la cultura” … , pronunciada por el Comandante en Jefe Fidel Castro. No fue una frase casual porque revolución y cultura es lo mismo, destacó Escalante.

Sobre esa cultura imperial que nos quieren imponer, Escalante explicó con el ejemplo más reciente en la Cumbre de la Celac, recién celebrada en México. “Allí fue la reacción internacional latinoamericana encabezada o manipulada por Estados Unidos a través de sus dos voceros, el presidente de Urugüay y Paragüay, para tratar de romper, de boicotear el cónclave. ¿Por qué?, porque la CELAC es un instrumento muy importante. No hay que decir que la CELAC va a sustituir a la OEA porque ya la sustituyó; ya la CELAC es un instrumento latinoamericano donde no está ni Estados Unidos ni Canadá, es nuestra representación, es como dijo el canciller Ebrard, ´´Nuestra voz ante los países de Europa y del resto del mundo´´. Tenemos una voz ya, que no es la OEA, que es la CELAC. El imperio no pudo hacer eso y al final se acordó un programa que todos tuvieron que aprobar, que fue aprobado hasta por lo reaccionarios porque fue el programa presentado por la CEPAL,  por Alicia Bárcena, que fue imposible de cuestionar. Yo creo que fue una idea muy buena y se pudo haber logrado más cosas, pero se logró. Aprovecho para decir que ¡qué buena la respuesta de Díaz Canel al lacayo de Lacalle!; estuvo correcta, buena y medida. Por eso nos enorgullecemos los cubanos.

  • El derecho a hablar o a pedir la palabra

Alex Pausides explicó en el programa radiofónico que: “Eso era un contexto que era una especie de palabras mías a mis colegas, a los intelectuales, de qué había que hacer a mi juicio, en cuanto a educación, transmisión, participación, ponderación, glorificación también de nuestros valores  patrios, libertarios, literarios”.

Yo creo que hay un diálogo en Cuba hace muchos años y los intelectuales debemos participar. Yo creo que Cuba necesita la participación de todos, los intelectuales sí sabemos qué cosas hacer. Hay que hablar de nuestra historia, pero no solamente hablar, tomar partido por el bien de nuestra historia. Como bien se ha dicho por mentes brillantes de nuestro país, no hay un proyecto justiciero en Cuba que no haya tenido el respaldo de los intelectuales que hayan sido ellos mismos quienes lo defendieran con las armas. Por tanto, el intelectual cubano de hoy tiene mucho que hacer, tiene lecciones que dar porque la clave está en la transmisión del patrimonio cultural histórico que tenemos y a mí me parece que en este contexto yo he introducido un tema: la relación del imperialismo con nosotros. En el tiempo que corre, pulirlo en las editoriales, en todo occidente, en el mundo hispanoamericano. Nos están queriendo robar el patrimonio literario que, de algún modo, a veces tienen éxito. Pareciera que son soluciones, dádivas, regalos, pero en el fondo no lo son. Forman parte de una articulación para obtener nuestro patrimonio.

Hay editoriales que vienen con un poco de promesas, nos llevan a cien autores de un golpe y nos hipotecan esos derechos. Tal vez ni lo publican, pero los tiene en su poder. Muchas editoriales en Miami, California, en otros lugares de América Latina no están dados por grandes mecenas, no hay dinero para eso. El dinero lo tiene sabemos quién, pero con eso rompen la jerarquía de nuestro sistema editorial, de algún modo, inducen el ruido, crean una especie de inflación de obras, autores.

Muchas veces no sabemos quién es un gran artista y quién no lo es debido a esa superproducción de contenido que circula en las redes. Por tanto, es un campo también donde hay que trabajar. Hay que proveer ese patrimonio, atender ese patrimonio, no dejar que se lo lleven porque quieren dejarnos sin ideas, sin el patrimonio heredado. Yo lo que creo que hoy tenemos una posición que tomar, no solo publicar en Cuba y en el extranjero, hay que saber que nadie publica, hay excepciones por el hecho de su gran humanismo, su gran generosidad.

Tenemos una gran historia, una gran literatura. Yo decía en algún momento que tenemos una página pendiente, nosotros los editores, aquí hablo ya como oficio, de llenar los circuitos del mercado mundial con las mejores obras de nuestra literatura para que Cuba también tenga allí sus contenidos humanistas, solidarios porque todo lo que está en Internet casi siempre tiene signo contrario. En esa página pendiente nosotros debemos asumir con responsabilidad, con la convicción de que allí también hay una batalla que dar. Por tanto, la labor de los intelectuales participando es en la vida, en el ciberespacio, en el campo de las ideas, de la filosofía tanto como en la propia práctica política y la práctica cultural de nuestro país.

Escuche el programa de forma íntegra, transmitido por Radio Habana Cuba

Tomado de Radio Habana Cuba / Programa Desde Cuba / Guión Roberto Bastidas / Edición: Salomé Campanioni

You have no rights to post comments