Sin ciencia e innovación es imposible avanzar (+Audio)

Uno de los pilares de la gestión de gobierno está basado en la ciencia y la innovación, y tiene en las universidades un actor clave, donde se concentra el mayor potencial en la generación del conocimiento. De ahí el fructífero intercambio con directivos, funcionarios y expertos del Ministerio de Educación Superior con el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con la participación a través de videoconferencia de rectores de los diferentes centros académicos del país, con un único punto en la agenda de trabajo: la implementación del Sistema de Gestión de Gobierno basado en la Ciencia y la Innovación.

La importancia de nuestras universidades y el propósito de mover el pensamiento de los decisores, para fortalecer las conexiones entre el sector del conocimiento con los sectores productivos y de bienes y servicios, convoca hoy a un cambio de mentalidad para lograr la implementación del Sistema de Gobierno para la Gestión basado en la Ciencia e Innovación.

“Ocupa un lugar importante en esa gestión del gobierno el papel del sector del conocimiento, particularmente nuestras universidades y las entidades de Ciencia, Tecnología e Innovación¨, destacó el mandatario de nuestro país.

Durante el intercambio con el presidente cubano, efectuado en el Palacio de la Revolución, y donde asistieron también los viceprimeros ministros Inés María Chapman y Jorge Luis Perdomo, se expusieron experiencias en la labor que desarrollan las universidades de Camagüey, Ciego de Ávila y Pinar del Río en conexión con el desarrollo territorial, y la contribución a la formación de doctores y másteres, dirigida a la producción de alimentos y la planeación estratégica.

A juicio del titular de Educación Superior, el Doctor en Ciencias José Ramón Saborido Loidi, el reto de este ministerio es extraordinario, en un momento en que las condiciones económicas del país demandan cada vez una mirada más profunda desde la Ciencia y la Innovación, no solo para resistir las condiciones impuestas por el bloqueo de los Estados Unidos y la crisis mundial derivada de la COVID-19, sino también para avanzar.

El MES viene trabajando en dos direcciones: una en cómo seguir perfeccionando los sistemas de trabajo del organismo, y la otra en potenciar todas las capacidades que permitan dar respuesta al sistema de gobierno basado en la Ciencia e Innovación.

Estrategias en la educación de pregrado y postgrado impulsadas por el Ministerio de Educación Superior evidencian la capacidad innovadora de este organismo, al adaptar los contenidos curriculares a los nuevos tiempos, y la necesidad de intencionar la formación de Doctores en edades más jóvenes, y dirigida hacia el sector productivo, según expresó la Doctora en Ciencias Ondina León Díaz, Directora General de Investigación y Postgrado.

El organismo defiende históricamente al año un 9 por ciento de Doctores en las áreas de las Ciencias Técnicas, y un 5 por ciento en Ciencias Económicas, bajas en comparación con las Ciencias de la Educación que es más alta y predominante, lo que conlleva a un esfuerzo mayor para incentivar la formación de Doctores en las otras áreas del conocimiento vinculadas con los sectores productivos y de bienes y servicios.

A partir de las visitas realizadas por el Ministerio de Educación Superior a varias instituciones, incluidas las provincias, sobre cómo avanzar sólidamente en la identificación del recurso humano para asumir temas de investigación, se evidencian estrategias más favorables que se expresan en un incremento de las cifras de directivos que comienzan a transitar por el camino de la formación doctoral o como másteres.

Tomando como punto de partida el pensamiento y la acción de Fidel, la ampliación de capacidades para la investigación, la propia exigencia de la economía cubana que requiere ser gestionada desde la Ciencia e Innovación, y los ejemplos vinculados al enfrentamiento a la COVID-19 por científicos y expertos, puede afirmarse hoy que el país transita por un escenario más favorable para la implementación del Sistema de Gobierno dirigido a la Gestión de la Ciencia e Innovación.

Estos encuentros con el presidente cubano forman parte de un sistema de trabajo de intercambio con los organismos centrales del Estado sobre cómo implementar e impulsar la ciencia e innovación como parte de la planeación estratégica.

Ratificar esta última como uno de los pilares del gobierno nos inserta en un camino necesario no solo para movilizar el conocimiento que generan nuestras universidades, sino también para buscarles soluciones a problemas territoriales, ejemplo de lo cual resultan los más de 130 proyectos o programas que interrelacionan a nuestras universidades con el sector productivo, y de bienes y servicios.

Es un paso que debe continuar consolidándose, desde la necesidad de entender que sin ciencia e innovación en tiempos como estos es casi imposible avanzar.

 

 

 

 

 

You have no rights to post comments