Expertos cubanos refutan narrativa del “síndrome misterioso” de La Habana (+Audio)

Mitchell Valdés Sosa, Director del Centro de Neurociencias
Mitchell Valdés Sosa Director del Centro de Neurociencias

Un informe técnico realizado por la Academia de Ciencias de Cuba sobre los incidentes de salud no explicados reportados por empleados de Gobiernos Extranjeros y sus familias durante su estancia en La Habana, afirma que la narrativa del “síndrome misterioso” no es científicamente aceptable en ninguno de sus componentes.

En una conferencia de prensa, el Doctor en Ciencias Mitchell Valdés-Sosa, Responsable del Comité de experto, Director General del Centro de Neurociencias de la Isla señaló que el documento incluye información ignorada hasta el momento por algunos médicos y científicos.


Con la participación de un equipo multidisciplinar, la evaluación de la Academia de Ciencias de Cuba echa por tierra cada uno de los siguientes elementos, los cuales  sostienen la narrativa de los incidentes no identificados ocurridos en La Habana.

1) Un síndrome novedoso con síntomas y signos centrales compartidos está presente en los empleados afectados;

2) Es posible detectar en estos empleados daños cerebrales originados durante su estancia en La Habana;

3) Existe una fuente de energía dirigida que podría afectar a los cerebros de las personas desde grandes distancias tras traspasar las barreras físicas de los hogares o las habitaciones de hotel;

4) Es realizable y está identificada un arma capaz de generar dicho agente físico; 5) Se descubrieron pruebas de que se produjo un ataque;

6): Las pruebas disponibles descartan explicaciones médicas alternativas.

A su vez, el informe de la Academia de Ciencias de Cuba agrega que ninguna forma de energía conocida puede causar selectivamente daños cerebrales en las condiciones descritas para los supuestos incidentes, y que las leyes de la física que rigen el sonido, los ultrasonidos, los infrasonidos o las ondas de radiofrecuencia (incluidas las microondas) no lo permiten.

La Academia de Ciencias de Cuba está dispuesta a revisar sus conclusiones si surgen nuevas pruebas e invita a que se hagan esfuerzos para refutar sus interpretaciones  en un clima de colaboración científica abierta.

Escribir un comentario