Alberto Luberta Noy: su pasión y alegría siempre en el corazón de la Radio Cubana

Confiesa un proverbio que con el paso del tiempo se olvidan las memorias o se olvidan los hechos. Sin embargo, no siempre es así. Alberto Luberta Noy consiguió enraizarse en la idiosincrasia del pueblo gracias a su extraordinaria trayectoria en el humorismo, uno de los géneros de más arraigo popular en el público cubano.

Para homenajear a este hombre Radio, quien este 27 de septiembre cumpliría 90 años, su emisora Radio Progreso acogió en el Estudio 1 “Benny Moré” a familiares y amigos del destacado escritor y director de programas, en aras de compartir algunas anécdotas y recordar la impronta de su reconocida creación: “Alegrías de Sobremesa”.

 En este reconocido programa radial Luberta consiguió, a decir de Reinaldo Infante Urivazo en 2018, enfrentarse a distintas situaciones sociales, políticas..., y por lo tanto buscó sus nutrientes en otras fuentes algo así como las relaciones triviales y sencillas que son el cotidiano consumo de la gente. “De esta manera alcanza la difícil sencillez de la forma expresiva en personajes creados por su imaginación y que constituyen caricaturas de hechos y personas”, sentenció.

Sobre el humor que defendió Alberto Luberta Noy por más de cincuenta años, su esposa Caridad Martínez explicó la importancia de conservar como patrimonio su extensa obra, así como la pertinencia de enseñar a las nuevas generaciones el legado y el valor de programas como “Alegrías…” en la conservación de nuestros valores culturales cubanos. Por la misma razón, una estudiante de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana se motivó a preparar su tesis de grado de Licenciatura sobre este famoso y tan gustado espacio radial.

 En la cita, Ángel Larramendi, realizador de sonido, rememoró las anécdotas compartidas con el también Premio Nacional de Radio, y aseguró que aprendió de él no solo sobre la profesión sino sobre la vida misma. Destacó la habilidad de Luberta para concebir varios guiones humorísticos en pocas horas y agradeció eternamente haber podido compartir tiempo y espacio con el Maestro de Radialistas.

Para concluir, la también Premio Nacional de Radio, Caridad Martínez, no quiso obviar su agradecimiento al Canal Habana, y a Liuvar Lozada en particular, por haber permitido que desde la televisión -y de una forma creativa y amena-, “Alegrías de Sobremesa” haya podido llegar a más familias cubanas, y sobre todo a niños y jóvenes, quienes quizás no habían podido disfrutar uno de los espacios radiales más gustados y sintonizados de todos los tiempos en Cuba.

  

 Leer más en el Dossier Alberto Luberta Noy:

Hitos de la Radio Cubana: Alberto Luberta Noy

Alberto Luberta Noy, por siempre en la memoria de la familia cubana

Alberto Damián Luberta Noy

Alberto Luberta en el corazón sonoro de Cuba (+Fotos)

El humor como filosofía: Alberto Luberta

Guayabera de Alberto Luberta en museo de Sancti Spíritus

Carta abierta a Alberto Luberta

Falleció Alberto Damián Luberta Noy, Gloria de la Cultura Cubana

La pasión de Luberta

Alberto Luberta: El mártir cotidiano de la radio

Alberto Luberta : Arquitecto del edificio de Alegrías

Alberto Luberta tiene algo de genio

Editora: María Romero

 

You have no rights to post comments