Setenta y un años de Televisión Cubana: una historia forjada por sus protagonistas

La Televisión Cubana celebra su 71 aniversario este 24 de octubre, fecha que reviste un especial significado, no solo para quienes abrazamos a este medio como razón de vida, sino que es motivo de júbilo para nuestro pueblo.

Precisamente un 24 de octubre, pero de 1950, cuando salió al aire la primera estación televisiva en Cuba, conocida como la CMUR-TV Canal 4, que transmitía desde La Habana, convirtiendo a la nación caribeña en uno de los primeros países de América Latina con transmisiones regulares de televisión.

Hoy, cinco destacados profesionales del medio nos comparten sus vivencias y el significado que para ellos reviste la televisión y sus 71 años de historia, forjada por sus protagonistas: los de ayer y los de hoy.

Daisy Quintana Gutiérrez (actriz de televisión, cine y teatro).

“La televisión es justamente el medio que me ha dado la mayor experiencia, el que me acogió una vez que me gradué y del que no he podido, ni quiero soltarme. Me acunó, me vio crecer y me ha fortalecido mucho. Es innegable su hechizo”.

“Gracias a la televisión he tenido la posibilidad de hacer un sinnúmero de historias y personajes que he disfrutado muchísimo. Es muy movida, se trabaja siempre con diferentes equipos de realización, directores y elenco de actores; o sea que tiene un ritmo muy particular, donde no solo te desdoblas de un personaje a otro, sino que te hace dúctil frente a diferentes maneras y estilos de trabajo. En ella no se deja de aprender, sobre todo el amor y el respeto al público”.

“Considero que la mejor forma de celebrar este nuevo aniversario es, primeramente, honrando la memoria de todas las generaciones que han dejado en ella una huella imborrable; después, agradeciendo el privilegio de aprender de su experiencia y, por último, el compromiso de despertar nuestras ideas con todo lo que tenga el poder de nutrirnos y transformarnos”.

Daisy Quintana nos regalará próximamente otro de sus personajes para la televisión en la telenovela Tú, de Lester Hamlet (Foto: Cortesía de Lester Hamlet)

Yoel Infante Corbacho (realizador, actor y guionista).

“En la televisión empecé como actor, hice varias novelas y aventuras hasta que decidí que mi camino fuera la dirección. Entonces, para aprender el oficio desde dentro, fui asistente de dirección por casi 12 años, de ellos los últimos cinco los llevé en paralelo con mis estudios en la FAMCA (Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual)”.

“Desde el 2012, año en que me gradué, he realizado seis telefilms, una telenovela, una serie, dos cortos independientes y recientemente fui parte de una película coral que debe estrenarse dentro de poco. También hace unos años comencé a escribir y ya he coescrito tres telenovelas, una serie y un telefilm. En estos momentos estoy preparando una serie musical sobre el jazz joven cubano”.

“Lo que soy como director se lo debo completamente a la televisión. En ella me formé, y gracias a los directores con los que pude asistir, fui haciéndome de las herramientas necesarias para poder enfrentarme a la dirección. Ella ha sido mi felicidad y a la vez mi calvario, algunas veces, pues no todo son alegrías. La TV es donde he desarrollado hasta hoy mi profesión”.

“Recibimos un nuevo aniversario. Son 71 años ya de historia, por lo que considero que la televisión tiene todo el tiempo que revisarse por dentro, ser los que la hacemos quienes debemos pensarla, criticarla y tratar de mejorarla. No conformarnos, ponernos siempre el listón más alto en cada obra que hacemos. Pensar en la calidad por encima de la productividad, aunque no olvidemos esta última. Y que los que la dirigen sean rigurosos en la selección del personal que en ella trabaja, tenemos que cuidar la imagen de nuestra casa y ello empieza en las personas que la hacemos.”

Yoel Infante, destacado director de televisión (Foto: Tomada del portal de la TVC)

Agnes Becerra Rodríguez (locutora y presentadora de la televisión cubana):

“El ICRT ha sido mi único centro laboral. Hace 33 años entré a la radio y nunca más dejé la magia de los medios. Luego llegó la televisión y decidí que ese sería mi camino. Llevo años entrando al mismo edificio y siempre me digo lo mismo: ¡Cuánto tiempo ya!, sobre todo en estos últimos meses. De manera que este medio forma ya parte de mi vida y de la de mi familia también. Ha sido una experiencia única, enriquecedora, abarcadora y retadora”.

“Tanto la televisión como la radio son medios muy tentadores y hermosos. Una vez que conoces su magia, es difícil sustraerse del encanto que te proporcionan las cámaras. Pero exige disciplina, fundamentalmente cuando inicias tu carrera con las enseñanzas de grandes profesionales que, en mi caso, me educaron en la ética y el respeto no solo al oficio, sino a nosotros mismos”.

“Es necesario tener seguridad, confianza y conciencia real, que somos un referente para los telespectadores. En televisión hasta el maquillaje es un código, un movimiento de manos, una mirada, o sea que hay exigirse mucho. Entrar a cada hogar es un compromiso moral que hay que asumir siendo consecuentes con lo que se piensa y siente.

“Se debe recibir este nuevo aniversario de la TVC con el compromiso de repensar de forma consciente y práctica sus maneras de hacer, escuchar a los más veteranos que aún están con nosotros y que no pierda su esencia, su glamour y sus valores. Que eduque y fortalezca sus mensajes, que sea más dinámica y efectiva, aunque siempre existirán críticas. También es esencial prestar atención a los jóvenes y trabajar para ellos y con ellos, pues sus ideas oxigenan y alegran.

“Yo adoro mi oficio y agradezco a la televisión infinitamente la oportunidad de haber logrado mis sueños, de haber hecho una vida profesional y también crecer como ser humano. Gracias siempre a los que han ayudado en este empeño, muchos no están físicamente, pero su labor fue decisiva para que hoy estemos aquí.”

Agnes Becerra junto al destacado realizador Rafael Serrano en la emisión estelar del Noticiero Nacional de la Televisión Cubana (Foto: Tomada de Facebook)

José Cotta (estilista con 27 años de experiencia, siete de ellos en televisión):

“Llegué a la televisión sin proponérmelo. Siempre trabajé en el teatro, hasta que un día la actriz Andrea Doimeadiós fue llamada para conducir un espacio juvenil, pero este no tenía maquillista y ella propuso llevarme para crear y cuidar su imagen en el espacio. Después el director me invitó a trabajar en otros programas y así me fue envolviendo la magia de la tv”.

“Las experiencias han sido de todo tipo, unas maravillosas y otras no tanto, algún sinsabor siempre anda por ahí, pero en general es excelente el riesgo de salir a hacer maquillaje para este medio”.

“El significado de trabajar para la televisión no lo podría describir en pocas palabras, pero sintetizándolo puedo asegurar que la satisfacción que se siente cuando ves el resultado de tu trabajo en pantalla en el dramatizado, o el musical, o el informativo es inmensa. Una sensación rara, pero muy agradable. El reconocimiento de todos los artistas es el mayor pago, ese que te agasaja tu trabajo”.

“Este nuevo Aniversario debe ser recibido bajo la premisa de que hay que hacer más, la televisión necesita gente que esté dispuesta a hacer, a dar y a amar. Trabajando: así es como se felicitan los 71 años de nuestra TVC.”

José Cotta trabajando el maquillaje de la actriz Diany Aurora Zerquera durante el rodaje del cuento La Burla (Foto: Cortesía de José Cotta)

Marino Luzardo Badia (locutor y presentador de la televisión cubana).

“Entro en la televisión en 2004 como sustituto de Laritza Camacho en el programa Todo Listo del Canal Educativo 2, gracias a su recomendación. Luego, de manera estable, apareció De tarde en casa, espacio en vivo de mucha aceptación popular en el cual permanecí por 12 años. Ahí compartí primero con Miosotis Parapar y después con Rakel Mayedo, disfrutando mucho de sus compañías.

“A partir de entonces he asumido disímiles trabajos en la televisión a lo largo de mi carrera como locutor, pero sin dudas, ha sido Medio Día en TV –hoy Al Mediodía– el de mayor trascendencia y en el que he estado durante los últimos 13 años, de manera ininterrumpida. Es un programa que me ha ofrecido la oportunidad de echar mano de mis conocimientos y herramientas como locutor, en un medio donde cada día te das cuenta de que nunca estás lo suficientemente preparado y en el cual tienes la oportunidad de codearte con profesionales de las más disímiles esferas”.

“La televisión es mi casa, lo siento así. Ha significado para mí un mayor acercamiento al público, del cual siempre he recibido innumerables muestras de cariño. Sin embargo, esta popularidad –por decirlo de alguna forma– lleva también un alto grado de compromiso y de coherencia a la hora de enfrentar los proyectos en la pantalla. Es algo que sus hacedores debemos tener siempre presente”.

“Recibimos en este 2021 un nuevo aniversario de la TVC, celebración que considero debe partir del agradecimiento a quienes han permitido el desarrollo de la televisión en Cuba y la han enaltecido. En mi caso, a aquellos maestros que han hecho de la locución una especialidad imprescindible dentro del medio. Mi felicitación a todos los que pertenecen a esta gran familia o han dejado su impronta en ella: ¡Vamos por más!”

Marino Luzardo junto al locutor Magdiel Pérez en el programa Al Mediodía, programa que conduce desde 2008 (Foto: Tomada de Facebook)

Escribir un comentario