Cuba hacia el control de la epidemia y la vacunación con dosis de refuerzo (+Audio)

Los resultados que respaldan el uso de las vacunas Soberana Plus y Abdala como dosis de refuerzo, así como las propuestas de estudios clínicos con los candidatos vacunales Soberana 01 y Mambisa, fueron presentados este martes al Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante un nuevo encuentro con expertos y científicos que participan directamente en el enfrentamiento a la COVID-19.

“De esta etapa de refuerzo también hay que hacer estudios científicos, publicaciones, evidencias… son buenas noticias”, resaltó el Jefe de Estado.

Durante el intercambio con el Presidente cubano, la Doctora Ileana Morales Suárez, Directora de Ciencia e Innovación Tecnológica en el Ministerio de Salud Pública, ofreció datos actualizados acerca de la estrategia de vacunación de refuerzo contra la COVID-19, que se inició el pasado lunes 8 de noviembre en trabajadores de la Salud y de BioCubaFarma, y se extenderá de manera escalonada, a grupos y territorios de riesgo, hasta llegar a la población de manera masiva en todo el país.

La experta subrayó que la dosis de refuerzo estimula la memoria inmunológica por lo que incrementa la inmunidad contra la enfermedad.

La Doctora en Ciencias Ileana Morales Suárez precisó que la aplicación de esta dosis se propone realizar a partir de seis meses de completado el esquema de vacunación, con aprobación por la Agencia Regulatoria. De igual manera, significó que, en grupos de riesgo seleccionados, una vez evaluados o por interés de salud pública, a partir de evidencias científicas, se puede acortar este periodo a menos de seis meses de haber completado el esquema.

En el encuentro realizado en el Palacio de la Revolución, la Doctora en Ciencias Dagmar García Rivera, Directora de Investigaciones del Instituto Finlay de Vacunas, expuso las evidencias de efecto booster, es decir, de refuerzo, de SOBERANA Plus y del candidato vacunal SOBERANA 01 en sujetos primo-vacunados con diferentes vacunas, entre las que figuran Abdala, Pfizer, SINOPHARM y las propias Soberanas.

“Cuba hizo primo-vacunaciones de tres dosis, y el mundo, como norma las hizo de dos dosis. El objetivo de la dosis de refuerzo es seleccionar la mejor respuesta de las que se generó durante la primo-vacunación, porque se seleccionan clones productores de anticuerpos de mayor afinidad”, acotó la reconocida científica.

 Por su parte la doctora en Ciencias Marta Ayala Ávila, directora general del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, comentó los resultados que respaldan el uso de la vacuna Abdala, también como dosis de refuerzo.

“Abdala tiene la capacidad de estimular la respuesta inmunológica como dosis de refuerzo en individuos previamente vacunados con vacunas heterólogas como Sputnik y Sinopharm; en individuos que han sido inmunizados cinco-seis meses antes con el esquema completo de dos dosis de Soberana 02 y una dosis de Soberana Plus; y en individuos que han sido inmunizados cinco-seis meses antes con el esquema completo de la vacuna homóloga”, destacó la directora del CIGB.

Y, mientras Cuba avanza hacia una estrategia de vacunación de refuerzo contra la COVID-19, todas las provincias y el municipio especial Isla de la Juventud poseen un pronóstico favorable en la disminución de casos confirmados de la enfermedad dejando atrás los días de picos máximos. Así lo subrayó el Doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana.

Seguidamente al habitual intercambio de cada martes con una representación de los expertos y científicos que participan directamente en el combate a la epidemia, el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez encabezó la reunión del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19.

En el encuentro, dirigido por el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, y al que también asistió el vicepresidente Salvador Valdés Mesa, el titular de Salud Pública José Ángel Portal Miranda confirmó que, por siete semanas consecutivas, en el país se mantiene la disminución de los casos positivos de la enfermedad, decrece el número de fallecidos y también la cifra de pacientes graves y críticos.

En los primeros días de noviembre continúa descendiendo la intensidad de la transmisión, mostrando Cuba resultados alentadores en el camino del control de la epidemia que desde hace más de un año se convirtió en una amenaza internacional, en un peligro real para la salud y la vida de millones de personas en el mundo.