Un chino en zona roja (+Audio)

Es uno de los manzanilleros más fanáticos al béisbol, al punto que por varios años fue carga bates del equipo local, primera categoría de esa disciplina, a la serie provincial de pelota en Granma.

Manuel Barrios Campos, el “Chino” se desempeña hoy como utilero de la Orquesta Original de Manzanillo y extraña las conversaciones sobre el deporte nacional que sostenía con sus compañeros; añora más los conciertos que a plaza llena, efectuaba la agrupación en cualquier escenario de la Isla.                

La presencia de la Covid-19 obligó a detener las presentaciones de la denominada Súper Charanga de Cuba, y ahora el Chino está en un sitio donde le planta cara al riesgo, para defender la salud y la vida a fuerza de nobleza y sencillez. Es uno de los voluntarios de la Zona Roja del centro de aislamiento epidemiológico que funciona en la facultad manzanillera de Ciencias Médicas.

“Llegué hace un mes y trabajamos cada 24 horas; ninguno nos hemos enfermado, lo que hay que hacer es cuidarse como “gallo fino” usando bien los medios de protección, cumplir con los protocolos sanitarios, cada vez son más estrictos.

“Le llevamos los alimentos a los pacientes hasta los cuartos, alguno de ellos son positivos lo que obliga a andar con mucha precaución. Aquí atendemos a embarazadas y niños pequeños, dos grupos a los que, como los médicos y enfermeras, permanecemos muy atentos.

“Desayuno, almuerzo y cena, con intermedios de merienda. El momento más complejo es servir al mediodía porque a la cantidad de comida que debemos trasladar se une el intento calor de estos días. El equipo de servicio lo componemos nueve personas, entre ellas, una mujer. La disciplina y responsabilidad deciden una buena labor.

“No hay miedo. La vida es de riesgo y hay que ser valientes; el que no se arriesga, no gana, ni obtiene lo que quiere. Todos somos héroes, pero los médicos más. Ellos tienen su puesto de atención en el segundo nivel del edificio. Laboran en dúos, al igual que las enfermeras. Son muy exigentes, incluso la pediatra en el seguimiento a los niños.

“El consejo a los cubanos y a los manzanilleros en particular es cuidarse. Solo cuando uno está aquí como paciente o trabajador es que adquiere un poco de conciencia de lo que nos dicen las autoridades sanitarias. Con el nuevo coronavirus no se puede jugar porque es muy letal, y en un pestañazo te puedes “ir”.

“Mis compañeros de labor, la dirección y la administración del centro somos uno solo en esta tarea que busca devolver la alegría a los rostros de las personas que vienen para la vigilancia epidemiológica. Los aconsejamos mucho, e incluso jaraneamos para que se relajen porque son momentos de mucho estrés.

“El momento más feliz será cuando esta pandemia acabe, cuando podamos volvernos abrazar, bailar, fiestear en familia o con los amigos.”

Eres utilero de la orquesta Original de Manzanillo…

“Sí. Desde los 17 años iba a los conciertos de esa prestigiosa agrupación, orgullo de los granmenses. Ellos son mis hermanos, mis compañeros de trabajo: que se cuiden mucho para regresar a las tarimas y hacer bailar a los cubanos, de carnaval en carnaval.”

Cuando la Covid-19 sea historia y el maestro Wilfredo Pachy Naranjo “marque” la arrancada del primer concierto de su orquesta dedicado a los heraldos de la salud irá también la reverencia a Manuel Barrios Campos, el Chino, utilero de Original de Manzanillo que en la Zona Roja también defendió la vida.