“No todo en la vida es dinero” (+Audio)

En medio de complejidades, las personas asumen conductas con las que muestran las fibras más sensibles, humanas y de amor por los semejantes, de compartir lo que poseen con el único interés del agradecimiento.

El enfrentamiento a la COVID-19 cuenta con el aporte de decenas de granmenses, llegados hasta los hospitales o centros de aislamiento para dejar la huella bondadosa y solidaria que rubrican la entrega de varios artículos y utensilios para esas instituciones.                                                          

Daynier León Batista, un joven artesano manzanillero, protagonizó el más reciente acto de ese tipo, al donar al colectivo del Hospital Provincial, Clínico, Quirúrgico y Docente Celia Sánchez, de la Ciudad del Golfo de Guacanayabo, un conjunto de soportes para sueros y escabeles o banquetas donde los pacientes descansan los pies.

“Un poquito de lo mío, otro de aquel y un poquito del vecino hacen la diferencia y la disponibilidad aumenta. Lo hago, no por trascender, es un gesto de corazón, porque me siento revolucionario y tengo que aportar. En medio del difícil panorama que ha impuesto el nuevo coronavirus, el país necesita y merece nuestro aporte”.

“Reconforta a todo mi equipo de trabajo. No todo en la vida es dinero, siempre hay que dar la mano y si es para ayudarnos y salir adelante, mucho mejor”.

¿Es muy complicado elaborar este tipo de medios?

“Sí, es complicado. No nos tomó demasiado tiempo porque trabajamos horas extras, nos propusimos una meta y les dije: tenemos que alcanzarla lo más pronto posible”.

Junto a su equipo de trabajo, Daynier se propone ir más allá: evalúan el estado técnico de la lavandería del “Celia Sánchez”, para asumir la reparación de los equipos, hasta donde les sea posible.

“Crear mejores condiciones de trabajo a los obreros y especialistas y para disminuir el tiempo de entrega de las ropas para los médicos y los pacientes, con más eficiencia y calidad. Tenemos la disposición de ayudar a este y todos los hospitales, donde se requieran nuestros esfuerzos, ahí estaremos presentes”.

Al agradecer el gesto en nombre del colectivo de médicos del principal hospital manzanillero, el doctor Agustín de la Torre Reyes aseveró que “cada una de estas donaciones las reconocen porque contribuyen a mejor la estancia de los pacientes y la prestación de servicios”. 

Los artistas granmenses asociados al Fondo cubano de Bienes Culturales constituyen vanguardia de las donaciones para los principales hospitales y centros de aislamiento epidemiológico que funcionan en esta oriental provincia.                                  

Camas, colchones, utensilios, materiales para la higiene y limpieza, y alimentos están entre los artículos con mayor representatividad entre los regalos. En los hospitales y con el apoyo de los colectivos de varias empresas, también tapizaron camillas, mejoraron instalaciones de suministro de oxígeno en las salas de ingreso, reparan algunas áreas y equipos acondicionadores de aire.

Migdalia Guerra Sotto, subdirectora administrativa de la dirección de salud pública en la provincia de Granma, valora las donaciones de heroicas, en un instante complejo desde el ámbito epidemiológico por el que atraviesa el pueblo.

“Hoy estos artículos son deficitarios en nuestras instalaciones de salud por determinadas situaciones económicas que afectan a la Isla y que podamos contar con el aporte desinteresado y noble de nuestros artistas es muy importante. Los granmenses estamos acostumbrados a darlo todo, por la continuidad de la Revolución y la salud del pueblo”.

Cuando se escriba la historia de enfrentamiento a la COVID-19 en el ámbito granmense, significativos renglones tendrá el aporte sensible, humano y desinteresado de artistas como el manzanillero Daynier León Batista. Sin entrar a la zona roja, cada uno de ellos envía hasta ese escenario la impronta tangible y hermosa que distingue a un cubano: la solidaridad.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario