Horas de trabajo y amor (+Audio)

Entre las proezas del personal cubano del sistema de salud en el enfrentamiento a la COVID-19 dentro y fuera del país, está la del Hospital Provincial Pediátrico Docente Dr Juan de la Cruz Martínez Maceira, ONDI, de Santiago de Cuba, dedicado casi completo a la atención de la población infantil de las provincias orientales afectada por la letal epidemia

“Nuestra labor ha sido integral tratando de que nuestros pacientes, a pesar de poder tener alguna complicación, no lleguen a fallecer. Y ha sido el resultado que hemos tenido durante todo este tiempo, regresando a sus hogares con calidad de vida, más del 90 por ciento de los niños que hemos atendido”, explicó a Radio Rebelde la doctora Marcelina Olivar Romero, especialista en segundo grado en Pediatría e integrante del cuerpo de dirección del importante centro asistencial habilitado, entre otros, con servicios de Neonatología, Terapia Intensiva e Intermedia, Nefrología, Cardiología, Respiratorio mayor y menor, Gastro y Miscelanias.

“Han sido horas de trabajo que hemos dedicado con mucho amor porque por algo hemos escogido la profesión, y ahí estaremos en la lucha contra la COVID-19 y todas las enfermedades que afecten a nuestra población pediátrica; puede haber un agotamiento físico que es normal en todo ser humano, pero no nos cansamos de dar salud y ofrecer salud a nuestro pueblo”, afirmó la joven doctora en representación de un colectivo que tiene nombres estampados con letras de oro.

Gracias a ellos, felices se encuentran hoy más de nueve mil niños de las provincias orientales atendidos por la COVID-19 en el Hospital Infantil Norte de Santiago de Cuba, donde el amor es parte de la vida.