Fiesta a las nueve y Chan Li Po: Clásicos de la Radio

Oscar Luis López fue el responsable de muchas cosas en la radio, entre ellas, el máximo impulsor de un espacio que paseó por las ondas nacionales de CMQ durante la década del sesenta a lo más valioso del pentagrama, "Fiesta a las nueve".

El propio Oscar me dijo que fue José Antonio Caíñas Sierra, entonces jefe de Programación, quien le pidió crear un programa con artistas cubanos que tuviera el mismo éxito de "Su estrella favorita", que había hecho solo con artistas extranjeros en la década del cincuenta.

Y Oscar le respondió: Me comprometo si me dan todo el elenco artístico que solicite. Y agregó Oscar: Aunque no fue necesario, porque los artistas venían y me decían: Oscar, no me interesa que me paguen, lo que quiero es estar en el programa. "Fiesta a las nueve" lo inauguró Rosita Fornés el 1 de abril de 1961, y a partir de ese momento fue un espacio de éxito total.

Recuerdo que en 1965 brindó dos programas especiales durante seis días respaldado por una gran orquesta integrada por treinta y ocho profesores. El primero, en julio, contó con los directores Rodrigo Prats, Adolfo Guzmán, Carlos Ansa, Fernando Mulens, José Ramón Urbay y Gonzalo Roig. La actuación lírica la encabezó Esther Borja, con María de los Ángeles Santana, Miguel Ángel Ortiz y María Marcos, con el acompañamiento al piano de Felo Bergaza, como elenco fijo, además de los invitados. Los programas contaron también con los sketchs cómicos, que interpretaron Maritza Rosales, Manolín Álvarez y José Antonio Rivero.

El segundo, en octubre, y de nuevo con la figura central de Esther Borja, a la que se unieron, para recrear las obras de Jorge Anckermann, César Portillo de la Luz, Eliseo Grenet, Isolina Carrillo, Luis Casas Romero y Orlando de la Rosa, y las voces de María Marcos, Reinaldo Henríquez, Merceditas Valdés, Ramón Calzadilla, Gladys Fraga, Aurelio Reinoso y Jorge País.

Este programa, que lo mismo se sintonizaba a las nueve de la noche que a las nueve de la mañana, presentaba las mejores voces del canto lírico y popular, y la chispeante nota de Alberto Luberta, con un "Tota y Pepe", que caracterizaron Maritza Rosales y Manolín Álvarez, con José Antonio Rivero en el papel de Rufino. Así fueron todos los programas de "Fiesta a las nueve" que escuché, hasta que dejó de transmitirse a finales de 1968. Siempre pensé que dejó un vacío en aquel momento.

Me dijo Alberto Luberta que comenzó a escribir este programa el 20 de abril de 1961, al reanudarse la programación normal de CMQ, después de la victoria de Girón, cuando concluyó la Cadena de la Libertad, que encadenó con CMQ a todas las radioemisoras del país. Y añadió: Fue para mí una prueba de fuego, pero me dije: si logro escribirlo un mes, no tendré problemas. A los tres meses era el programa musical-humorístico preferido en el dial, tanto que se conocía más por "Tota y Pepe" que por el propio nombre de "Fiesta a las nueve".

Los sesenta del Chan Li Po habanero

Germinó en la radioemisora CMKD de Santiago de Cuba en 1934. Con este serial, primero de su tipo en América Latina, surgieron: el narrador en la radio, que fue Matías Vega Aguilera, el suspenso y el falso suspenso.

Ya en 1937, su creador Félix Benjamín Caignet, Félix V para sus íntimos, lo había nacionalizado habanero. Y Radiodifusión O’Shea acogió como propio al investigador asiático, de fino bigote, delgado y de alta estatura, con sus característicos espejuelos en un rostro cubierto por un cabello fijado con gomina. "Chan Li Po" y su intérprete oriental Aníbal de Mar conquistaron rápidamente a la capital.

También "Chan Li po" fue llevado al cinematógrafo con el serial "La serpiente roja". Según relató el autor de La radio en Cuba, Oscar Luis López, en 1937 fue presentado a Félix en un momento muy especial, pues el binomio Caignet De Mar entró en graves contradicciones que determinaron su disolución. Las facultades de Oscar Luis como imitador le permitieron asumir la gran responsabilidad de interpretar al "Chan Li Po" que transmitió la COCO, durante tres años, a partir de 1938.

Sesenta años después, en 1997, la radio cubana demostró la perdurabilidad de una obra en el corazón del pueblo cuando transmitió por Radio Rebelde la realización de Radio Arte sobre "La serpiente roja", con un Oscar Luis López que de nuevo fue "Chan Li Po", y además el director de la serie, que tuvo las actuaciones de Antonio Hernández (el inolvidable Bejuco Ramírez de Leonardo Moncada), Pedro Rumbaut, Teresita Rúa, Alfredo Martínez, Mariela Bejerano, entre otras, y la narración del inolvidable Roberto Canela.

Con la materialización de esta idea, la Radio Cubana, preservaba, además, en sus archivos, Un clásico de la radio cubana "Chan Li Po" con uno de sus protagonistas en la década del treinta: Oscar Luís López..