Sandy, la cobertura mediática, el bloqueo y las condolencias de Cuba

sandy-costaoeste-euNo debe sorprender a nadie, en especial al pueblo cubano, que en los Estados Unidos los principales medios de comunicación apenas hayan reflejado en sus espacios los cuantiosos daños que el huracán Sandy causó en la mayor de Las Antillas, en Haití y otros estados del Caribe.

Mientras por estos días los cubanos han seguido de cerca a través de la prensa, la radio, la televisión y las redes sociales en Internet, la suerte de millones de ciudadanos norteamericanos residentes en la costa este, algunos expertos han llamado la atención del escaso perfil mediático sobre lo acontecido, por ejemplo, en las provincias orientales y centrales de la Isla.

Una profesora universitaria estadounidense denunció en un canal local de televisión tal "omisión involuntaria", pese a que no pocos medios venían siguiendo de cerca la evolución del organismo atmosférico, junto con los debates públicos de los dos candidatos presidenciales.

Para el periodista español David Bollero "el huracán Sandy se ha convertido en el protagonista de los medios de comunicación... desde que está en Nueva York. Sandy es más Sandy ahora.

Previamente, la cobertura que se hizo de él a su paso por República Dominicana, por Haití o Cuba, en donde dejó 60 muertos, no es que fuera inferior, fue insultantemente menor. Los 16 muertos de Nueva York pesan más que los 44 de Haití, que a diferencia de la ciudad estadounidense, tuvo que hacer frente a un huracán con el país sembrado de campos de refugiados por el terremoto de hace dos años, ahora olvidados por la Comunidad Internacional.

"La cobertura mediática de Sandy en Nueva York es un reflejo más de, me van a perdonar lo directo de la expresión, lo podrida que está esta sociedad", opina ese articulista en el sitio web Posos de anarquía ( blog.publico.es)

"¿Vieron (los norteamericanos) una cobertura tan masiva y con tanto lujo de detalles de Sandy en Haití, por ejemplo? Allí, sin duda las imágenes debieron de ser espectacularmente descarnadas, pero no, no concedimos al pueblo haitiano la oportunidad de volver a recordarnos que no cumplimos con las promesas de ayuda humanitaria tras el seísmo de 2010. En su lugar, es mucho más espectacular ver los rascacielos, ver Times Square cubierta con negros nubarrones, trombas de agua y vientos de más de 100 kilómetros por hora", escribió Bolleros.

Actitud de mal vecino

Bajo el título "Sandy y la política norteamericana del mal vecino hacia Cuba" , el periodista argentino Emilio Marín señaló en el diario La Arena, de esa nación, un grupo de datos que revelan las diferentes prioridades dadas en Cuba y EE UU en medio del desastre de estos días.

"En la primera se preocuparon por la gente y la reanudación de la labor escolar. En Nueva York, en cambio, con todo paralizado, lo primero que se puso en marcha el miércoles fue la Bolsa de Wall Street".

Pero Marín va más allá del asunto, al recordar cuán intacta sigue la guerra económica contra la mayor de Las Antillas.

"Sandy deja más material para el reproche a las autoridades norteamericanas: no aflojaron ni un milímetro su política de bloqueo contra Cuba, afectado por la misma catástrofe. Esto no es solidaridad sino actitud de mal vecino. Los dos fueron golpeados por el temporal, pero uno (Cuba), además, siguió siendo herido por el bloqueo, que no nace del fondo de la naturaleza sino del Salón Oval y está en su ADN desde 1959.

"Contrasta la actitud de la patria de José Martí, siempre bien dispuesta aún con ese país tan hostil, cuando hay emergencias. Cuando ocurrió Katrina, La Habana ofreció enviar gratuitamente la brigada médica "Henry Reeve" para colaborar en Nueva Orléands. Bush lo rechazó sin decir ni gracias", recuerda el periodista argentino.

Por suerte, del seno de ese propio pueblo que ha apoyado causas tan nobles como la del regreso a su patria del niño Elián González, han llegado muestras solidarias.

Dos entidades católicas, Cáritas Internacional y el Catholic Relief Services de Estados Unidos, ofrecieron ayuda a Cuba para enfrentar los daños del huracán Sandy, que dejó cientos de miles de damnificados y 11 muertos en la isla, informó este jueves a la AFP la Conferencia de Obispos.

"Tenemos ya ofrecimientos de ayuda de Caritas Internacional y del Catholic Relief Services, así como de otros países y de algunos obispados" del exterior, dijo el secretario ejecutivo de la Conferencia, el sacerdote José Félix Pérez.

Cáritas Internacional es una organización humanitaria católica, con filiales en más de 160 países, entre ellas el Catholic Relief Services de Estados Unidos.

Indicó que los ofrecimientos de ayuda fueron aceptados por la Conferencia de Obispos cubanos, cuyo comité permanente sesionó el miércoles en La Habana y analizó la catástrofe causada por Sandy, con informes de los obispos de Santiago de Cuba y Holguín, las regiones más afectadas por el ciclón el jueves pasado

Condolencias del gobierno cubano

Pero mientras redactábamos estas líneas, el sitio web Cubamirex, de la cancillería cubana, daba a conocer la siguiente información:

El miércoles 31 de octubre, el Gobierno de la República de Cuba envió mensajes de condolencias a los Gobiernos de la Mancomunidad de las Bahamas, Canadá, Estados Unidos de América, República de Haití y Jamaica por las pérdidas de vidas y cuantiosos daños materiales ocasionados por el huracán "Sandy".

En dichos mensajes, se expresan "las más sentidas condolencias del Pueblo y Gobierno cubanos" a los respectivos gobiernos y pueblos de esos países, "en particular, a las poblaciones directamente afectadas por esa tragedia y muy en especial a los familiares de las víctimas".

Escribir un comentario