Trascendencia y vigencia del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

El 26 de julio es una de las fechas nacionales de Cuba.  Ese día, en 1953, en el año del Centenario del natalicio de José Martí, un grupo de jóvenes dirigidos por Fidel Castro Ruz, realizó el asalto a los cuarteles “Moncada”, en Santiago de Cuba y “Carlos Manuel de Céspedes”, en Bayamo.

Se abrió así una nueva etapa de la lucha del pueblo cubano por la conquista de su plena independencia.

No fue el Moncada un hecho casual, sino el resultado de un análisis sobre la situación existente en Cuba tras haberse realizado en el país un golpe de estado, el 10 de marzo de 1952, e instaurado un régimen dictatorial.

Varios años después del derrocamiento de la dictadura, tras una sostenida batalla, quien concibió, dirigió y participó en el asalto al Moncada (como se suele resumir a lo acaecido tanto en Santiago de Cuba, como en Bayamo), convertido ya en el máximo líder de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro, explicó al referirse a cómo se concibió el plan que se puso en práctica en horas del amanecer del 26 de julio de 1953.

Precisamente al hablar en la ciudad de Santiago de Cuba el 26 de julio de 1973 Fidel planteó: 

Era necesario enarbolar otra vez las banderas de Baire, de Baraguá y de Yara. Era necesaria una arremetida final para culminar la obra de nuestros antecesores, y esta fue el 26 de Julio. Lo que determinó esa arremetida no fue el entusiasmo o el valor de un puñado de hombres, fue el fruto de profundas meditaciones sobre el conjunto peculiar de factores objetivos y subjetivos que imperaban en aquel instante en nuestro país.”

En la etapa inicial de la década de los años cincuenta en la pasada centuria, Cuba atravesaba una situación política y social extremadamente complicada. El gobierno existente en estos momentos se caracterizaba por el caos y la corrupción mientras que diversos sectores del pueblo padecían, además de la explotación, hambre, enfermedades, insalubridad y carencias de todo tipo.

El joven abogado Fidel Castro, quién ya había hecho investigaciones en torno a la corrupción de los politiqueros y dirigentes del Gobierno auténtico y de modo específico del presidente del país, al analizar la situación existente había expuesto que Cuba convertida en tierra de canes feroces, camino del suicidio, hecha garito y antro de unos cuantos desenfrenados, estaba a punto de un derrumbe constitucional y moral.

Lo  expuesto por Fidel se hizo realidad fehaciente cuando Fulgencio Batista logró apoderarse de Cuba ante la vacilación e inercia de los partidos políticos tradicionales y por hallarse el pueblo muy desorientado y sin líderes capaces de poder dirigirlos en la lucha y por supuesto estar desarmado.

No obstante, Fidel desde el primer instante evidenció su determinación de combatir al régimen dictatorial, incluso así lo hizo inicialmente al presentar una denuncia ante los tribunales contra los autores del golpe de estado. Ahora bien era obvio que resultaba difícil desatar el combate necesario en el seno del pueblo.  Fidel no se desanimó y se afanó entonces en encontrar una vía.

El primero de mayo de 1952 en un acto efectuado en el cementerio Colón, en La Habana, Fidel conoce a Abel Santamaría, otro joven que estaba dispuesto a luchar contra la dictadura batistiana. Ambos se identifican plenamente. Entonces el apartamento donde vivía Abel junto a su hermana Haydée, en el sexto piso del edificio ubicado en O y 25 en el Vedado, se convierte en sitio de encuentros de Fidel con otros jóvenes que igualmente patentizaban su disposición de enfrentar resueltamente a la tiranía. También Fidel sostenía encuentros con otros jóvenes en el local del Partido del Pueblo Cubano, Ortodoxo, situado en la Avenida del Prado, en la capital cubana.

Así se fueron organizando células que integraban un Movimiento clandestino, sin todavía un nombre específico. Ya en el transcurso de los meses finales de ese año Fidel decide que los que poco a poco se habían ido integrando al Movimiento que encabezaba comenzaran a hacer prácticas de tiro y entrenamientos, primero en la Universidad de La Habana y después en otras instalaciones y en fincas cercanas de la capital.

Además en enero de 1953, los jóvenes nucleados en torno a Fidel participaron de forma activa en el homenaje que le tributó el pueblo a José Martí en ocasión de cumplirse el centenario de su natalicio. Ellos participaron primero en la Marcha de las Antorchas, realizada en la noche del 27 de enero desde la universidad habanera hasta la Fragua Martiana, y al día siguiente en el desfile popular que se llevó a cabo desde la escalinata universitaria hasta el Parque Central.

En el transcurso del primer semestre del año de 1953, Fidel fue delineando el plan para desencadenar la lucha contra la dictadura batistiana.

Así obtuvo la información requerida acerca de las instalaciones militares, particularmente sobre el cuartel de Santiago de Cuba mediante el único residente en dicha ciudad que participó después en el asalto a esa instalación militar, en este caso Renato Guitart.

Fidel pudo localizar en el mes de abril y se logró que le alquilaran una pequeña finca, conocida en nuestra historia como granjita Siboney, por la zona donde se localiza, en la que supuestamente, para desinformar, se le hicieron algunas adaptaciones para hacer creer que se dedicaría a la cría de pollos.

En realidad la granjita Siboney, distante a casi 14 kilómetros de la ciudad de Santiago de Cuba, desempeñaría un papel estratégico. Allí se fueron guardando en un pozo seco, los uniformes del ejército y armas que se utilizarían en el ataque al cuartel Moncada.

Los que participarían en la acción vestirían con el uniforme del ejército para confundir a los soldados que custodiaban el cuartel y poder penetrar en la instalación militar y lograr su debida ocupación.

En la granjita Siboney en la noche del 25 de julio se concentraron los que participarían en el asalto al Moncada. Fue en horas de la madrugada del 26 que Fidel explicó cuál era el lugar que se atacaría y cómo se llevaría a cabo.

Solicitó que si alguien no estaba de acuerdo lo manifestara, porque primaba el principio de la voluntariedad. La casi totalidad de los allí reunidos secundaron a Fidel. Y mientras todavía en las calles santiagueras se respiraba el ambiente carnavalesco, casi al amanecer salieron de la granjita Siboney los que ese 26 de julio de 1953 llevaron a cabo el asalto al cuartel Moncada y los que a su vez ocuparon el hospital Saturnino Lora, situado al frente de la parte trasera de la instalación militar y los que tomaron el edificio del Palacio de Justicia, también próximo al Moncada.

Dentro del plan previsto Fidel había concebido que inmediatamente que se lograra ocupar el cuartel, se le haría a través de una emisora local un llamado al pueblo santiaguero explicándole lo sucedido y a la vez decirle que se le entregarían las armas a los que decidieran sumarse a la lucha para así desencadenar una gran insurrección popular armada.

El cuartel Moncada, ni tampoco el Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, pudieron ser ocupados por los combatientes revolucionarios, porque en ambos casos falló el factor sorpresa. El combate en el Moncada se prolongó por algún tiempo, pero la superioridad de los soldados en cantidad de hombres y calidad del armamento y el hallarse protegidos por los muros y edificaciones del cuartel fue determinante.

Una buena parte de los combatientes logró retirarse. Fidel fue uno de los últimos en hacerlo protegiendo a sus compañeros. Se intentó avisarle a los que se hallaban en el hospital “Saturnino Lora”, pero ello no fue posible. El grupo que se hallaba allí encabezado por Abel Santamaría, en el cual estaban el doctor Mario Muñoz así como Melba Hernández y Haydée Santamaría, no pudo salir de dicha edificación al haber sido rodeada por los soldados de la dictadura.

Con excepción de uno de los asaltantes, que pasó inadvertido al ser protegido por un veterano de la guerra por la independencia de Cuba en el siglo XIX, que lo hizo pasar por un familiar que lo acompañaba, todos los demás fueron detenidos.

En el tránsito hacia el cuartel resultó asesinado el doctor Mario Muñoz y en la instalación militar todos los hombres fueron torturados y finalmente asesinados. Sólo sobrevivieron las dos mujeres, aunque también fueron objeto de severas torturas desde el punto de vista mental.

En los días posteriores una parte de los asaltantes, tanto los que participaron en la acción de Santiago de Cuba, como de Bayamo, al ser localizados también fueron asesinados.

Fidel inicialmente al retornar a la granjita Siboney el propio 26 de julio decidió proseguir la lucha en las zonas montañosas. Estuvo durante varios días por distintas zonas cercanas a Santiago de Cuba.

Finalmente, cuando se hallaba totalmente extenuado en unión de otros dos compañeros durmiendo en un bohío abandonado fue sorprendido y capturado. No fue asesinado gracias a la digna actitud mantenida por el oficial que lo capturó que incluso negó entregárselo a otro oficial de mayor graduación y lo llevó directamente hacia el vivac de Santiago de Cuba.

Sometido posteriormente a juicio comenzó entonces a convertir el revés táctico en una victoria política. Atendiendo a su condición de abogado solicitó realizar su propia defensa, y más que eludir su responsabilidad con su palabra, con sus preguntas fulminantes a los oficiales de la dictadura puso de manifiesto los crímenes cometidos contra sus compañeros.

La dictadura intentó silenciar a Fidel y lo sacaron con un burdo pretexto del proceso judicial y varias semanas después en forma solitaria y ante la presencia de un número reducido de civiles y si una gran cantidad de militares fue juzgado.

Y Fidel en su alegato defensa tras reiterar la denuncia por el asesinato de una buena parte de los jóvenes revolucionarios y tras referirse a la situación del país expuso un programa revolucionaria y llegó a asegurar: “Condenadme, no importa. La Historia me Absolverá”.

Lo acaecido tanto en el Moncada como en el Carlos Manuel de Céspedes el 26 de julio de 1953 sirvió de enseñanza y motivación para años después darle continuidad a la lucha revolucionaria. Precisamente en el análisis que hiciera con respecto a este hecho histórico, Fidel en el acto efectuado en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1973, aseguró:

 “Pero la estrategia política, militar y revolucionaria, concebida a raíz del Moncada, fue en esencia la misma que se aplicó cuando tres años más tarde desembarcamos en el Granma y ella nos condujo a la victoria. Aplicando un método de guerra ajustado al terreno, a los medios propios y a la superioridad técnica y numérica del enemigo, los derrotamos en 25 meses de guerra, no sin sufrir inicialmente el durísimo revés de la Alegría de Pío, que redujo nuestra fuerza a siete hombres armados, con los que reiniciamos la lucha. Este increíblemente reducido número de efectivos con que nos vimos obligados a seguir adelante, demuestra hasta qué punto la concepción revolucionaria del 26 de Julio de 1953 era correcta.”

 

Escribir un comentario

Libro Digital

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX