La OEA, pospone e insiste

A la OEA le sirve cualquier calificativo cuando de organización sin moral y sin principios se trata.

Su largo historial contra las naciones latinoamericanas, a las que se supone debía servir, la ha convertido en un estercolero muy difícil de sanear, más cuando, como ocurre ahora, su secretario general se ha convertido en un vocero del gobierno de Estados Unidos, siempre al frente de cualquier chanchullo para actuar contra nuestros países.

De eso se trataba —de un burdo chanchullo anticubano— la concebida reunión de su Consejo Permanente para tratar el tema Cuba, convocada para este 28 de julio y a la que la mayoría de sus miembros presentó objeciones y tuvo que suspenderse.

La maniobra ha sido derrotada una vez más. Aún así, la explicación dada por Washington Abdala, presidente del Consejo Permanente, fue que «tras recibir planteos por parte de algunos países» se decidió postergar la reunión para  «realizar las consultas que puedan resultar útiles».

Eso quiere decir que la patraña anticubana armada por Estados Unidos y Luis Almagro, se mantiene en el ambiente putrefacto de la organización y por eso hablan de «postergar» el convite infame.

La agencia EFE, siempre con la «primicia» cuando se trata de noticias de la OEA, reflejó en un despacho de este miércoles:«En una carta enviada a las misiones permanentes acreditadas ante el organismo con sede en Washington, el presidente del Consejo Permanente de la OEA, Washington Abdala, informó del aplazamiento de la reunión, ante los planteamientos expuestos por parte de algunos países, que no identificó.

Abdala, quien es representante permanente de Uruguay, consideró que lo que se está viviendo en Cuba no admite «dilaciones» y anotó como «particularmente inusual» que haya objeción a recibir informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como estaba previsto en la agenda de la sesión.

Debo recordar que el señor Abdala es un diplomático uruguayo —qué casualidad, igual que Luis Almagro— y al parecer cumplidor ejemplar de sus orientaciones todas contrarias a la realidad de nuestros países.

Conocida la noticia de que la reunión de la OEA sobre Cuba no se celebraría, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, escribió en su cuenta en Twitter: «Derrotada [la] maniobra anticubana en OEA. Rechazo de [la] mayoría Estados Miembros obligó suspensión del Consejo Permanente» quien también agradeció a los países «que defendieron dignidad latinoamericana y caribeña».

 

 

Escribir un comentario