Cuba adopta medidas para enfrentar la sequía

Los acumulados de lluvia en el mes de marzo lo ubican como el más seco desde 1961 y por eso en Cuba se adoptan medidas para enfrentar la sequía, aseguró este martes en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Actualmente los expertos se mantienen observando el comportamiento de El Niño, ahora bajo y que se pronostica en fase neutral, sin embargo, también se están fijando en una serie de modelos que comienzan a identificar el fenómeno de La Niña, que posiblemente implicará más lluvia y más ciclones.

La Ministra afirmó que, aunque se mantiene la sequía, esta quizás se minimice y mejore la situación actual, sobre todo en la temporada ciclónica que acontece de junio a noviembre.

También se refirió a que, al cierre del trimestre enero-marzo, el 88 por ciento del país presentó afectación por sequía meteorológica, uno de los cuatro tipos de sequía y el que más afecta a Cuba por su gran variabilidad.

Esta sequía meteorológica se refiere a los momentos en que las lluvias son inferiores a los niveles históricos y el impacto del cambio climático puede incidir en ella.

Desde el sur de Camagüey y hacia occidente son los territorios más afectados, y 31 municipios presentan problemas de este tipo, a la vez que el territorio nacional acumulaba el 26 por ciento de la media histórica por lo que se proyecta que la sequía meteorológica continúe.

Al intervenir en el programa radial y televisivo Mesa Redonda el presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Antonio Rodríguez, indicó que actualmente 60 mil personas tienen afectaciones con el servicio de agua y otros 596 ciudadanos reciben el preciado líquido a través de camiones cisternas.

Explicó que la falta de lluvias provocó que siete embalses del país estén en estado muerto y el resto están por debajo del 45 por ciento de sus capacidades.

Además, precisó que las cuencas de agua subterránea también sufren las consecuencias del déficit de lluvias, 12 de ellas se encuentran en estado desfavorable.

Ante ese escenario, el INRH implementa obras para facilitar la llegada del agua a los ciudadanos como la instalación de siete plantas desalinizadoras, dos en La Habana.

Las acciones de mantenimiento y la creación de nuevos pozos en la capital, así como la puesta en funcionamiento del sistema de abasto de agua de la presa Maurín, al oeste de la ciudad, posibilitaron mejorar el servicio.

 De igual forma, trabajan por disminuir los salideros que a inicios de marzo eran más de dos mil y actualmente quedan alrededor de mil 200.

Finalmente, el funcionario llamó al ahorro en las entidades estatales y viviendas  aunque reiteró la necesidad de mantener la higiene para evitar la infección por el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

Por su parte René Mesa Villafaña, Ministro de la Construcción, se refirió a un grupo importante de obras vinculadas al actual combate contra la COVId-19, en estrecha coordinación con el Ministerio de Salud Pública y la Administración Central del Estado. 

Los programas inversionistas de la construcción se mantienen a pesar de la COVID-19 

Fuente. ACN, PL, Twitter / Editora. Carmen Torres