Aprueban diputados cubanos informe de liquidación del Presupuesto del Estado del 2020

El año 2020 se caracterizó por una reducción significativa de los servicios en varios sectores, así como la suspensión de actividades de las formas de gestión no estatal derivados de la COVID-19, afirmó la diputada Meisi Bolaños Weis, titular de Finanzas y Precios, al informar sobre la liquidación del Presupuesto del Estado correspondiente al pasado año.

Como consecuencia, al cierre del primer semestre del 2020, se ajustó el plan del presupuesto del Estado al que siguió otro meses después dirigido a respaldar los gastos vinculados con la implementación de la Tarea Ordenamiento.

Que en las condiciones más difíciles es el ser humano el centro de atención, se ratifica como principio del presupuesto del Estado. Un total de 429 millones de pesos se destinaron durante el pasado año para la Asistencia Social.

Más de 12 300 millones de pesos demandó la actividad educativa y sus adecuaciones debido a la COVID-19, igualmente fueron protegidos los sectores del deporte para la preparación de nuestros atletas a los Juegos Olímpicos, mientras la cultura ejecutó gastos por más de 1 500 millones de pesos.

La Seguridad Social representó el 19 por ciento de gastos corrientes, beneficiando a más de un millón 600 mil personas.


¿Cuál fue el destino del presupuesto estatal en el primer año de la pandemia en Cuba? (+ Infografías)


En el año 2020 que se liquida, se cumple el plan de recaudación de los ingresos aunque permanecen evasiones, de ahí la importancia de reforzar las medidas desde los territorios. Seguir incrementando el rigor en la gestión de los ingresos y la administración de los dineros para no comprometer pagos superiores a lo disponible, implican una mayor disciplina fiscal.

El principal reto de la administración financiera del Estado y de los operadores del presupuesto está en la urgencia de contribuir a la disminución del déficit fiscal, acudiendo a todas las reservas productivas para beneficio del pueblo y alcanzar mayores ingresos al presupuesto.

El presupuesto cubano seguirá siendo un presupuesto social, y en él se traduce la voluntad del Estado para preservar y respaldar cualquier conquista social, y trabajar en aras del desarrollo estratégico, ratificó la Ministra de Finanzas y Precios.

La diputada Meisi Bolaños Weis llamó a defender el presupuesto con mayor control, productividad y sensibilidad, poniéndole corazón para lograr que todos los recursos financieros disponibles se multipliquen.

El diputado Félix Martínez Suárez, Presidente de la Comisión de Asuntos Económicos dio a conocer el dictamen del grupo de trabajo donde se precisa que se mantienen insuficiencias en el control fiscal, las cuales constituyen causas para hechos delictivos.

Coincidió el documento en la existencia de reservas internas sobre las que la administración deberá continuar trabajando. Asimismo se reconoce la protección a actividades sociales que resultan conquistas de nuestra Revolución, además de las garantías salariales por afectaciones provocadas por la COVID-19, como de la seguridad y asistencia social.

El dictamen de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional aprobó el informe de la liquidación del Presupuesto del Estado del 2020 con sus recomendaciones, el que garantizó el funcionamiento de los servicios básicos, la continuidad de los servicios empresariales, las actividades para enfrentar la pandemia de la COVID-19 y otras vitales para la economía, en medio de las complejas condiciones en que tuvo lugar el desarrollo del país, alcanzando un déficit por debajo de lo planificado.

El Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz se refirió a los basamentos jurídicos sobre los cuales se constituye el presupuesto del Estado, aprobado cada mes de diciembre por la Asamblea Nacional.

En este momento trabajamos con la Ley 137 aprobada en el 2020, un cuerpo legal que no se cumple. En este sentido concentró su intervención en aspectos que evaluó deben perfeccionarse.

Consideró que el 2020 fue un año atípico por el surgimiento e impacto de la COVID-19 lo que generó garantías para proteger a la población, todo fuera del plan del presupuesto.

Lo más llamativo es que no se cumplen los presupuestos asignados para la construcción de viviendas y las ayudas a las personas, e igualmente a las madres solteras con tres o más hijos, y también se inejecutan los presupuestos en gastos sociales, desarrollo local, entre otros.

“Hay que ir a una reducción sensible a los gastos de la actividad presupuestada”, señaló Manuel Marrero Cruz lo cual no significa para nada renunciar a las conquistas de la Revolución como son la salud y la educación.

Sin embargo, en el sistema presupuestado hay muchas reservas en plantillas y estructuras sobredimensionadas, que tiene un énfasis más complejo a nivel de municipios.

En el país existen 2 mil 201 unidades presupuestadas, de ellas 600 están en los organismos nacionales, lo cual según dijo son cifras muy altas que no se justifican.

Manuel Marrero señaló que cada vez debemos tener una Administración Pública más eficiente y en función de servir al pueblo. “Nosotros no vamos a renunciar al principio de que cada unidad que reúna los requisitos y sea unidad presupuestada pase a ser una Empresa”, aseveraba durante su intervención ante los diputados cubanos.

Los impuestos deben constituir una vía de ingreso al presupuesto. El Primer Ministro consideró que el presupuesto del Estado no puede seguir financiando gastos sin respaldo y para resolver desvíos y desorden. Tampoco puede ser la solución para todo aquel que administre mal.

Por lo tanto, el presupuesto debe parecerse al municipio y a sus problemas, acotó. Por lo tanto, consideró que las Asambleas Municipales deben hacer análisis para que emerjan presupuestos más dirigidos a fortalecer las políticas públicas y a proteger a los vulnerables.

El presupuesto del 2022 tiene que ser un presupuesto diferente, con respuestas claras, debe ser un presupuesto donde esté reflejado el impacto que ha tenido en la solución de los problemas principales realizados por la población. “No puede haber improvisaciones para el 2022”, ratificó Marrero Cruz.

La iniciativa y la creatividad deben predominar, por lo tanto los gobiernos deberán saber administrar bien los presupuestos. Algunos gastos necesitan ser directivos, que se necesiten ejecutar en función de resolver problemas a la población.

Propuso que a partir del venidero año se presente un informe diferente en relación con el impacto en lo social, valoraciones de las diferentes partidas que se han resuelto desde el presupuesto, con rendiciones de cuenta de municipios, y la exposición de positivas experiencias en este sentido.