Una sección a cargo de Reinaldo Cedeño Pineda

Un minuto no tiene 60 segundos

¿Un minuto siempre tiene 60 segundos? Pues, no hay que apurarse en responder. El tiempo se dilata o se contrae, según las circunstancias.

Cada martes, sostenemos un diálogo en vivo con una personalidad de la cultura, a través de Radio Siboney, emisora especializada de Santiago de Cuba. Una entrevista es una inmersión, una novela mínima, una oportunidad. No tenemos al lado simplemente a un entrevistado, sino una vida que revelar. Nos toca ponernos a la altura.

Nuestro invitado es Alberto Lescay Merencio, el célebre escultor, dibujante y pintor. Es autor de piezas tan emblemáticas como la figura ecuestre de  Antonio Maceo de la Plaza de la Revolución homónima, el Monumento al Cimarrón en El Cobre, el Espíritu Guerrero en Puerto Cabello (Venezuela) o el Vuelo Lam, en La Habana.

Mientras más reconocido el personaje, mayor la preparación; sino corremos el riesgo de un remake, del calco, de repetir la misma entrevista que le hicieron ayer. En una pequeña salita sostenemos una conversación previa. “¿Cuántos minutos?” , me pregunta el artista. “Diez, maestro… ¿le parece bien?”.  Su cabeza se mueve afirmativamente, “es suficiente”, acota.  Y entramos a la cabina.

El micrófono es una puerta al destino.

La voz grave de Lescay inunda la cabina. Somos los primeros en felicitarle por su cumpleaños 70. Nos cuenta de la inaguración del Taller de fundición en El Caguayo que permitió hacer realidad grandes obras de la escultura monumental. Y de la mismísima Rita Longa, que en un acto simbólico, echa una moneda en el crisol.

Siempre quise poner al autor frente a su obra, al monumental Maceo de la Plaza que pronto cumplirá 30 años. Lo provoco: ¿A estas alturas, qué  le cambiaría? Sobrevienen risas ante lo inusitado. “Nada le cambiaría  ―responde―, no se puede”. Y emergen despacio las confesiones, llegan vivos los recuerdos, saltan las reflexiones:

Toda sociedad que quiera crecer, necesita del arte público… Todo el mundo tiene necesidad de la espiritualidad, de ver algo que lo inquiete, que lo motive, de registrarse a sí mismo para entender a lo que se enfrenta”.

Hay más, uno quiere más, pero el tiempo es como es. Zulima Nicolau, la directora de la revista “Música y algo más”, ha sido generosa. La locutora, Diamela Díaz, me mira. Han pasado diecinueve minutos. Y cuando doy las buenas tardes a modo de cierre, el invitado pinta en tres palabras su asombro:  !¿ya se acabó…?!

Ese es el caso en que resulta difícil llevar el tono justo, escoger el signo adecuado, viajar de la oralidad a la escrituridad. Como dijera el antropólogo argentino Adolfo Colombres: la palabra escrita subió al carro de la palabra hablada, mucho después.

Alberto Lescay se queda en la cabina media hora más.  Se lo pide el cuerpo. La conversación sigue por dentro, la emisora se arracima. Hemos vivido la coda de una entrevista, hemos construido una atmósfera que nadie quiere romper.

La radio refunda el tiempo, o esta cuenta anda mal. Un minuto no tiene 60 segundos, no siempre.

(Al cierre, conocimos que Alberto Lescay Merencio, recibió el título de Héroe del Trabajo de la República de Cuba)

ENTREVISTA de Reinaldo Cedeño a Alberto Lescay

Especiales | Del autor

Radio Cubana ante la Covid19: El elogio merecido

La radio es imbatible: una vez lo dije y mil veces lo ratifico. Siempre en la primera línea en las circunstancias más difíciles, siempre fiel, siempre “con el caballo enjaezado y la espuela en el tacón”.


Un locutor es parte de nosotros mismos

Largirucho, quijotesco, dueño absoluto, avanza por la pista del teatro Karl Marx. Ya no es ningún niño, pero está danzando. En un manojo de palabras atrapa la historia, la dimensión de la artista que le toca presentar. La borda en el aire, nos la entrega. Por un instante la voz se quiebra, la emoción aprieta, el público se desborda. Germán Pinelli abraza a Rosita Fornés.


La cultura es un estremecimiento, no un entretenimiento

De manera online por la pandemia se efectuó la ceremonia oficial para la entrega del Premio de Periodismo Cultural, José Antonio Fernández de Castro 2021, al periodista, santiaguero, crítico y poeta, Reinaldo Cedeño Pineda.

Acerca de RADIAciones

RADIAciones, el mundo de y desde la Radio

RADIAciones nace  para revelar el instante, para aquilatar la grandeza de las pequeñas cosas.

Ha de ser breve, mas divisa  un horizonte infinito: el mundo de la radio y el mundo desde la radio. Y por supuesto, con la gente de la radio. LEER MÁS

Reinaldo Cedeño Pineda

Reinaldo Cedeño Pineda. Periodista, poeta y crítico cubano.

Periodista, poeta y crítico cubano. Ha recibido numerosos lauros por su obra periodística y literaria, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro por la obra de la vida otorgado por el Ministerio de Cultura.

Nació en Santiago de Cuba el 13 de junio de 1968. Licenciado en Periodismo (1991) y Máster en Comunicación Social por la Universidad de Oriente (2004).

Autor de una docena de libros. Ha sido guionista de varios programas de radio y televisión. Miembro de la directiva nacional de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la UNEAC y del Comité Nacional de la Unión de Periodistas de Cuba. Artículos y poemas suyos se han traducido a varios idiomas.

BLOG: "La Isla y ...  la espina"