A las Doce: 37 años con la opinión como protagonista

Hace más de 70 años, CMBF Radio Musical Nacional es capaz de complacer al oyente más exigente a través de su programación. La música clásica que la caracteriza conjuga excelentemente con el arte y la cultura que promueven y analizan a través de sus espacios de análisis e informativos.

Dentro de su parrilla de programación, en el grupo de los informativos, se mantiene hace ya 37 años, un boletín informativo devenido en noticiario, a quien, la excelente periodista cultural, Mery Delgado puso nombre: “En 1989, cuando yo llego a CMBF, A las Doce era un boletín de noticias con música y sin nombre. En ese tiempo lo hacía Luis Valdés Val, un realizador de Radio Progreso, y los locutores y el realizador de sonido eran personas muy mayores, que llevaban mucho tiempo en la emisora y de cuyo nombre no me acuerdo”.

Cuando Mery llega a CMBF comienza como jefa de información. De acuerdo con declaraciones suyas pone en práctica ideas que traía de su formación anterior: “Personalicé los noticieros, busqué colaboradores especialistas en las distintas manifestaciones del arte que algunos hoy se mantienen, deseché otros que no aportaban a su excelsa programación y tuve como tutor en este crecimiento al doctor Pedro Pablo Rodríguez, director por aquella época y excelente periodista cultural”.

“Al año pasé a la realización de A las Doce, nombre que le di por su horario y dejé la jefatura para hacerme redactora-reportera. Escribía el noticiario, pero también salía a la calle para hacer mis trabajos para el programa. Después que dejé de realizarlo en el 2006, he sido tributaria de trabajos informativos para todos los noticiarios incluido A las Doceasegura.

Este informativo aún mantiene su proyecto en vivo por 15 minutos con la frecuencia de salida al aire de lunes a sábado para un destinatario general. Mery comenta a esta reportera que los invitados son muy variados: “Van desde artistas en su gran mayoría, estudiantes de arte, audiencias relacionadas con nuestra actividad fundamental que es la música hasta cualquier grupo poblacional de la sociedad”.

 “El comentario es parte del diseño informativo del programa. Nuestro equipo de colaboradores, está integrado por nombres de gran prestigio dentro de la manifestación que seleccionaron. Tienen días fijos y sirven para que la crítica esté siempre presente en nuestro espacio. Los reporteros somos la avanzada del hecho artístico, ellos evalúan el acontecimiento como tal, lo desmontan. Es por eso que el balance de géneros más o menos funciona en ese breve tiempo y ayuda a los ganchos dramatúrgicos del noticiero”, expresa Delgado.

¿Cree usted en la importancia de la dramaturgia de un noticiero?

 Pues claro, es imprescindible para que ese noticiario sea eficaz. La dramaturgia lleva a los públicos a mantenerse enganchados de principio a fin. Para ello es importante su diseño sonoro, el uso de los géneros periodísticos, la calidad e inmediatez de la información y esos golpes de efecto que bien usados logran alto impacto.

¿Cómo se las agencia para lograr la inmediatez en las noticias culturales?

 Buena pregunta. Cuando yo lo hacía, tenía muchas fuentes de información que no eran nada más que eso. Con el mundo digital fue mucho más fácil, y aunque siempre se nos escapan muchas cosas, la especialización en las manifestaciones le ha dado una jerarquía a nuestro periodismo, de manera que somos llamados nada más saberse el hecho o estarse fraguando. El prestigio y reconocimiento de nuestro pequeño equipo se lo ha ganado con las instituciones culturales a golpe de mucho trabajo. Los viajes a provincia, el seguimiento a cada detalle de la manifestación que atendemos, nos abre muchas puertas y casi siempre nos pone en primera fila.

¿A qué usted le atribuye la larga permamencia de A las Doce?

 Es un noticiario necesario, con buen diseño y horario, un equipo estable de realización y de colaboradores en todas las manifestaciones del arte y en las provincias que son plazas culturales importantes. Actualmente es el que abre la programación informativa de la emisora.

Por otra parte, otros factores dependen del realizador. Su pericia en la búsqueda de lo más inmediato o noticias en desarrollo, hacer coincidir los intereses de la audiencia con los propios, y tener siempre una empatía informativa con los colaboradores y periodistas para solicitar trabajos específicos.

  ¿Cuál cree que sea la mejor huella del noticiario A las Doce?

Pienso que nuestros noticiarios todos dejan una huella en la memoria artística de los oyentes. Un equipo de periodistas especializados y un grupo de colaboradores como los que te mencionaba anteriormente, entre los que se encuentran Juan Piñera, Roberto Pérez León, Antonio Fernández Seoane, Daniel Noriega, Fernando Rodríguez Sosa, Mercedes Borges y otros tantos.

Todos ellos permiten no solo la actualidad informativa, si no su desarrollo y valoración, todo ello es memoria cultural de la época que vivimos. Si cualquiera de nuestros periodistas o colaboradores te enseña sus archivos sonoros o escritos te darías cuenta inmediatamente. Y te puedo decir más, esta manera de hacer la noticia no solo de promoción si no con enjundia como decimos nosotros ha trascendido a los corresponsales de provincia que igual son periodistas culturales en sus territorios, seleccionados por la emisora. Yo siempre digo que 15 minutos de nosotros, no se parecen a ningún noticiero cultural del país.

Pienso que haber logrado ese diseño informativo donde la opinión siempre tiene protagonismo es una de las características a destacar, y su imbricación con las demás voces informativas que participan de la emisión.

La emisora Musical Cultural por excelencia en Cuba, desde la 99.1 FM, agradece a todo el colectivo del programa A las Doce el esfuerzo por mantener a sus oyentes informados culturalmente en este tiempo de pandemia, en el que la radio ha acompañado a sus oyentes a sobreponerse convirtiéndose en medicina para el alma.  Pepe Armas, Luis Ramón Pita, Jazz Mora, Iván Gómez, Marcia Moreno y los reporteros que A las Doce tributan tienen el reto de mantener este programa de opinión por mucho más tiempo en la parrilla de programación de la emisora.