La respiración en la locución radial

La buena locución exige disciplina y talentoLa buena locución exige disciplina y talentoCuando el oyente no aprecia el sonido de la respiración del locutor al leer un texto o hablar desde los micrófonos estamos en presencia de un correcto uso del aparato fonatorio. Tomar aire para seguir un parlamento desespera al perceptor. Aspirar y expirar es el proceso normal de recibir y expulsar el aire, pero para un profesional de la palabra requiere de mayores ejercicios y concentración.

La expiración se produce cuando relajamos los músculos del tórax  de manera que lo principal a recordar por los hablantes de la radio es  la expiración por su función activa que se controla muscularmente. Los locutores de academias, escuelas, saben “manejar” el diafragma porque es susceptible de cierta educación de modo que ellos “retienen” el aire en correspondencia con la dimensión del grupo fónico independientemente de realizar las llamadas pausas fisiológicas.

Leer más...

La voz de los periodistas y locutores

Franco Carbón y César Arredondo dos importantes voces de la Radio CubanaFranco Carbón y César Arredondo dos importantes voces de la Radio CubanaEn la Radio Cubana hay muy buenas voces de locutores y periodistas diseminadas a lo largo y ancho de la isla. Distintas  descripciones existen de la voz hablada ideal para ejercer con eficacia la locución. Los expertos de la profesión ofrecen una importancia significativa a la dicción, capacidad de articular de manera optima cada uno de los fonemas. Pero eso no es todo.

Existen otras cualidades a tener en cuenta: el tono de  una voz agradable ni es alto, ni muy bajo. Cuando el hablante al expresar las ideas o leer un material lo realiza con lucidez, con naturalidad, libre de todo dogmatismo, agresividad, sin subrayar determinadas palabras que evidencia la cercanía de una discusión y la línea  melódica de sus frases termina a menudo en una inflexión grave  que da la sensación que no admite réplica, tal práctica aleja al interlocutor.

Leer más...

Dramatizados en Cuba: El intríngulis de la novela negra

El Policiaco se clasifica como un género realista por tener una estructura circular, trabajar lo probable, basarse en la contraposición de valores y emplear un tono serio, dramático.  Preferimos nombrar a este género Novela Negra, Policíaca, de Espionaje, y de Horror y Misterio. 

Todas tienen siempre una pesquisa sobre un delito como eje central de la trama.

La Novela Negra apela a la inteligencia y no a los sentimientos.  Este género hace participar al espectador en la pesquisa.  Su premisa es el individualismo, es el interés individual lo que motiva el delito y es la acción individual, generalmente, lo que lo resuelve, aunque aquí vemos presencia de un trasfondo social.

Leer más...