El mensaje negativo y sus efectos

Es conocido que la labor de la propaganda enemiga descansa en la práctica sistemática de elementos altamente nocivos como son la mentira, la distorsión, y hasta en medias verdades que, no obstante, deja rastros de dudas en el perceptor del mensaje, todo lo cual se aprecia en los medios radio, televisión, prensa plana, la prensa digital y, por supuesto, las redes sociales. Es obvio que resultan altamente negativos si tenemos en cuenta que, en su conjunto, representan el mayor por ciento de los grandes medios de comunicación en manos del mundo rico, dígase como ejemplos CNN, El Mundo, El País, Radio y Televisión Martí, etc. Es todo un entramado perverso utilizado para dominar la mente de grandes masas que podemos dividirlas, aproximadamente, en los siguientes grupos:

Mundo pobre. Es el predilecto para envenenar y mantenerlo atento a información banal, de entretenimiento, chismografía y todo lo que logre alejarlo de las verdaderas causas de la pobreza; es algo así como no pienses, no razones, no te importen los graves problemas del mundo. Nunca te preguntes por qué surgen las guerras, por qué las grandes riquezas en manos de la minoría y la marginación sufrida por las mayorías. Este es el grupo favorito de los grandes medios, precisamente por su incapacidad intelectual fruto de la carencia de oportunidades.

Los apáticos e insensibles. Son aquellos que, aún cuando poseen un mínimo nivel cultural mantienen como norma gran insensibilidad, y llegan a reconocer que, incluso, su problema es resolver lo propio para él y su familia, y por tanto, no quiere ocuparse de lo que le resulta ajeno. Es, por su propia naturaleza, proclive a ser utilizado como herramienta para que sirva de caja de resonancia y multiplique el mensaje a mentes cautivas. Son dados a la cama y el sillón, y ven como un estorbo al que le quiere ayudar a comprender dónde está la verdad.

Los que combaten. Son los que luchan, desde muy diversas trincheras, por un mundo mejor. No se dejan engañar, penetran en la génesis del mal para combatirlo. Muchos con un nivel cultural apreciable; y otros que llegan a los más disímiles niveles de conocimientos adquiridos con la revolución, como intelectuales, artistas, dirigentes, científicos, deportistas etc, los que constituyen un muro infranqueable al que no puede acceder el veneno enemigo. Son los que combaten. En definitiva, los revolucionarios de cualquier lugar, los que sufren conociendo que por el mundo todavía hay niños sin pan y sin escuela. Escuchan a los enemigos, pero para combatirlos y desvestir la maldad.

El tema de la propaganda enemiga es, obviamente complejo, y motivo de análisis muy valiosos de compañeros (as) especializados en la materia, lo que requeriría un estudio mucho más abarcador. No obstante, permítame solo algunas pinceladas que caracterizan a estos medios: según la fuente ellos utilizan la propaganda negra en lo fundamental, es decir, la que la oculta totalmente y atribuye a otros sus argumentos.

Es común aludir a frases como,  “según fuentes fidedignas”, “el informante pidió el anonimato”, “se comenta que…”. Otra de las características es el rumor, que se identifica como de dudosa procedencia y se traslada de boca en boca y va sufriendo variaciones; además trata temas que interesa a muchas personas.

En nuestro próximo comentario le propongo ampliar el tema de la propaganda enemiga, aportándole elementos que, de seguro, le resultará útil conocer.

“No es lo mismo una mentira que un reflejo condicionado. La mentira afecta el conocimiento; el reflejo condicionado afecta la capacidad de pensar. Y no es lo mismo estar desinformado que haber perdido la capacidad de pensar» .    Fidel Castro Ruz

Autor

  • Silvio José Blanco Hernández

    Silvio José Blanco Hernández. Colaborador del Portal de la Radio Cubana. Destacado y multipremiado periodista, escritor, asesor y analista de información. Es autor de libros como "La radio, técnica, arte y magia", y "Los programas informativos de la radio... Y algo más", entre otras obras y materiales investigativos con importantes aportes metodológicos al medio radial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× cuatro = treinta dos