Mabel en primera línea

Mabel Pozo Ramírez es radialista en primera línea de combate. Ser la directora de CMKS “Radio Trinchera Antimperialista”, avala esa afirmación. Ama su profesión y la ejerce con responsabilidad plena. Es frecuente verla en redes sociales animar las actividades del colectivo que lidera. Licenciada en Periodismo, trabaja en esta emisora desde que comenzó su vida laboral.

Ella recuerda los días en los que ahí mismo realizó sus primeras prácticas cuando cursaba el tercer año de la carrera. Al graduarse fue ubicada en la Agencia de Información Nacional, y logró cambiar la ubicación al tiempo que cumplió el servicio social como corresponsal de radio en el municipio de Manuel Tames, un territorio que no tiene emisora.

Profesa un amor enorme hacia su centro de trabajo. Afirma que una vez llegar a CMKS, jamás ha pensado irse a otro lugar; ni siquiera a otra provincia aunque sea para la radio. Está atrapada por la radio y por CMKS, un colectivo que siente como familia.

Han transcurrido veintisiete años de su llegada a Radio Trinchera Antimperialista. Una vez concluido el servicio social, ocupó los cargos de Jefa de Redacción de la Programación Informativa, Jefa de la Página Web, Subdirectora de Programación, Subdirectora de la Programación Informativa y desde septiembre del 2010 es la directora del Sistema de la Radio en Guantánamo.

Mabel confiesa que su vocación por la radio surgió desde que era estudiante universitaria, la cual se reafirmó en el ejercicio de la profesión en los primeros momentos, al sentir y constatar cómo el trabajo periodístico en este medio  contribuye a hacer las cosas mejor y a transformar el entorno.

En su andar como radialista conoció personas que mucho la ayudaron, y hacia quienes experimenta gratitud. Aunque prefiere no mencionar nombres por ser muchos y querer evitar omisiones involuntarias, recuerda desde la secretaria Ana Ivis que la ayudaba a teclear  en una vieja máquina de escribir y siempre tenía el oído presto para escuchar lo que hacía, hasta a la Dama del Periodismo en Guantánamo, como califican con reconocimiento a Martha Reyes de quien sigue aprendiendo.

Entre muchas personas entrañables menciona a Xiomara Grave de Peralta, Antonia Rodríguez, el Gallego y otros que ya no están pero dejaron su impronta en ella, como Nelsa Luque.

Con la modestia reveladora de su grandeza como mujer, manifiesta su especial agradecimiento hacia Joel Macías, quien pudo ver de cuánto ella era capaz en tiempos que sólo redactaba informaciones, escribía crónicas, comentarios y transmitía todo lo que sentía y veía.

En todo quehacer asumido con responsabilidad como ella lo asume, siempre aparecen retos. Lo más difícil para Mabel es que casi todo el tiempo de su vida laboral ha sido asumir la responsabilidad de dirigir lo que ella con amor define como “esta gran banda de concierto que puede ser la Radio, donde cada quien tiene un instrumento musical diferente y hay que lograr que todos armonicen, acoplen para hacer música y que además agrade todo”.

Admite lo difícil que resulta vivir desde la dirección  los cambios de la Radio Cubana en Guantánamo: llevar una programación hasta las 24 horas, el proceso de digitalización de los procesos, la llegada de internet, la etapa única y que ojalá sea irrepetible de la pandemia de la COVID-19. Situaciones que por difíciles, sus resultados no dejan de ser gratificantes.

Arduo también vivir los momentos en que se pierden colegas de trabajo que más que compañeros han sido amigos y duele el alma pero hay que seguir adelante, sustituir y avanzar.

Paralelas a sus funciones como directora del Sistema de la Radio en Guantánamo, siempre busca un lugar para el periodismo en la conducción del espacio “Timbre” escribir en su blog Historias de Vida y estar presente en la cobertura de algún suceso.

Las crónicas y las entrevistas son sus géneros preferidos, aunque por tanto tiempo en las tareas de dirección a veces solamente redacta informaciones. En una labor tan consagrada ha recibido varios reconocimientos. El Sello 90 aniversario de la Radio, el Micrófono de la Radio Cubana, el premio al Mérito Periodístico, el Laureado de la Cultura y la Distinción Félix Elmuza, figuran entre ellos y la motivan a continuar.

Reconoce cuán necesaria es la pasión para hacer periodismo y dirigir; cuánto se necesita estar comprometido con la verdad, querer a la gente y creer en ella.  Como profesional considera que la programación informativa es imprescindible en una emisora de radio sobre todo si cumple su objetivo final de informar y de movilizar a la gente para que participe de manera activa en la transformación de su entorno y en la contribución a una vida más plena y de mejor calidad para todos. Por eso le preocupa que cada programa reúna todos los requerimientos técnico-artísticos y que al final emocione y llegue al corazón de la gente.

Entre las muchas experiencias vividas por ella una de las mejores ha sido trabajar en la formación del personal de la emisora La Voz del sol en Maisí y poner en funcionamiento dicha emisora. Ser partícipe de ese acontecimiento le permitió vivir el nacimiento de una emisora desde sus cimientos hasta la conformación de su parrilla de programación y su salida al aire por vez primera. Seguir la evolución y acompañar cada uno de sus pasos desde la dirección provincial es una experiencia añadida.  De aquellos avatares por  Maisí recuerda que le dieron una hermana, Danay del Carmen Martínez Maturell, quien fue la jeja de aquel equipo con el que subió a las montañas y que sigue ocupando un lugar muy especial en su corazón.

Este trabajo está titulado Mabel en primera línea. Saber que dirige la Radio Cubana en Guantánamo habla por sí misma. Radio Trinchera Antimperialista encabeza el Sistema de Radio en esa provincia del oriente cubano. Desde el primer momento decidió trabajar para que todo saliera bien. Al menos llegar a cinco años, era su meta; después empezó a tejer proyectos, enfrentar un reto, y otro y otro y así pasó el tiempo hasta darse cuenta de que ya son doce años.

Tras esas afirmaciones suyas le pregunté lo que representa para ella estar al frente de una emisora emblemática de la soberanía nacional cubana a lo que respondió:

El secreto está en entender que no por ti, sino por quienes te rodean, por los trabajadores, los realizadores que hacen la radio todos días por difíciles que sean las circunstancias y que todo funciona. Ha sido y es una  responsabilidad y un compromiso con ellos, los trabajadores, con los oyentes y conmigo misma.

Responsabilidad, conciencia revolucionaria, talento, calidad profesional y humana son los atributos de Mabel Pozo Ramírez, guantanamera como las raíces de nuestra cultura. Son atributos que engalanan su virtud y la mantienen con la dignidad que le es propia en primera línea de combate de la Radio Cubana.

 

Autor

  • Tomás Alfonso Cadalzo Ruiz

    Tomás Alfonso Cadalzo Ruiz (Cienfuegos, 1951). Miembro de la UPEC y de la UNEAC. Periodista, escritor y director de programas de Radio. Autor de varios libros en México y en Cuba, entre ellos, "La Radio, utopía de lo posible". Colaborador del Portal de la Radio Cubana desde su salida al aire. Escribe además para espacios de Radio Progreso, Radio Ciudad del Mar y el periódico "5 de Septiembre".

Un comentario en «Mabel en primera línea»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte cinco + = treinta cuatro