Comandante no has muerto, aprendimos a quererte eterno

Vi a las avileñas con hijos en brazos y otras en el vientre, gritar bien fuerte su nombre. Vi andar sillas de ruedas, bastones, muletas, negros y blancos unidos en llanto. Vi a niños y a jóvenes sentir el dolor, cristianos, ateos, y hasta quienes perdieron riquezas cuando se hizo la Revolución para los humildes, secaron sus lágrimas. Crónica de Vielka Taño Montejo, de Radio Surco

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.