No nos gusta el silencio

Cuando tenía dos años de edad, el pinareño Adrián Cándano Barrera sufrió una meningoencefalitis bacteriana que le dejó secuelas auditivas; los especialistas decidieron entonces que necesitaba tratamiento, prótesis auditiva y un implante coclear. Por esta razón, a los tres años Adrián fue operado para colocarle el implante, que luego de un proceso de rehabilitación, le permite comunicarse. Por Adianez Márquez, de Radio Rebelde.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.