Alemania condecora a Eusebio Leal con la Gran Cruz Federal al Mérito

“Una vida entregada al trabajo y al amor”, así estimó Heiseringer al Historiador de la Ciudad, quien reconoció también en el intelectual cubano a un hombre que «puede ser idealista y a la vez estar anclado en la realidad», y «superado molinos de vientos como Historiador de La Habana».

“La intención de Don Eusebio es sumar el corazón a los esfuerzos del intelecto por crear una sociedad mejor”, sentenció.

El diplomático alabó, además, su labor a favor de otros elementos que enriquecen la historia y vida de la capital de la mayor isla del Caribe, por lo que «Leal merece un monumento de bronce o mármol», añadió en la ceremonia efectuada en el Palacio del Segundo Cabo.

Heiseringer destacó, igualmente, el interés de los turistas de su país por La Habana, en especial por su centro histórico, parte de la urbe que recibe a cifras importantes de sus compatriotas cada año.

«Eso se lo debemos a Leal y a la Oficina del Historiador (institución que dirige), que es un interlocutor serio y confiable, un patriota puro y noble, y un martiano de corazón», resaltó.

«Él, al igual que esta parte de La Habana es Patrimonio de la humanidad», concluyó el embajador alemán.

Por su parte, el intelectual cubano hizo extensivo el reconocimiento a los trabajadores de su Oficina, que lo acompañan desde siempre «en la gran aventura de ir en pos del tiempo, dejando nuestra huella en la restauración, no ya de piedras, o en la búsqueda insaciable de documentos y objetos, sino más bien de algo más importante y sustantivo que es la cultura como creación suprema del hombre», subrayó.

Al agradecer profundamente esta condecoración – expresó Leal –, quisiera dedicarla como es lógico a Cuba, mi madre amantísima, porque el arte no tiene patria, leí una vez y después muchas veces, otros han hecho la cita, pero a mí me la reveló Juan Marinello mostrándome un pequeño plato de cerámica que había adquirido en una calle de Florencia, autor anónimo al parecer. Insisto, el arte no tiene patria, pero los artistas sí. Y a este pequeño artista de La Comedia Humana, a esta pequeña criatura hoy exaltada con la hermosa cruz y con las cintas bellas de la nación que admiro, me honro en recibirla, en nombre de mi patria, de mi gente, de la gente de La Habana Vieja y de todos los que trato de servir con lealtad a pesar de mis muchas limitaciones”,

Con una frase martiana concluía el Historiador su intervención, idea que ha convertido en máxima de su vida: “En la cruz murió el hombre un día; el hombre debe aprender a morir en la cruz todos los días”.

La Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, conocida también como Cruz Federal al mérito, fue instituida en 1951, y es la más importante distinción que se otorga esa nación europea a personas que destacan por sus logros en las áreas política, económica, cultural, e intelectual.

Fuente. Prensa Latina, Habana Radio

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *