Fieles al legado de Fidel a 58 años de la Batalla de Maffo

En la Plaza de esa demarcación será este viernes el acto político-cultural junto al pueblo y combatientes de la Revolución para rememorar la gesta que tras 20 días de lucha liberó el territorio entre esta urbe y Bayamo, en el antiguo Oriente.

Sobre las injusticias sociales que sumían a toda Cuba en la miseria y el abandono se batalló ese día,  dijo Almenares, al mencionar  las nuevas instalaciones de los sectores de la salud y educación que inauguraron para saludar también el Primero de Enero, aniversario 58 del triunfo de la Revolución cubana.

En ese enclave militar de la tiranía de Fulgencio Batista al este de la Isla, cada disparo cercenó las causas que identificaban la pobreza del lugar, obreros de empleo cíclico, viviendas precarias sin electricidad, carencia de acueducto, telefonía e infraestructura sanitaria, una sola calle asfaltada y una pequeña e insuficiente escuela primaria.

Nuevos planteles se abrieron en zonas intrincadas del Plan Turquino de Contramaestre, consultorios del médico de la familia, bodegas, así como la electrificación de tres comunidades serranas y  25 nuevas casas, en cumplimiento del plan del 2016.

José Fraga, presidente del Poder Popular  en el municipio, refirió progresos en la gastronomía, nuevos parques infantiles, informatización de la sociedad con acceso a internet, además de la realización de paneles testimoniales entre estudiantes y obreros con familiares de combatientes de esa hazaña.

Destacó el sobrecumplimiento de la Procesadora de Café Rolando Ayub, ubicada en el antiguo Banco de Fomento Agrícola e Industrial de Cuba (Banfaic), uno de los escenarios de la histórica victoria y donde benefician casi el 70 por ciento del grano para el consumo nacional.

Asimismo, sobrepasaron las toneladas de maíz y frijol que  sustituyen importaciones, la cosecha cafetalera, la producción de miel, huevos, tabaco y cultivos varios en el mayor polo productivo de la provincia santiaguera.

Diógenes Almenares se refirió a la batalla de Maffo como muy determinante para avanzar  entonces sobre Santiago de Cuba, segundo bastión militar de Fulgencio Batista.

A los recursos de guerra arrebatados al enemigo, se sumó que Fidel recibió allí la noticia de la huida del tirano, y las guarniciones  se rindieron,  horas después más de cinco mil efectivos rebeldes ocuparon el Cuartel Moncada, de la ciudad de Santiago de Cuba.

Desde esta urbe, el Primero de Enero, en un balcón del antiguo Ayuntamiento del Parque Céspedes, Fidel Castro en su condición de líder del Movimiento 26 de Julio y Comandante en Jefe del Ejército Rebelde, pronunció un histórico discurso que confirmó el triunfo insurreccional sobre las tropas del dictador Batista.

Hoy el homenaje del pueblo en Maffo es para quienes escribieron aquella epopeya, en montañas o ciudades, guerrilleros o luchadores clandestinos, los cuales entregaron su juventud y sus energías a la causa de la justicia, soberanía y redención de Cuba.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.