Libro de Alberto Ajón León, un compromiso con el pueblo de Jobabo

El libro “Lacónica crónica de El Oriundo de Jobabo” es un compromiso y responsabilidad con un pueblito de las Tunas que nunca había tenido resonancia y encontró en estas páginas relevancia, afirmó recientemente su autor Alberto Ajón León al dialogar sobre el volumen con el periodista y crítico Fernando Rodríguez Sosa.

En el intercambio en la librería Fayad Jamis con la presencia, además, de la ilustradora y artista visual Hanna González Chomenko, Ajón León recordó que por eso el volumen tiene el nombre incrustado en la portada y manifestó su interés en evocar el lugar donde estudió y la gente que conoció.

Mi texto habla de la moda, del modo de llevar los atuendos y los tatuajes y otros temas que desgraciadamente la prensa cubana no recoge en sus artículos. De ahí surge “Laconica crónica…”, aseguró el también corrector de estilo de la emisora Radio Reloj y profesor de Español.

El especialista recordó sus inicios en 1987 cuando se integró al equipo de especialistas y redactores de la mencionada emisora, donde creó los textos que, bajo el seudónimo El Oriundo de Jobabo, se dieron a conocer en la Revista Semanal de dicho órgano de prensa cubano.

Sobre el reto de mantenerse y tener en el aire a lo largo de tanto tiempo ese tipo de crónicas, precisó que era necesario pensar de lo que se habla o se trata, lo cual no es fácil porque al principio comenzó a escribir en décimas, sin embargo, su estructura era muy deprimida, lo cual lo obligó a renunciar a la libertad del tema.

Según dijo el autor,  decidió cambiar para el romance por ser más libre, aunque la dificultad no era imitar al poeta Guillermo García Lorca sino decir los problemas y no repetirse, de lo contrario las personas pensaría que este hombre no tenía nada que decir.

Al ser inquirido por Rodríguez Sosa sobre el propósito de dar a conocer la identidad del Oriundo y publicarlo en un libro, confesó que se debió a un pedido de la dirección de la emisora y un interés personal porque ya era hora de darse a conocer como su autor.

Por su parte, la artista González Chomenko, cuyas imágenes e ilustraciones acompañan las páginas del volumen, explicó que siempre trató de meterse de lleno en el libro de Ajón León y captar su espíritu, en un texto donde las páginas reflejan mucha cubanía, humor, conciencia y compromiso con todo lo que escribe y con el país.

*Publicado en Revista En vivo

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = uno