Los problemas de la vivienda en la mira de los diputados

El también rector de la Universidad Ignacio Agramente de Camagüey explicó que aún son muy caros los productos, factor que “limita la construcción más allá de los subsidios”. Además manifestó que se debe controlar la calidad de las obras y el uso del dinero entregado para los subsidios, pues en ocasiones se utiliza de manera indebida.

Otros problemas referidos por Lajes Choy son la insuficiencia de medios de protección para los trabajadores y la inadecuada distribución de los materiales, “en algunos municipios sobran, mientras en otros faltan”, dijo.

En cuanto a los puntos favorables, los diputados pudieron comprobar que el Programa de la Vivienda se consolida en todo el país al existir prioridad para los subsidios y la distribución de solares.

Por su parte, Manuel Tomás Vázquez, director de producción local de materiales del Ministerio de la Construcción (MICONS), expuso los resultados de la octava evaluación realizada en la esfera que él atiende. En ese sentido, se comprobó que las provincias de Artemisa y Matanzas son las de mayor retroceso, mientras que La Habana, Ciego de Ávila, Las Tunas y Holguín reportan un “pequeño avance”. El resto del país sí obtuvo buenos resultados en cuanto a producción de materiales, a excepción de la Isla de la Juventud, que no fue evaluada y se mantiene con problemas.

Específicamente, los cinco municipios peor valorados fueron Guanajay y Artemisa (Artemisa), Plaza de la Revolución (La Habana), Perico (Matanzas) y Antilla (Holguín). La principal dificultad encontrada en los territorios es que sus presidentes no trabajan con el Programa de la Vivienda o su gestión es deficiente, aseguró Vázquez. Sus criterios coincidieron con el diputado del municipio Playa de La Habana, quien enfatizó en la responsabilidad de los gobiernos locales en el cumplimiento del plan.

Sobre las opiniones de la población, Vázquez explicó que realizaron encuestas en todo el país y se reclama mayor visualización del Programa con resultados prácticos, a la vez que se reconocen los precios de los materiales como una ventaja.

Por otro lado, Vivian Rodríguez Salazar, representante de la Dirección General de Vivienda del MICONS, habló sobre el cumplimiento del Plan Estatal de Terminación de Viviendas, del cual se llevó a cabo el 88 por ciento, siendo la Isla de la Juventud el territorio más atrasado con apenas el ocho por ciento realizado.

Rodríguez Salazar brindó datos al respecto de los subsidios. Son 231 mil los otorgados, de los cuales el 59 por ciento está dedicado a la construcción y la reparación de viviendas, el 27 por ciento a conservaciones mayores y el 14 a menores. Además, la cuarta parte del total responde a afectados por desastres naturales.

En el debate con los diputados presentes, Francisca Sáenz, de Nuevitas en Camagüey enfatizó en la necesidad de chequear el trabajo de los subsidiados, pues deben “cuidar el dinero que se les entrega y buscar asesoramiento para evitar quedarse a medias”.

Mientras que la diputada Liliana Pérez Matos, de Santiago de Cuba, destacó el compromiso que tienen los subsidiados gracias a lo que la Revolución hace por ellos. Asimismo, manifestó su preocupación con la calidad de las viviendas construidas por el Plan Estatal, al que anteriormente había hecho referencia Vivian Rodríguez.

“La gente lo agradece, pero pasa un mes y los hogares ya tienen grietas en los pisos y las paredes. No debe suceder que el dinero que se puede utilizar para construir nuevas casas, deba ser destinado a reparar viviendas de reciente edificación. Hay alguien que está haciendo su trabajo mal y está afectando un programa tan noble impulsado por el estado”, sentenció.

Fuente. Cubadebate

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *