Parlamentarios cubanos rechazan resolución de la Eurocámara sobre Cuba

Es un pronunciamiento que tergiversa nuestra realidad, sugiere recetas que Cuba no necesita, constituye una injerencia en los asuntos internos y esgrime elementos altamente lesivos a la soberanía del pueblo, argumenta el documento.

Los diputados añadieron que resulta un texto innecesario, inoportuno y de marcado contenido colonialista, con el cual “pretenden dar lecciones sobre democracia y derechos humanos”, e ignora que fueron \»superadas las políticas unilaterales, discriminatorias y selectivas que caracterizaron en el pasado la posición de la UE hacia Cuba\».

La Resolución no legislativa de la Eurocámara, aun cuando se refiere tímidamente a las leyes y medidas de efecto extraterritorial, no menciona la Ley Helms-Burton, ni el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, contrario al derecho internacional y que viola los derechos humanos del pueblo, puntualiza la declaración.  

Los legislativos de la nación antillana reconocieron, asimismo, que la autorización del Parlamento Europeo para la implementación parcial del Acuerdo “contrasta con el positivo desarrollo de las relaciones de Cuba con la Comisión Europea, el Servicio Europeo de Acción Exterior y los 28 Estados miembros del bloque”.

La citada resolución -sin efectos legales- fue rechazada este miércoles por miembros de la Eurocámara, como el eurodiputado de Izquierda Unida, Javier Couso, quien consideró que parece un instrumento “que examina a Cuba y pretende tutelarla para llegar a una transición al gusto neoliberal”.

También el vicecanciller cubano, Rogelio Sierra, instó al legislativo europeo a través de su cuenta en Twitter a “comprender que Cuba es un Estado soberano e independiente”.

Con 567 votos a favor, 61 en contra y 31 abstenciones, los eurodiputados dieron la víspera, luz verde a la implementación provisional del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, suscrito el 12 de diciembre de 2016 por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

El Acuerdo puso fin a la denominada Posición Común adoptada por el bloque regional en 1996 y rechazada por La Habana por su carácter unilateral, injerencista, selectivo y discriminatorio.

Según analistas, ese instrumento muestra que el acercamiento a la Isla cuenta con el amplio respaldo en la UE, opuesta a la actual política estadounidense contra Cuba anunciada el 16 de junio por el presidente Donald Trump.

Con la firma del Acuerdo, Europa toma posición de ventaja con respecto a Estados Unidos para desarrollar sus relaciones económicas con la nación caribeña, al incluirse en el mismo un acápite relativo al comercio y la cooperación en diversos ámbitos.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.