Primer vicepresidente de Cuba participa en sesión parlamentaria

Están presentes además, en la sala del Palacio de Convenciones de La Habana, la doctora Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, y otros representantes de ese organismo, incluida Silvia Navarro Quintero, directora del Instituto Central de Investigaciones Pedagógicas.

Niubys García Otaño, recién electa presidenta de la Federación Nacional de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), también participa en esta sesión de trabajo. 

Por otra parte, la situación epidemiológica en Cuba es favorable, sin embargo existen vulnerabilidades en algunos territorios para enfrentar las arbovirosis, afirmó hoy el Ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda.

Al intervenir en la sesión de trabajo de la comisión de Salud y Deportes, Morales Ojeda llamó a redoblar los esfuerzos por el control del mosquito Aedes aegypti, trasmisor de enfermedades como el dengue, chikungunya y el zika.

«Estamos en un momento complejo, con incremento de las temperaturas y de las precipitaciones, ambas situaciones propicias para la proliferación de estas enfermedades», alertó.

El titular cubano de Salud Pública hizo un balance estadístico del primer semestre del año, en cuanto al número de personas contagiadas. «No existen casos de chikungunya, tampoco de fiebre amarilla, a pesar de su reaparición en algunas zonas de América Latina y África. No obstante, se aplican medidas en caso de aparición», afirmó.

En cuanto al dengue existe en la actualidad trasmisión en la ciudad de Holguín.

Sobre el zika, diseminado por casi todo el mundo desde su aparición en Brasil en 2015, agregó que está presente en localidades de la provincia de Guantánamo y también en la vecina Holguín.

En estos momentos se efectúa una etapa intensiva para el control de la trasmisión, extendida hasta fines del presente mes, destinada a poner fin a la infestación en esos territorios.

Durante su análisis, el funcionario consideró que la proliferación de la enfermedad está asociada a la calidad del control del vector trasmisor.

«Se da el caso de zonas que son reiterativas en la reaparición de focos, lo cual significa que el trabajo no se hizo bien», aseveró.

Morales Ojeda insistió en la participación comunitaria, escasa en muchas localidades. «Buscamos fórmulas, vías para involucrar a la población junto a las diferentes organizaciones de masas, pues el 70 por ciento de la focalidad está en los hogares, en los depósitos para almacenar agua», apuntó.

Si resolvemos esto, puntualizó, podemos encausar el fenómeno y pasar a la etapa de sostenibilidad de la campaña.

Previo a estas reflexiones, los diputados de la comisión de Salud y Deportes, junto a la de Defensa Nacional, conocieron un informe de la Defensa Civil dirigido a la reducción de riesgos de desastres.

El documento coincide en que existen vulnerabilidades y es necesario que se concluya con efectividad la actual lucha antivectorial extendida hasta fines de mes en territorios de La Habana, Cienfuegos, Guantánamo y Holguín.

Sin embargo, es necesario insistir en la necesidad de entender por parte de la población de la percepción de riesgo, vinculada con la poca participación comunitaria e intersectorial para enfrentar el fenómeno.

Fuente: ACN / CubaSí.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *