Aida Isalbe: Arte en las venas

La destacada actriz del teatro, el cine, la radio y la televisión, directora, narradora, profesora, locutora y declamadora habanera Aida Elisa Isalbe Díaz, nació el 2 de diciembre de 1950 y fallecería con 64 años de edad en la misma ciudad, el miércoles 14 de enero de 2015.

Aidita Isalbe, como muchos la llamaban cariñosamente, por vía materna era nieta de la santiaguera Aida Navarro, una muy buena cantante, solista de la iglesia en español y latín, que cantaba en reuniones, teatros y otros espacios, a la que nunca conoció, aunque le debe su nombre. Sí conoció a su tío materno Radamés Navarro, famoso bailarín excéntrico en Santiago de Cuba. Asimismo conoció a Eva González Isalbe, una prima paterna que era bailarina y modelo.

Con apenas 7 años cumplidos, comenzó haciendo teatro infantil, discípula primero de la actriz de la radiodifusión Eva Vázquez, y luego de la nacional e internacionalmente reconocida actriz, Elvira Cervera, a la que consideraba como su madre y a la que confesaba deberle mucho.

Ya con 14 años, en 1964, comenzó en la Escuela Provincial de Arte Dramático Florencio de la Colina y Aranguren, radicada en calle L entre 11 y 13 en El Vedado, donde fue discípula de brillantes profesoras como la propia Elvira Cervera, además de Mario Rodríguez Alemán que también era el director, y otros profesores como José A. Escarpenter, Roberto Fandiño, Matilde Domínguez, Guido González del Valle, Zoa Fernández, Modesto Centeno, Roberto Garriga, Carmen Godoy, Julio M. Aparicio y Ricardo York; profesorado excelente con los que se aprendía “de todo”, como citaba a Rodríguez Alemán que el artista debe ser culto, conocer todo lo que está pasando en el mundo, y demostrar ser revolucionario no como consigna de boca, sino sanguíneo, de lo que derivamos su papel social para mejorar el mundo; inolvidable época de la que acunaba muy hermosos recuerdos.

Después de tres años esta escuela cerró porque se creó la Escuela Nacional de Arte (ENA) en Cubanacán, y al egresar Aidita integró el elenco de actores del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), medios en los que inicia su vida profesional como actriz y locutora.

Radio Reloj y otras emisoras se beneficiaron con la obra de Aida Isalbe:; empezó como locutora en Radio Liberación, donde se recuerda en el espacio “Al sur del Río Bravo”, y luego haría locución en todas las emisoras nacionales y provinciales; en “Tiempo R” (Radio Rebelde); aún nos parece oírla en “Buenas tardes, juventud” (Radio Cadena Habana); en Radio Habana Cuba trabajó ininterrumpidamente en revistas y noticieros durante ocho años, y en Radio Progreso, en novelas y la Revista musical informativa, así como en programas tan emblemáticos como “Nocturno” y “Alegrías de Sobremesa”, con el simpático personaje de Bebita y su memorable bocadillo “Fabuloso” discutiendo con “Estelvina”, que interpretaba la singular Aurora Basnuevo.

Su belleza mulata enriqueció su explícito talento y su recio carácter, engalanando también nuestra televisión, en diversas Aventuras, como “Los mambises” que se mantuvo cinco años en el aire, “El mambisito”, “La guerra de los Palmares”, “El gran Almirante” y “Viva Puerto Rico Libre”; en telenovelas como “Enfermeras”, “Problemas de juventud” y “Sol de batey”, premiada en este último; y mucho más allá, demostró su amplia versatilidad y registro histriónico en series humorísticas como “Detrás de la fachada” donde se mantuvo durante 17 años, y “Médico de guardia”, y en teleteatros, como “Réquiem por una reclusa”, por el que también fue premiada; condujo durante muchos años el conocido programa infantil “A Jugar”, y durante ocho años fue locutora del Noticiero Nacional de Televisión, y junto a César Arredondo o Rafael Serrano conducía la Revista de la Mañana.

En el cine, desempeñó el co-protagonismo en el largometraje cubano-francés realizado en Cuba, Falsos medicamentos, donde encarnaba a una médico africana que luchaba contra las drogas, y aportó la voz femenina al documental del gran Santiago Álvarez, El primer delegado.

Dadas sus amplias potencialidades como declamadora, en 1985 fue remasterizado su álbum (disco) La canción también se dice, con diez canciones y títulos como “Que baile sola el son”, “Linda mulata, mulata linda”, “Me acostumbré a estar sin ti” y “Negro enamorado”, en lo que a veces se cita también en el crédito de “música y letra”, pero que ella reconocía a Juan Almeida porque disfrutaba decir la buena canción, igual que la buena poesía como cita la de Nicolás Guillén, en espectáculos como los de Alden Knight. En ese disco, cantó acompañada por el prestigioso grupo “Los Amigos” donde descollaban nombres como Frank Emilio, Guillermo Barreto, Tata Güines, Cachao y Gustavo Hernández.

Trabajó en la televisión de Checoslovaquia, Rumanía y España por el Día de la Cultura Cubana, y dirigió Aficionados en el Ministerio de Comunicaciones, profesora de Actuación en la Escuela de Superación Profesional Ignacio Cervantes, de Teatro Infantil en Valle de Picadura, y de Voz y Dicción en la Escuela de Instructores de Arte; y cantó con Francis Nápoles en la orquesta de Enrique Jorrín.

En 1976, al fundarse el Instituto Superior de Arte (ISA), Aidita matriculó en el primer grupo que fue también el primero de sus graduados en 1982, los primeros Licenciados en Artes Escénicas en Cuba y en América, y recordaba condiscípulos como Corina Mestre, Miriam Martínez y Laura Estrems.

Muchos la recuerdan “afectuosa y simpática”, “una artista de pueblo”, luchando por los derechos de los locutores y otros artistas, el respeto a la profesión contra el intrusismo, o como miembro activo de la Peña de Alfabetizadores de 1961 a la que con gran humildad brindó su casa, y le agradecen su ejemplo; o incluso, en la pareja que fueron “Aida y Lucas”.  

Entre los reconocimientos que ganó, se destacan sus doce premios en la radio cubana por su legado a disímiles novelas y programas de animación musical e informativos. Ostentaba además las medallas por los 80 años de la radio cubana, la de la Alfabetización, la Félix Elmuza (por su trabajo dentro de la información, máximo galardón que otorga la Unión de Periodistas de Cuba, Upec) y la del 40 aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), además de la Raúl Gómez García, la más alta condecoración que confiere el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura.

Aida Isalbe también mereció el Sello del Laureado y el del 85 Aniversario de la Radio Cubana, la Distinción por la Cultura Nacional y la Majadahonda como internacionalista en Angola, la condición “Trabajador Distinguido Nacional”, la Placa de Reconocimiento por Protagonista de los Órganos de la Seguridad del Estado, y el Micrófono de la Radio Nacional.

En profunda e interesante entrevista que concedió a este sitio de la Radio Cubana el 21 de agosto de 2008, totalmente vigente, al explicar su entrega al arte desde niña apenas lo descubrió por su vocación y placer, se remontaba a aquellos ancestros y recordaba que su madre lo fundamentaba porque traía “el arte en las venas”; tenía razón la madre. Mucha razón.

Composición visual: Salomé Campanioni

Autor

  • Dr. C. Avelino Víctor Couceiro Rodríguez

    (La Habana, 1957) Licenciado en Historia del Arte (1982) y Licenciado en Historia General (1986), Técnico Medio Superior en Arqueología (1984) y Técnico Medio Superior en Museología (1985), Doctor en Ciencias sobre Arte (2001) y Máster en Antropología con Mención en Antropología Sociocultural(2001), Diplomado en Historia General Contemporánea (2006), Profesor Titular de la Universidad de La Habana (2002) e Investigador Titular (Ministerio de Cultura y Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Ambiente, 2004).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + = siete