La televisión, el béisbol y un nombre: Eddy Martin

Como coincidencia dos firmas cerveceras y cigarreras, se disputaban la tele audiencia habanera en aquellos primeros años: los cigarros Competidora Gaditana y la cerveza Cristal apoyaban con sus comerciales a Unión Radio Televisión, mientras los cigarros Regalías el cuño y la cerveza Hatuey, prefirieron a la CMQ Televisión. 

A pesar de las incomprensiones, en un inicio, de los dueños de las ligas en disputa que vieron afectados su negocio, la pelota se convirtió en un plato fuerte al que la televisión y patrocinadores no estaban dispuestos a renunciar, incluso aún después de intervenido el canal 6, el 12 de septiembre de 1960, la transmisión de la pelota no sufrió alteración.

Los narradores y comentaristas utilizados, por el canal 4 Unión Radio Televisión fueron Felo Ramírez, René Molina, Orlando Sánchez Diago y Rubén Rodríguez. Mientras por el canal 6, CMQ televisión, lo hacían Gabino Delgado, Jess Losada. Fernando Menéndez, y Cuco Conde. En algunas ocasiones, fundamentalmente, los fines de semana, lo hacía el norteamericano Buck Canel.

Sin embargo a través de los sesenta años que tiene en el aire la televisión, no podemos hablar de la narración deportiva en general, y del béisbol en particular sin recordar a quién estuvo presente desde la Primera Serie Nacional de Béisbol, el 14 de enero de 1962.

Esa primera serie de la pelota revolucionaria, presentó a cuatro equipos: Occidentales, Orientales, Azucareros y Habana, que representaban a los mejores peloteros del país. El día de la inauguración el equipo Occidental, capitaneado por la figura emblemática de Fermín Guerra, se llevó los laureles de la victoria. Este juego fue narrado para todo el país por Rubén Rodríguez y Eddy Martín.

Allí comenzaría la leyenda como narrador y comentarista del deporte revolucionario, de quien ya había comenzado en la pelota a través de la radio, en ocasiones como narrador y otras como divulgador de comerciales, pero fundamentalmente, había conquistado un estadio como uno de los mejores locutores del país, a partir de los primeros meses de 1949, que su voz se dejó escuchar por Radio Salas. Ese día el reconocido narrador deportivo Manolo de la Reguera lo descubrió vendiendo dulces en las afueras del Stadium del Cerro, llevando con orgullo el botoncito del Colegio Nacional de Locutores. Más tarde fue contratado por Radio Continental, Radio Lavín, Radio Cadena Habana, Radio Nacional, Cadena Roja, hasta que la emisora nacional Circuito Nacional Cubano, CNC, se lo llevó como locutor comercial exclusivo de la pelota, lo que continuaría haciendo a través de Radio Rebelde y a partir de la primera serie nacional también por la televisión, a partir del 14 de enero de 1962.

Desde aquel día hasta su muerte, victima de un absurdo accidente del tránsito, su voz de impecables registros, perfecta dicción, que a la vez era capaz de trasladar la emoción hasta el espectador, se dejó escuchar en 44 series nacionales de béisbol, las primeras junto a Rubén Rodríguez, más tarde con Bobby Salamanca y finalmente hasta la última serie, en 2005, con Héctor Rodríguez de compañero.

Difícilmente pueda existir otro récord futuro en la narración del béisbol como el alcanzado por Eddy Martin. Además de 44 series nacionales de forma continuada; 7 Olimpiadas Mundiales; 11 Juegos Panamericanos; 9 Juegos Centroamericanos; todos los juegos mundiales, el Primer Clásico de Béisbol…

Se nos fue Eddy Martín, pero parte de sus vivencias e investigaciones quedaron plasmadas en sus libros Por las rutas del Olimpo de 1979  y Memorias… a mis 7…..en el 2004. Ello nos permite conocer más sobre el deporte en general y la presencia del béisbol, en especial. Veamos lo que él escribió sobre las primeras transmisiones de la pelota por la televisión desde el exterior: 

— El canal 6 CMQ TV concertó la transmisión de los Juegos de la Serie Mundial de las Grandes Ligas de los Estados Unidos, serie que se disputaron los equipos de los Yankees de New York y los Dodgeers de Brooklyn. Esa transmisión se realizó de la siguiente forma: un avión DC3 de la Compañía Cubana de Aviación traía desde la Florida hacia el Aeropuerto de Rancho Boyeros, los primeros cuatro innings y medio del juego, que habían sido grabados en kinescopio y se revelaban a bordo de dicho aparato. En el aeropuerto un vehículo partía hacia los estudios de la calle M, con motos de la policía abriéndole el paso, y allí los narradores describían el juego.—

Concluía Eddy, que el avión regresaba a la Florida a recoger los restantes 4 innings y medio y repetía la operación. Es decir, que el piloto que conducía la nave Manuel Fernández, resolvía el problema con solamente dos vuelos. Más adelante Eddy, escribía:

— En 1954, se transmitió la Serie Mundial entre Gigantes de New York y Los Indios de Cleveland, en forma directa. En esa ocasión el avión volaba en circulo entre la costa norte de Matanzas y la Florida. En el aparato se instaló un pequeño receptor-transmisor que recibía la señal de la Florida, lanzaba hacia la torre de televisión de la Cumbre, en Matanzas, y de ahí se insertaba la señal hacia la Habana.—

El técnico operador de la planta eléctrica a bordo del avión era el compañero Jorge Hurtado. Esas locuras que hicieron posible esta historia fue contada por el propio Jorge Hurtado en el programa de televisión Hasta el último aliento de Vicente González Castro. Decía Hurtado el gran riesgo que significaba llevar a bordo una planta eléctrica de 5 KW con  la gasolina necesaria para reabastecerla durante las 7 u 8 horas que duraba el vuelo.

En el avión viajaron 3 compañeros de Cubana de Aviación y 3 de la televisión, que volaban a 10,000 pies de altura. En esta ocasión el canal 4 de Miami les lanzaba la señal que ellos recibían en un receptor a bordo en el avión y a través de un transmisor se transmitía a Matanzas y de ahí directamente al canal 6 en la Habana. Fue la única experiencia de este tipo que se conoce.

Con el desarrollo de la tecnología satelital, Cuba pudo viajar por el mundo. Y cuando se produjo la primera transmisión del deporte revolucionario por la televisión cubana desde el exterior en 1975, allí estaba Eddy Martin para traernos todas las incidencias de los Juegos Panamericanos celebrados en México. A partir de ese momento fue posible transmitir en directo las señales de los Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos y Campeonatos Mundiales. Y en ellos hasta el primer Clásico Mundial en el primer semestre del año 2006, nos acompañó la voz inconfundible de Eddy Martin. Es imposible hoy revelar cualquier hazaña deportiva de la pelota cubana en Cuba y en el mundo, entre 1962 y 2006 sin que esté presente su voz inolvidable, primero por la radio y después por la televisión.

Con él no solo se nos fue el excelente periodista, locutor y narrador deportivo, se marchó el compañero entrañable.

Sirvan estas líneas de homenaje, en el quinto aniversario de su desaparición física, a Eddy Martin, el profesor, el amigo… El profesional que con su voz, también,  inundaba de cultura general y deportiva cada transmisión.

Todavía en la memoria las transmisiones de Atenas 2004. Más allá de las Olimpiadas, Eddy Martin, con aquella voz cargada de matices agradables, nos trasladó, a la Cuna de la Civilización, se refirió al Peloponeso, a las Guerras Médicas, de la Batalla de Maratón, de Pericles y la Acrópolis y su Partenón, al majestuoso estadio Panatenaico, sede de la Olimpiada de la Era Moderna… De su mano nos sentimos subir los 156 metros al encuentro de la Acrópolis de Atenas…

Al finalizar su bellísima crónica, Eddy, le dio las gracias a su maestro, que por vez primera le habló de Zeus y de Atenea… 

Con él se perdió al infatigable investigador y preservador de la memoria histórica del deporte en Cuba. En cambio nos dejó su magisterio, el modelo, la aspiración máxima de locutor, periodista y narrador deportivo. Aquel estilo único, derroche de maestría, elegancia y ponderación, se fue con él, pero quedó en la memoria de la pelota cubana y de todos los que tuvimos el privilegio de escucharlo y añorarlo.

Entre sus grandes méritos además como periodista y locutor  sobresalen, el haber reportado: Los primeros viajes al exterior del Comandante en Jefe Fidel Castro y otros dirigentes de la Revolución y los actos revolucionarios en Cuba. 4 Conferencias de Cancilleres, dos Asambleas Generales de la ONU, los vuelos Inter-Cosmos Vietnam-URSS y Cuba-URSS, entre otros.

Por lo que aquí se ha dicho en apretada síntesis no solo fue reconocido con los mayores lauros del país como Héroe Nacional del Trabajo, el Premio Internacional de Periodismo José Martí, el Premio Nacional de Televisión en su primera edición, por la obra de la vida, y la condición de Artista de Mérito de la Radio y la Televisión, entre otros. También los Organismos del deporte mundial se sumaron al homenaje a que se hizo acreedor, y le entregaron el Premio de la AIPS, Asociación Mundial de la Prensa Deportiva y el Trofeo Sport and Media del Comité Olímpico Internacional en 2004.

Antonio Eddy Martin Sanchez:

Ciego de Avila 14-6-1929  La Habana 15-08-2006

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.