Cuba ¿fin de la Historia?, apenas el principio

Estos elementos son, junto a muchos otros valores, materia segura en el libro Cuba ¿fin de la historia?, de Ernesto Limia Díaz, presentado este sábado en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), por Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura de la isla antillana.

Como un joven capaz de escribir una prosa con la cual no cuentan todos los historiadores -plagada de facilidad y gracia, y con estructuras narrativas muy eficaces-, que ha despuntado en los estudios históricos cubanos con libros extraordinarios como: Cuba en tres imperios: perla, llave y antemural; Cuba Libre: la utopía secuestrada, y el que ahora se presenta, calificó el poeta Miguel Barnet al autor del texto que rubrica la editorial Ocean Sur, y que recoge cinco enjundiosos ensayos sobre la realidad cubana, desde los tiempos en que se fundara la nacionalidad hasta los más recientes avatares políticos.

Un prólogo a cargo del poeta y ensayista Juan Nicolás Padrón, que repasa con hondura las preocupaciones latentes y visibles de Limia, recomienda estas páginas (junto a los otros dos títulosantes mencionados) como «valiosos textos que es necesario tener ya en cuenta en los planes docentes, pues contribuyen a conformar la cultura histórica y política imprescindible para no perderse en el escenario mundial contemporáneo», y donde -dice- aparecen en síntesis razonamientos concatenados para desentrañar la verdadera naturaleza de las relaciones de la Isla con el coloso vecino del Norte.

Aunque muy profunda, es muy accesible, expresó Prieto, haciendo referencia a la obra que presentara, la cual «se lee como una novela, cautiva al lector y viaja constantemente desde la geopolítica de tiempos pasados hasta el micro mundo personal de una figura histórica», acotó.

Para el titular cubano de Cultura fue oportuno felicitar a Ocean Sur por la iniciativa de recoger estos ensayos, en los que se advierte la capacidad de narrar los hechos de una manera atractiva que toca las emociones de sus lectores y en los que se recogen puntuales momentos de la Historia, como los sucesos de La Fernandina, las respectivas caídas de José Martí y Antonio Maceo o la toma de La Habana por los ingleses.

En otro punto remarcó la maestría del autor, en no ver la historia como mera «arqueología, o como algo que está en la vitrina de un museo, sino como algo vivo que nos está nutriendo».

Entre los temas apremiantes que emergen de estas páginas está la necesidad de salvar nuestro proyecto, nuestra soberanía y nuestro socialismo. Para esto, apuntó, es preciso no solo tocar nuestra realidad desde lo cognitivo, sino que estos mensajes empiecen a formar parte del tejido espiritual de la persona, que tengan que ver con las pasiones, con la manera de vivir y sentir la vida.

En un aparte, Prieto Jiménez reconoció que la presente entrega consigue reunir y organizar mucha información dispersa, que ha sido colocada intencionadamente y que en el análisis se toca la problemática actual, de modo que su contenido es básico para el permanente debate que deben tener estos tópicos.

«Creo que Limia tiene la intención de removernos, de hacer que nos demos cuenta del reto que tenemos los revolucionarios cubanos de hoy», expresó, a juzgar por el modo en que se abordan los problemas y debilidades de nuestro proceso, e insistió en la necesidad de que este libro se coloquedonde sea más oportuno para que lo lean las personas que imprescindiblemente lo deben leer.

David Deutschmann, Presidente de la editorial Ocean Press, aseguró que muy pronto este libro estará traducido al inglés e informó que 5 000 ejemplares acaban de ser donados a Cuba.

Por su parte, Limia refirió que si bien sus libros han sido presentados en más de 50 recientes ocasiones a lo largo y ancho de la isla, lo más importante es establecer el diálogo a partir de él.

Con júbilo expresó que el cantante Raúl Paz, presente en la velada, se animó a participar en las próximas presentaciones del texto, en diversos escenarios de la geografía cubana para terminar, después de los intercambios con los jóvenes, en conciertos a su cargo.

La ruta concluirá con una actuación de Paz en la escalinata de la Universidad de La Habana. Para cerrar, dijo, espera el libro contribuya a ese combate en que estamos enfrascados todos y en el que nos estamos jugando el destino de la patria.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.