Los jóvenes usan más apps de redes sociales

Un sondeo divulgado en las últimas horas por la Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research exploró el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes en Estados Unidos y su relación con la raza y clase.

La encuesta halló que casi nueve de 10 adolescentes de color usan Snapchat, en comparación con solo un poco más de siete de cada 10 blancos. Cuatro de cada 10 jóvenes negros usan Snapchat casi constantemente, en comparación con casi dos de cada 10 blancos.

Un tercio de los jóvenes negros usa Instagram casi constantemente, en comparación con casi uno de cada cinco chicos blancos que respondieron de manera parecida.

«Ellos son los primeros en hacer uso de esto, de muchas maneras», dijo Amanda Lenhart, principal investigadora del sondeo, cuyo trabajo se ha enfocado en adolescentes y el uso de redes sociales.

«Habla del nivel de integración de la tecnología en la vida de los jóvenes negros y su disponibilidad para cambiar a nuevas plataformas más rápidamente que sus contrapartes», subrayó Lenhart.

En general, los adolescentes con acceso a teléfonos móviles son más propensos a usar Instagram que aquellos que no tienen uno, 80 por ciento en comparación con el 37 por ciento.

Lo mismo es para Snapchat, en relación con el 79 y 40 por ciento, respectivamente. Solo un 6 por ciento de los adolescentes no usan ninguna de las plataformas de redes sociales comunes.

El sondeo muestra que en general, tres cuartas partes de los adolescentes usan Instagram y Snapchat, más de dos tercios de los que prefieren Facebook.

Y si bien nueve de cada 10 usan mensajes cortos de texto, cuatro de cada 10 también utilizan una aplicación de mensajería, como Kik, WhatsApp, Skype o Facebook Messenger.

El sondeo dice que el 34 por ciento de los jóvenes negros usan tres o más aplicaciones de mensajería, en comparación con el 20 por ciento de los blancos.

Casi todos los jóvenes negros (95 tienen acceso a celulares, en comparación con el 89 por ciento de blancos y el 86 por ciento de hispanos).

Aunque esto podría hacerlos más despabilados en redes sociales y las apps de mensajería, la tecnología podría ser una desventaja en la educación o empleo, especialmente para adolescentes que no tienen acceso a otro tipo de aparatos.

Los chicos de bajos recursos son menos propensos a tener tabletas o computadoras de escritorio, que cuestan más y facilitan trabajos como ensayos, tareas escolares o llenar solicitudes laborales.

La encuesta muestra que los adolescentes más grandes son más propensos a usar habitualmente Snapchat, Instagram, Facebook y Twitter, y también son particularmente propensos a tener un celular.

Tomado de El Nuevo Día / Editor: Conrado Vives Anias.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.