YouTube, el nuevo escenario de las transmisiones piratas

YouTube domina el vídeo en Internet, al menos en Occidente. Más de 400 horas de vídeo son añadidas a la plataforma cada minuto, y los canales con millones de suscriptores se cuentan por decenas de miles. La escala es inigualable.

Con esto en mente, es fácil ver cómo las herramientas para emitir en directo añadidas en 2015 encajan en la plataforma. Cualquiera puede decidir emitir desde su smartphone o su PC lo que está haciendo en ese momento. Y otras cosas.

Dentro de este otro tipo de contenido se encuentran canales específicamente creados para emitir contenido pirateado o sin licenciar. Emisiones de dibujos animados en bucle temporada tras temporada, clones de la emisión en directo de canales de televisión de todo el mundo y eventos deportivos son solo algunos de los ejemplos de emisiones en directo más populares.

En el amplio contexto de las cosas, quizá conectarse a un canal de YouTube que emita Los Simpson o South Park en bucle no suponga una gran pérdida de ingresos para sus creadores y licenciadores.

El problema se agrava, para estos últimos, con las emisiones deportivas. Cuando Fernando Alonso corrió en las 500 millas de Indianapolis en un evento no emitido en abierto en España, decenas de miles acudieron a YouTube para ver la carrera en alguno de los canales recién creados. La organización hizo algo inusual, publicó la carrera íntegra en YouTube poco después de su finalización. Y lo hizo además sin restricciones geográficas, para que todo el mundo pudiera verla.

Con una calidad más que notable, poco tiene que ver YouTube con la terrible experiencia de Roja Directa o agregadores deportivos piratas llenos de anuncios y trampas. Una interfaz limpia, vídeo en HD, sin interrupciones y que funciona en cualquier móvil.

Casi cualquier evento deportivo se puede encontrar en YouTube utilizando las palabras clave adecuadas en su potente buscador. Como la plataforma parece querer destacar las emisiones en directo entre sus usuarios, este tipo de vídeos aparecen más visibles en los resultados, con una cómoda etiqueta de “Directo” a su lado.

En algunos casos la emisión es falsa pero basta con perseverar para encontrar un canal. En muchas ocasiones, comunidades semiclandestinas de entusiastas afines buscan, comparten e incluso crean estos canales bajo protección. Solo podrán ver la emisión quiénes conozcan el enlace adecuado.

Estos grupos surgen de forma espontánea en Reddit, Facebook, Twitter o foros propios. Por lo general las emisiones son estables y suelen aguantar durante todo el evento. Una vez finalizado, se desmonta toda la operativa técnica, se borran las cuentas y los canales para empezar el próximo partido de Champions League, campeonato de MotoGP o de Fórmula 1.

Los cuerpos de anti-piratería de las organizaciones deportivas o de derechos digitales  encargados de avisar a YouTube; ampliar los servicios de emisión online barato de deportes y otros eventos o brindar contenidos bajo demandas, son algunas de las acciones de defensa contra el pirateo , algunas de las cuales ya se ponen en práctica con buenos resultados.

Tomado de Cubadebate / Editora: Carmen Torres Laffita

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.