Grotesca democracia a lo USA

Es una verdadera vergüenza la interpretación que muchos hacen de democracia. Tienen más de un partido y ya cumplieron, son democráticos; se esconden tras la corona de brillantes de un valor incalculable, y son democráticos; van a las Naciones Unidas y pronuncian un discurso edulcorado mintiendo cínicamente, y son democráticos.

De sus pueblos, ni hablar, están abandonados y se le suprime sus derechos fundamentales, y se denominan democráticos; se arrodillan ante el imperio como manso siervo, y son democráticos. La palabra democracia retumba en el mundo constantemente, mientras se escuchan las bombas criminales sobre pueblos enteros. Y hasta las dictaduras más sangrientas hablan de democracia.

Veamos algunas de las características que, con “orgullo”, exhibe la democracia al estilo yanqui, la misma que utiliza contra países que no se le subordinan. Es increíble tanto cinismo: solo los millonarios o ricos tienen el verdadero derecho de postularse, porque sin la carísima propaganda no obtienen resultados; los que aportan contribuciones jugosas a un candidato a presidente determinado, lo hacen convencidos de recibir a cambio el favor de beneficios económicos de ser electo.

Nadie, bajo la lógica del gran capital, se atreve a postularse si es un ciudadano modesto, aún cuando sea muy capaz culturalmente, prestigioso en su comunidad, y de una honestidad probada.

Continúo: Los famosos debates entre aspirantes a la presidencia son el ejemplo más burdo y grosero. Sin temor a equivocarme pueden ser calificados como una aberración de la democracia. En su escenificación, que cuestan muchos millones de dólares, predomina el irrespeto, las frases groseras, la exhibición de “trapos sucios” del contrincante etc. hasta convertirse en una verdadera vergüenza. Y   lo anterior se produce no solo en los debates, también en los mítines propagandísticos que pronuncian en distintos Estados. Hay que agregar que, obviamente, las mujeres no tienen posibilidades de ocupar la presidencia, y los negros tampoco, con la única excepción de Obama. Pero el colmo de los colmos es que el nuevo presidente no es elegido por mayoría del pueblo, sino por la mayor cantidad de votos obtenidos en determinados estados poderosos.

En definitiva, tales procesos electoreros configuran un verdadero espectáculo tan desfachatado como ridículo, donde un ex presidente esté optando nuevamente por la presidencia a pesar de tener causas pendiente de la justicia; u otro caso el de un tipejo chusma que vomita insultos a Cuba opte por un alto puesto en Miami.

Pero todo lo que he mencionado hasta ahora queda reducido a la nada al compararlo con lo expresado por nuestro José Martí, que logró en síntesis admirable lo que yo, modestamente, he querido comentar. Vea usted:

“Una vez nombrados en las Convenciones los candidatos, el cieno sube hasta los arzones de las sillas. Las barbas blancas de los diarios olvidan el pudor de la vejez. Se vuelcan cubas de lodo sobre las cabezas. Se miente y exagera a sabiendas. Se dan tajos en el vientre y por la espalda. Se creen legítimas todas las infamias. Todo golpe es bueno, con tal que aturda al enemigo.”

Autor

  • Silvio José Blanco Hernández

    Silvio José Blanco Hernández. Colaborador del Portal de la Radio Cubana. Destacado y multipremiado periodista, escritor, asesor y analista de información. Es autor de libros como "La radio, técnica, arte y magia", y "Los programas informativos de la radio... Y algo más", entre otras obras y materiales investigativos con importantes aportes metodológicos al medio radial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

56 − cuarenta seis =