Julio Casas Regueiro, ejemplo de consagración a la Patria

Nacido en Bombí, municipio de Mayarí Arriba, el 16 de febrero de 1936, Casas Regueiro cursó estudios en la Escuela Profesional de Comercio de Santiago de Cuba, ocupando diferentes responsabilidades en la Asociación de Alumnos y comenzó sus actividades revolucionarias a partir del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, siendo detenido en dos oportunidades.

En 1957 abandonó su labor como contador en un banco a causa de la persecución de esbirros de la tiranía y regresó a la finca de sus padres, donde contactó con integrantes del Movimiento 26 de Julio y colaboró en diversas actividades hasta la llegada de los primeros combatientes rebeldes a la zona.

Al constituirse el Segundo Frente Oriental “Frank País”, en marzo de 1958, se incorpora a las órdenes directas de su Jefe, Comandante Raúl Castro Ruz.Posteriormente pasa a la Columna No. 6 al crearse la misma, participando en múltiples combates y la ocupación de la ciudad de Guantánamo el primero de enero de 1959.

Tras el triunfo de la Revolución desempeñó responsabilidades en la Jefatura de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), con cuyos efectivos combatió en Playa Girón.

Desde 1961 ocupó diferentes cargos en la Logística de las FAR, siendo promovido en 1969 a Viceministro. Ha desempeñado importantes responsabilidades en las fuerzas armadas como Jefe del Ejército Oriental, Jefe de las Tropas de la Defensa Antiaérea y Fuerza Aérea Revolucionaria, Sustituto del Ministro para la actividad económica, Viceministro Primero y desde febrero de 2008 Ministro de las FAR.

Al producirse la ayuda internacionalista de Cuba a Etiopía en 1978 fue designado Sustituto del Jefe de la Misión Militar en dicho país.

Cursó estudios en diferentes escuelas militares, incluyendo la Academia del Estado Mayor General de la URSS “Voroshilov”.

Fue fundador del PCC y delegado a todos sus congresos, integrando su Comité Central desde el Primer Congreso. En el IV Congreso fue elegido miembro del Buró Político, condición ratificada por el V y el VI congresos.

Desde el año 1981 fue Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, miembro del Consejo de Estado desde 1986 y en el año 2008 fue electo Vicepresidente del Consejo de Estado.

Por sus relevantes méritos recibió múltiples condecoraciones y órdenes nacionales e internacionales, entre los que destacan el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Playa Girón, otorgados el 16 de abril de 2001, en ocasión del aniversario 40 de la Victoria de Playa Girón.

Se caracterizó por la fidelidad al Partido, al pueblo, la Revolución, a su Comandante en Jefe y al General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Partiendo de su elevada racionalidad, eficiencia y consagración al trabajo, realizó notables contribuciones al fortalecimiento de la Defensa, así como al Perfeccionamiento Empresarial en las FAR y en el proceso de elaboración y posterior implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados por el VI Congreso.

En una ocasión Raúl comentó las virtudes de Julio Casas: ”Yo, que he criticado a casi todos los generales de las Fuerzas Armadas, y en las reuniones también me he criticado yo, no recuerdo haberle hecho durante estos últimos 50 años ninguna crítica de consideración al compañero Julio Casas, salvo la de -como decimos los cubanos- ser muy tacaño; pero de ahí se derivan sus éxitos en el frente económico, entre otras actividades, en el Ministerio de las Fuerzas Armadas. Es contador, fue bancario en Santiago de Cuba antes de alzarse, tiene alguna experiencia, y una de sus grandes virtudes ha sido la fama que tiene entre todos los generales de un sentido práctico del ahorro, a tal extremo que por ahí existe una orden mía, firmada y legalizada, donde es al único que yo le daba facultades para vetar por una vez mis decisiones económicas, sobre todo en los primeros tiempos de él ocupar esta última responsabilidad”.

Por su destacada hoja de servicios, el Consejo de Estado acordó mediante el Acuerdo Número 4800 de 2011, conferirle el con carácter póstumo el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

El reconocimiento se le otorgó a Casas Regueiro por su elevada consagración al trabajo, unida a su disciplina ejemplar y la racionalidad y eficiencia demostradas en el cumplimiento de relevantes responsabilidades políticas, estatales, gubernamentales y militares. Los cubanos agradecen sus desvelos y lo tendrá siempre en el Paraninfo de los Héroes como   ejemplo a seguir por las presentes y futuras generaciones.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.