Clausuró Raúl histórico VI Congreso del Partido

Este ha sido un magnífico Congreso, expresó Raúl en la clausura, que contó con la presencia del líder histórico de la Revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro, quien no precisa  de cargo alguno para ocupar siempre un lugar cimero en la historia, en el presente y futuro de la nación cubana y que desde la plenitud de su pensamiento político, su posición como militante partidista y soldado de las ideas, continuará aportando en la lucha revolucionaria y a lo más noble de la sociedad mundial.

El Presidente Raúl Castro significó que la forma más digna y productiva de conmemorar el aniversario 50 de la Victoria de Playa Girón, un día como hoy, 19 de abril pero de 1961, es precisamente haber efectuado este magnífico Congreso, por lo que en nombre de los casi 800 mil militantes comunistas, de los mil delegados, de la nueva dirección de la organización y en particular del Comandante en Jefe Fidel, felicitó a los cubanos por su activa participación en los debates, la indudable identificación y apoyo a la Revolución, lo cual constituye motivo de satisfacción y además una responsabilidad y compromiso superiores, para lograr con el concurso de todos la actualización del modelo económico y garantizar la irreversibilidad del socialismo en Cuba

En lo inmediato nos debemos concentrar en hacer cumplir los acuerdos del Congreso, enfatizó Raúl, con un denominador común en la conducta de todos: el orden y la disciplina, pues la actualización del modelo económico no es un milagro que puede hacerse de la noche a la mañana, sino gradualmente en el transcurso del quinquenio, teniendo en cuenta una rigurosa planificación, el trabajo jurídico y todo lo que intervenga en su ejecución.

También habrá que hacer una intensa divulgación a la población de cada una de las medidas que se adopten y mantenernos atentos y “pegados a la tierra” para superar obstáculos y rectificar los fallos que cometamos en su aplicación, reiteró en la clausura del Congreso el General de Ejército Raúl Castro, quien afirmó que el principal enemigo que enfrentamos y enfrentaremos son nuestras propias deficiencias.

Raúl reiteró en su discurso  que no podremos admitir improvisación ni apresuramientos por la tamaña tarea que tenemos por delante, por lo que no nos apuraremos en realizar cambios y, como expresó Fidel en sus Reflexiones, iremos al ritmo de las circunstancias objetivas, siempre con el apoyo de la ciudadanía, sin poner en riesgo la unidad de la población en torno a su Revolución.

Más adelante Raúl refirió que Cuba está entre el reducido grupo de países en el mundo que cuentan con las condiciones para transformar su modelo económico y salir de la crisis sin traumas sociales, porque tenemos un pueblo patriota que se sabe poderoso por su fuerza monolítica, su elevada instrucción y orgullo de sus raíces históricas y revolucionarias.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *