Río 2016: Cuba corre cortinas en tiro con arco y judo

El cubano quedó sexto en el Preolímpico de Colombia, que otorgó cinco boletos, pero poco después entró en la cita olímpica gracias a un wild card otorgado por la Federación Internacional a Cuba, cuyo mejor resultado bajo los cinco aros es el quinto lugar del avezado Juan Carlos Stevens en Beijing 2008.

Para ganarse un puesto a Río, Puentes dejó en el camino a Stevens y a Hugo Franco, a quienes supero en una eliminatoria celebrada en julio pasado en La Habana.

«Las instalaciones están muy buenas, aunque cuando bate fuerte el viento se torna un poco incómodo competir», dijo a la prensa cubana Puentes, a menos de 24 horas de su estreno olímpico.

En la lid individual de arco recurvo competirán 64 hombres y la prueba de este viernes solo determina el ordenamiento para los pareos de muerte súbita.

El tiro con arco integra el programa olímpico desde París 1900, y su último campeón resultó Hyek On Jin, de Corea de Sur, el país que domina la disciplina a nivel mundial.

Por su parte, la cubana Dayaris Mestre, campeona panamericana en Toronto 2015, afirmó sentirse preparada para ir por una medalla en la cita estival brasileña, en la que tendrá como grandes rivales a otras dos judocas latinoamericanas: la brasileña Sarah Menezes, y la argentina Paula Paretto.

Dayaris debutará este sábado ante una rival de escaso palmarés, Asaramanitra Ratiarison, de Madagascar, pero por el pase a semifinales se las podría ver con Menezes, campeona de Londres 2012, quien estará en sus predios y le ha ganado dos veces a Mestre en el presente año.

Sin embargo, la cubana cree que su rival no es invencible y confía en que puede lograr el triunfo basándose en su rapidez, excelente preparación y la fortaleza que ha ganado en los últimos tiempos.

La representante de Cuba es la principal candidata para obtener la primera medalla en Río, cuando compita mañana en los 48 kg, división en la que se inscribieron 23 judocas, entre ellas Urantsetseg Munkhbat, de Mongolia, primera en el ranking mundial.

«Es una división sin una gran favorita, las 16 mejores estamos muy parejas», consideró la espirituana con una sonrisa iluminando su rostro, y reveló que después de los Juegos piensa formar una familia con su compañero sentimental, el subcampeón mundial de boxeo Yasnier Toledo.

Con 29 años y la experiencia olímpica de Londres 2012 en su currículo, Dayaris Mestre resaltó sentirse mejor preparada en la parte psicológica que hace cuatro años y destacó la rigurosa preparación que realizaron previo a la cita olímpica en México, Japón y Brasil.

La atleta, que llegó a la cita olímpica brasileña antes que sus otras tres compañeras, restó importancia a la responsabilidad de ser siempre la primera judoca en competir y recordó que así fue en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz-2014, en los que se agenció la corona.

En tanto, el entrenador Armando Padrón, opinó que su discípula ha ganado y perdido con todas las figuras estelares de la división, y ha crecido mucho en fortaleza en los últimos tiempos.

La última vez que Cuba ganó una medalla olímpica en los 48 kg fue en Beijing 2008, cuando Yanet Bermoy se agenció el metal de plata. Antes Amarilis Savón se adueñó de sendos bronces en Barcelona 1992, cuando se estrenaron las mujeres, y en Atlanta-96.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.