Política contra Caracas, propósito de Rex Tillerson en gira latinoamericana

Luego de pronunciar hoy un discurso en la Universidad de Texas, en la ciudad de Austin, acerca de la política de la Administración hacia el hemisferio occidental, Tillerson viajará a la capital mexicana, donde se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray y otros funcionarios.

Su estancia allí tiene lugar poco después que el jefe de la Casa Blanca presentó una propuesta de acuerdo migratorio bipartidista que daría la posibilidad de acceder a la ciudadanía en un plazo de más de 10 años, a unos dos millones de indocumentados que residen de forma irregular en la nación norteña.

Sin embargo, esto estaría condicionado a que el Congreso apruebe más de 25 mil millones de dólares para reforzar la seguridad en la frontera, lo que incluye la construcción de un muro en el límite con el país azteca.

México, Argentina, Perú y Colombia integran el denominado Grupo de Lima, que en los últimos meses lidera en la región el apoyo a los objetivos de Washington de incentivar y organizar los ataques y sanciones unilaterales contra la República Bolivariana de Venezuela.

Así lo expresaron esos gobiernos recientemente en una declaración suscrita en Santiago de Chile, contra la decisión del gobierno de Caracas de adelantar las elecciones, porque esto supuestamente «imposibilita la realización de un proceso democrático, transparente y creíble», lo cual fue rechazado por las autoridades venezolanas.

Expertos en el tema señalan que otro de los objetivos del jefe de la diplomacia estadounidense es convencer a los aliados en la zona de que la política exterior estadounidense es más profunda y tiene ciertos matices diferentes a la retórica en ocasiones hostil que se proyecta desde la Casa Blanca.

La visita tiene lugar, además, poco después de las controversiales declaraciones de Trump al calificar de países de porquería a determinadas naciones cuyos ciudadanos viajan como inmigrantes irregulares a Estados Unidos, y se produce después de que el mandatario estadounidense decretó el cese del Estatus de Protección Temporal contra indocumentados salvadoreños y haitianos, lo que también motivó rechazo en la región.

Además, varios gobiernos latinoamericanos consideran inapropiada la iniciativa de Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.