Autoridades sanitarias cubanas alertan sobre la conjuntivitis hemorrágica epidémica

El doctor Francisco A. Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), dijo que si bien las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín y La Habana acumulan el mayor número de casos de la enfermedad, hay personas diagnosticadas en todo el país, lo cual indica que ninguna región está exenta de riesgo.

De acuerdo con el sitio vigilancia en Salud Pública, que integra la red de portales de Infomed, desde el año 2016 se está presentando un brote epidémico de Conjuntivitis Hemorrágica Epidémica (CHE) en varios países de la región, fundamentalmente en Haití y República Dominicana.

Identificada por primera vez en Ghana en el año 1969, en la mayor de las Antillas la CHE era desconocida hasta el mes de agosto de 1981, cuando se identificaron los primeros pacientes.

«Esta es una enfermedad muy transmisible, es decir, que se transmite rápidamente mediante el contacto directo o indirecto con el exudado de los ojos infectados; a través de las manos y objetos de uso personal; por gotitas expulsadas de vías respiratorias y por el agua de piscinas mal cloradas, todo lo cual  facilita que la CHE se propague en disímiles superficies, y en el medio ambiente en general. Su causa es viral, afecta a todas las edades y cursa de forma epidémica», explicó el doctor Durán García.

Asimismo, al referirse a otras de las vías de transmisión, mencionó el papel de vectores, como las moscas, cucarachas y guasasas, al entrar en contacto con las secreciones y transportarlas a superficies y a las personas sanas.

En ese sentido, también llamó la atención sobre el hecho de que los riesgos de contraer este virus  son particularmente altos en los lugares con aglomeración de personas, y en las piscinas que no cuenten con una correcta concentración de cloro.

Respecto a la actualización epidemiológica sobre esta enfermedad, el sitio Vigilancia en Salud Pública precisa que los agentes infecciosos de las conjuntivitis hemorrágicas son los adenovirus y picornavirus. El tipo de picornavirus más prevalente ha sido clasificado: la variedad del virus Coxsackie A24 y el enterovirus 70.

«En Cuba, justamente es el Coxsackie A-24  el que se ha aislado en casos infectados, el mismo diagnosticado en otros países de la región», apuntó el especialista.

Las características de fácil propagación de la conjuntivitis hemorrágica epidémica hacen que sea muy importante que la población comprenda la importancia de reforzar las acciones y medidas de prevención, fundamentalmente de higiene personal, sobre todo en la etapa del verano.

Por ello, debe insistirse en el lavado frecuente de las manos, evitar tocarse los ojos, y contribuir al mejoramiento de la higiene para reducir la infestación de los vectores, que como ya se conoce pueden transmitir este virus.

De igual modo, cuando aparezcan síntomas como la irritación ocular, la sensibilidad a la luz, el lagrimeo, edema de los párpados, enrojecimiento de los ojos y malestar general, los afectados deben acudir inmediatamente a los servicios de salud, y no utilizar remedios caseros que pueden afectar aún más los ojos y contagiar a las personas con las que entran en contacto.

Para el tratamiento de la CHE, no deben aplicarse colirios, ni medicamentos empleados en otros tipos de conjuntivitis, solo fomentos de agua fría.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.